Les desnudaron y quisieron obligar al sacerdote a pecar contra a la castidad A Sebastiá Tarragó, párroco de Bellmunt de Siurana (Tarragona), antes de matarle lo desnudaron junto a una mujer


El primero de agosto de 1936, sábado, fueron martirizadas 11 personas que ya han sido beatificadas: dos maristas, dos capuchinos y un lasaliano en la provincia de Barcelona, dos sacerdotes diocesanos en pueblos de Tarragona y uno en Zaragoza, otro sacerdote terciario capuchino en Madrid -el padre Bienvenido María de Dos Hermanas-, más un religioso hospitalario -el hermano Gaudencio– en un pueblo de esa provincia, y un beneficiado de la catedral de Toledo.
Continuar leyendoLes desnudaron y quisieron obligar al sacerdote a pecar contra a la castidad A Sebastiá Tarragó, párroco de Bellmunt de Siurana (Tarragona), antes de matarle lo desnudaron junto a una mujer

Facebookyoutube

De penitenciario en Loreto y sacristán en Asís a mártires en Granollers Los dos franciscanos del convento de Granollers que fueron asesinados en La Roca del Vallès (Barcelona) eran naturales de Caudé (Teruel)


Entre los asesinados el 31 de julio de 1936, han sido beatificados 21 mártires, de los cuales el grupo más numeroso es el de siete carmelitas descalzos de Toledo —uno más quedaba preso y sería ejecutado en septiembre—, seguido por el de cuatro carmelitas misioneras de Barcelona, dos franciscanos en la misma provincia, dos hermanos de La Salle en Tarragona, dos redentoristas en Cuenca, dos trinitarios en Jaén, el padre capuchino Andrés de Palazuelo en Madrid y el coadjutor salesiano Jaime Buch Canals en Valencia.
Continuar leyendoDe penitenciario en Loreto y sacristán en Asís a mártires en Granollers Los dos franciscanos del convento de Granollers que fueron asesinados en La Roca del Vallès (Barcelona) eran naturales de Caudé (Teruel)

Facebookyoutube

No lo iban a matar, pero se abrazó a su amigo sacerdote Sebastián Llorens abrazó a su amigo sacerdote Jaime Puig cuando los milicianos le iban a disparar, y los mataron a los dos juntos


El jueves 30 de julio de 1936 vio morir a 34 personas que hasta hoy día han sido beatificadas. El grupo más numeroso es el de los 15 hospitalarios de Calafell (Tarragona), seguido por los siete hermanos de La Salle asesinados en la Casa de Campo madrileña (los llamados mártires de la Editorial Bruño), más uno en Barcelona. En la localidad turolense de Castelserás, fueron asesinados el párroco y dos dominicos, a los que hay que sumar un religioso de la Congregación de la Misión en Alcorisa. La agenda trágica se completa con la muerte de un sacerdote diocesano en Tarragona –Rafael Martí Figueras– y otro en Toledo, dos carmelitas en Cabañas de la Sagra (Toledo), el salesiano Sergio Cid Pazo, arrojado de un tranvía en marcha en Barcelona, y en Blanes (Girona) el religioso director del colegio de Santa María y un laico exalumno suyo. Continuar leyendoNo lo iban a matar, pero se abrazó a su amigo sacerdote Sebastián Llorens abrazó a su amigo sacerdote Jaime Puig cuando los milicianos le iban a disparar, y los mataron a los dos juntos

Facebookyoutube

Con el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos


Hasta ahora han sido beatificados 30 de los asesinados el miércoles 29 de julio de 1936, todos religiosos, menos un laico y dos sacerdotes seculares. El grupo más numeroso es el de los 12 carmelitas de la antigua observancia de Tárrega asesinados en Cervera (Lleida); seguidos por siete dominicos de Calanda (Teruel) junto con el coadjutor de esa localidad; en la provincia de Barcelona fueron ejecutados un lasaliano francés y el hermano hospitalario Juan Bautista Egozcuezábal Aldaz; en Tarragona un claretiano; en Valencia un salesiano  y el coadjutor de Ibi (Alicante); el párroco de Munera (Albacete); y en Madrid tres maristas con un amigo laico. Continuar leyendoCon el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos

Facebookyoutube

Al mártir Pedro Poveda: “La orden viene de muy alto, eres un pez muy gordo que has hecho mucho daño”


De las 58 personas beatificadas entre las martirizadas el martes 28 de julio, hablamos ayer de la dominica Ramona Perramón. Los grupos más numerosos fueron los de los 14 estudiantes claretianos asesinados en Ciudad Real y Fernán Caballero; los de nueve hermanos de La Salle muertos junto con un laico en Griñón (Madrid); en Barcelona mataron a siete capuchinos y a tres monjes de Montserrat; cinco agustinos fueron asesinados en Belinchón (Cuenca) más otros cuatro en Vallecas -donde también mataron al marianista Miguel Léibar Garay; cuatro salesianos en Ronda (Málaga); dos escolapios en Gabasa (Huesca); más otros dos salesianos, uno en Madrid y otro en Barcelona. Además, en esta jornada fueron asesinados el canónigo tarraconense Narcís Feliu Costa, en Madrid el fundador de la Institución Teresiana, Pedro Poveda, uno de los 11 mártires de la revolución española que han sido canonizados y en Aitona (Lérida), el sacerdote diocesano Josep Camí, que era novicio trapense.
Continuar leyendo “Al mártir Pedro Poveda: “La orden viene de muy alto, eres un pez muy gordo que has hecho mucho daño””

