No me importa morir por Cristo; tengo 45 años y no he hecho nada por Él El sacerdote Pedro de Asúa había declarado que no le importaba morir por Cristo. Fue beatificado como mártir en Vitoria el 1 de noviembre de 2014


El 1 de noviembre de 2014, fiesta de Todos los Santos, fue beatificado en Vitoria el sacerdote diocesano Pedro de Asúa. Además, el 1 de noviembre de 1936 fueron asesinados dos mártires ya beatificados: el sacerdote salesiano José Otín en Valencia y el capuchino Eudald de Igualada en Barcelona.

Si es por Cristo, no me importa morir; tengo 45 años y no he hecho nada por Él

Pedro de AsúaArquitecto y sacerdote, Pedro de Asúa y Mendía, vizcaíno de Balmaseda, fue asesinado a los 46 años de edad -un poco menos, el 30 de agosto de 1936 era la víspera de su cumpleaños- en Liendo, Cantabria; fue el arquitecto del seminario de Vitoria inaugurado el 28 de septiembre de 1930).

D. Jorge Teulón ha biografiado a Asúa y relatado las circunstancias de su asesinato. A él se dedicó la emisión del 3 de octubre del programa Espejo de la Iglesia.

Pedro de Asúa se hizo eco del martirio de los 51 claretianos de Barbastro (quizá también conoció el del obispo Florentino Asensio y otras personas), según las citas de afirmaciones martiriales de Asúa en sus últimos días ,que aporta D. Saturnino Gamarra-Mayor en la p. 17 de esta biografía en la web de la Beatificación:

-“Tenemos que conocer la voz del Pastor para seguirle; pero no basta. También es preciso alimentarnos con los pastos que él nos quiera dar, sean los que sean, aun la persecución” (Positio III 65).
– “Todo el mundo sabe que yo soy sacerdote y si me detienen, esa será la voluntad de Dios. Ahora sé cómo estoy” (Positio III, 60) (Respuesta dada ante la extrañeza que le manifestaron al verle con sotana).
– “Si es por Cristo, no me importa morir; tengo cuarenta y cinco años y no he hecho nada por Cristo” (Positio III 86).
– “Hay que estar preparado a todo, aun al sacrificio de la vida, por si el Señor lo exige” (Positio III, 85).
– “Si me persiguen por la fe, bendito sea Dios” (Positio III, 87).
– “¡Quién pudiera ser como ellos!” (Positio III 85) (Reacción ante la noticia de los Claretianos asesinados en Barbastro).

Por desgracia, la enciclopedia Auñamendi achaca su muerte a los tan consabidos como inexistentes “milicianos descontrolados de la República“. Para contrastar esa propaganda, sugiero dar un repaso a lo que he escrito sobre la Revolución de 1936 en Santander.

El mártir que desde niño iba a misa de 6 de la mañana, director del colegio salesiano de Alcoy
Profeso desde 1920 y sacerdote desde 1928, José Otín Aquilué era director en funciones del colegio salesiano de Alcoy (Alicante) al estallar la guerra, donde sufrió los registros de los días 20,21 y 22 de julio de 1936, el arresto de la comunidad religiosa y la incautación de la casa. Llevados los religiosos a la sede del comité y al ayuntamiento, al saber el alcalde que no habían hallado armas en el colegio, mandó que les dieran salvoconductos. Se acogieron al refugio del Hotel Continental, para dispersarse el día 23. Otín marchó a casa de otro salesiano en Valencia, donde llevó vida de oración, y oía confesiones. A finales de noviembre, el otro salesiano fue detenido y Otín marchó a una fonda, donde fue reconocido por alguien que lo denunció, desapareciendo a continuación.
Por último, Lluís Estruch Vives (fray Eudald de Igualada) había nacido en Igualada (Barcelona) el 6 de abril de 1918 (tenía 18 años), era clérigo profeso capuchino. Durante la Revolución, trabajó en una fábrica en su pueblo, donde algunos trabajadores le amenazaban, hasta que una patrulla fue a buscarlo a casa de sus padres. Fue ejecutado en La Pobla de Claramunt (Barcelona) y beatificado el 21 de noviembre de 2015 en la Catedral de Barcelona.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse al mensaje El mártir de cada día, con biografías de los 1.584 mártires del siglo XX en España ya beatificados, enviando su dirección de correo desde la casilla al efecto en la parte superior derecha de esta web.

Facebookyoutube

Monjas asesinadas por ir a misa. Entrevista a sor Modesta Moro Briz Hay tres mártires beatificados del 31 de octubre de 1936: dos monjas asesinadas por ir a misa y un sacerdote capuchino asesinado en Olot


Sobre el sacerdote capuchino Jesús Miguel Girbau (Timoteu de Palafrugell), de 39 años, al que asesinó el comité de Olot junto a otros presos para evitar su traslado a Girona (donde habrían estado supuestamente protegidos del terror revolucionario) puede verse la entrada del 24 de marzo. Continuar leyendoMonjas asesinadas por ir a misa. Entrevista a sor Modesta Moro Briz Hay tres mártires beatificados del 31 de octubre de 1936: dos monjas asesinadas por ir a misa y un sacerdote capuchino asesinado en Olot

Facebookyoutube

Entrevista al mártir ejecutado como espía: Julio Junyer i Padern Cuatro mártires del siglo XX en España nacieron un 30 de octubre, entre ellos un sacerdote salesiano juzgado en 1938 y ejecutado como espía


Todavía en 1938 la revolución española mostraba tal afán persecutorio contra la Iglesia que disimulaba el asesinato del sacerdote Julio Juyer acusándolo de espionaje. Un aspecto sobre el que reflexiona el cardenal Angelo Amato en la homilía de la beatificación de los Mártires de Silos al mencionar que la obcecación revolucionaria se explica por la supremacía del mal que oscureció la España de los años 30… Por eso cada beatificación supone resaltar el buen ejemplo que dan los mártires y es al mismo tiempo una amonestación a la sociedad en que murieron para que no se repita aquel odio.


Continuar leyendoEntrevista al mártir ejecutado como espía: Julio Junyer i Padern Cuatro mártires del siglo XX en España nacieron un 30 de octubre, entre ellos un sacerdote salesiano juzgado en 1938 y ejecutado como espía

Facebookyoutube

La monja mártir que casi ahogó a su asesino Joaquina Rey aguirre desafía los tópicos sobre la mansedumbre, ya que cuando la llevaban a fusilar casi ahogó a su asesino


Cuatro mártires del siglo XX en España fueron asesinados el 29 de octubre de 1936: dos Hijas de la Caridad, un párroco valenciano y un lasaliano. Continuar leyendoLa monja mártir que casi ahogó a su asesino Joaquina Rey aguirre desafía los tópicos sobre la mansedumbre, ya que cuando la llevaban a fusilar casi ahogó a su asesino

Facebookyoutube

Entrevista a Salvador Enguix, mártir por “una España más cristiana y mejor” A sus 74 años expresó a su hija, que también sería mártir, el deseo de "que con el tributo de nuestra vida pueda surgir una España más cristiana y mejor"


Hoy he querido dar forma de entrevista a la entrada del blog, dejando que sea uno de los cinco mártires del 28 de octubre de 1936 quien nos cuente su historia. El invitado es un laico de Alzira (Valencia): el beato Salvador Damián Enguix Garés. Los otros mártires son dos sacerdotes agustinos asesinados en Santander y dos Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor asesinadas en Madrid.

Continuar leyendoEntrevista a Salvador Enguix, mártir por “una España más cristiana y mejor” A sus 74 años expresó a su hija, que también sería mártir, el deseo de “que con el tributo de nuestra vida pueda surgir una España más cristiana y mejor”

Facebookyoutube

No temamos el martirio, que Dios fue por el mismo camino El franciscano fray Salvador Mollar se despidió pidiendo perdón, perdonando y recomendando no temer el martirio, porque Dios fue por el mismo camino


Dios fue por el mismo camino, era el principal argumento que para no temer el martirio dio el hasta ahora único mártir beatificado entre los asesinados el 27 de octubre de 1936, Juan Bautista Mollar Ventura (fray Salvador), franciscano de 40 años, natural de Manises y sacristán del colegio de Benissa, asesinado en Paterna (Valencia) y beatificado en 2001. Continuar leyendoNo temamos el martirio, que Dios fue por el mismo camino El franciscano fray Salvador Mollar se despidió pidiendo perdón, perdonando y recomendando no temer el martirio, porque Dios fue por el mismo camino

Facebookyoutube

Qué dicha tan grande la nuestra al poder dar la sangre por Cristo El prior de los benedictinos de El Pueyo, Mauro Palazuelos, expresó antes del martirio su alegría por dar la sangre por Cristo


El 26 de octubre de 1936 fueron asesinados dos de los mártires del siglo XX en España, los claretianos Andreu Feliu BartomeuPau Castellà Barberà, misioneros durante muchos años en Guinea Ecuatorial; además, cuatro mártires nacieron un 26 de octubre: José María Muro Sanmiguel, sacerdote secular que se hizo dominico en Calanda porque quería ser “misionero y mártir”; el sacerdote diocesano Antonio Silvestre Moya, que ofreció su vida el día antes de morir y fue dos veces fusilado; el padre de familia Arturo Ros Montalt, al que arrojaron vivo a un horno de cal ardiendo; y el prior del monasterio benedictino de El Pueyo (Barbastro), Mauro Palazuelos, que manifestó su alegría por dar la sangre por Cristo. Continuar leyendoQué dicha tan grande la nuestra al poder dar la sangre por Cristo El prior de los benedictinos de El Pueyo, Mauro Palazuelos, expresó antes del martirio su alegría por dar la sangre por Cristo

Facebookyoutube

Canten al Señor por el don tan grande y señalado como es el martirio En carta a su familia, el joven claretiano Ramón Illa les pedía que agradecieran a Dios "el don tan grande y señalado como es el martirio"


Seis mártires del siglo XX en España dieron su vida el 25 de octubre de 1936: cuatro religiosas asesinadas junto con su anciana madre (de casi 84 años, no quiso separarse de ellas) en Alzira (Valencia) y el operario diocesano Recaredo Centelles, a quien sus propios asesinos le pidieron la bendición antes de rematarlo. Esta fecha es también aniversario de la primera beatificación de más de un centenar de mártires de la Revolución española, que tuvo lugar el 25 de octubre de 1992: en ella fueron beatificados 70 hospitalarios -entre ellos los primeros mártires colombianos– y 51 claretianos, entre ellos Ramón Illa, que al despedirse de su familia les pidió: “canten al Señor por el don tan grande y señalado como es el martirio que el Señor se digna concederme”. Continuar leyendoCanten al Señor por el don tan grande y señalado como es el martirio En carta a su familia, el joven claretiano Ramón Illa les pedía que agradecieran a Dios “el don tan grande y señalado como es el martirio”

Facebookyoutube