Facebookyoutube

Aún decía que nos perdonaba cuando le íbamos a matar Los milicianos que martirizaron al claretiano José María Ruiz Cano contaron "que aún decía que nos perdonaba cuando le íbamos a matar"


Entre las personas asesinadas el lunes 27 de julio, han sido beatificadas 26. Se trata de 15 religiosos en la provincia de Barcelona, un sacerdote secular en Tarragona, un salesiano y un claretiano en Guadalajara, otro sacerdote en Toledo, seis religiosos trinitarios en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), y un carmelita en Pueblonuevo del Terrible (Córdoba). Continuar leyendoAún decía que nos perdonaba cuando le íbamos a matar Los milicianos que martirizaron al claretiano José María Ruiz Cano contaron “que aún decía que nos perdonaba cuando le íbamos a matar”

Facebookyoutube

Ya nos podemos preparar, recaerá todo sobre nosotros y la religión Miquel Vilatimó, canónigo de Tarragona, vaticinó que los revolucionarios culparían de todo a "nosotros y la religión"


Entre los 16 mártires del siglo XX beatificados del domingo 26 de julio, son mayoría los que perdieron la vida en Tarragona (nueve), muriendo el resto en las provincias de Huesca (dos), Barcelona, Jaén, Málaga y Córdoba.
Continuar leyendoYa nos podemos preparar, recaerá todo sobre nosotros y la religión Miquel Vilatimó, canónigo de Tarragona, vaticinó que los revolucionarios culparían de todo a “nosotros y la religión”

Facebookyoutube

“Les felicito y me felicito por la muerte de mi hermano” El escolapio Faustino Oteiza comunicó la muerte del padre Dionisio Pamplona diciendo a su familia: les felicito y me felicito


Entre los 33 beatificados del día de Santiago de 1936, hay cinco hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) y dos carmelitas descalzos, ejecutados en Montcada i Reixac, cuyo cementerio terminará por ser el lugar más frecuentado para las ejecuciones extrajudiciales en esa provincia. Fuera de Cataluña, mataron al sacerdote escolapio de 67 años Dionisio María de Santa Bárbara Pamplona Polo en Monzón (Huesca), conocido como “el beato escolapio de Calamocha”. Otro grupo de cinco asesinados provenía del convento de Agustinos Recoletos de Motril (Granada). La fiesta del patrón de España vio la muerte de otros 20 beatos:
-En Talavera de la Reina (Toledo), un sacerdote y tres hermanos hospitalarios.
-Tres pasionistas de Daimiel en Urda (Toledo).
-Cuatro dominicos en Algodor (Madrid) y uno en la capital.
-Tres mercedarios en Lérida.
-Dos carmelitas descalzos y un sacerdote secular en la provincia de Tarragona.
-Dos monjes de Montserrat en la de Barcelona.
Continuar leyendo“Les felicito y me felicito por la muerte de mi hermano” El escolapio Faustino Oteiza comunicó la muerte del padre Dionisio Pamplona diciendo a su familia: les felicito y me felicito

Facebookyoutube

El párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa


Entre los 27 mártires que fueron asesinados el viernes 24 de julio de 1936, el grupo más numeroso es el de los siete oblatos de María Inmaculada -y el mártir que fue concejal de Madrid– en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, destacando también las tres carmelitas de Guadalajara. También mataron ese día en Madrid a los dos primeros mártires agustinos, un lasaliano y dos maristas.
Continuar leyendoEl párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa

Facebookyoutube

No puedo apartar de mi mente a aquel joven sacerdote que yo maté Entre los 40 mártires asesinados el 23 de julio de 1936 está el joven sacerdote menorquín Juan Huguet, cuyo heroísmo reconocía su mismo asesino


Llegados al jueves 23 de julio de 1936, nos encontramos con 40 beatos cuyas muertes se produjeron en dos matanzas de religiosos pasionistas del convento de Daimiel (Ciudad Real) ocurridas en Carabanchel Bajo (nueve) y Manzanares (Ciudad Real, seis); con las matanzas en Barcelona de nueve religiosas Mínimas Descalzas junto a una seglar en Can Boada, y de los conocidos como mártires del Coll (ocho: cuatro misioneros de los Sagrados Corazones, la mujer que los refugió, dos franciscanas Hijas de la Misericordia y una teresiana); dos asesinatos en una misma calle de Toledo y otros cuatro casos individuales, entre los que se cuenta un joven sacerdote secular menorquín.
Continuar leyendoNo puedo apartar de mi mente a aquel joven sacerdote que yo maté Entre los 40 mártires asesinados el 23 de julio de 1936 está el joven sacerdote menorquín Juan Huguet, cuyo heroísmo reconocía su mismo asesino

Facebookyoutube