No ocultó que era religioso, porque “nada es más hermoso que morir por Cristo” A fray Pedro de Alcántara trataron de presentarlo como un pobre en un registro, pero él no ocultó que era religioso y lo detuvieron para matarlo

Facebooktwitter

Seis son las personas beatificadas entre las asesinadas el viernes 11 de septiembre de 1936: un sacerdote diocesano en la provincia de Valencia, un religioso hospitalario en Barcelona, un operario diocesano en la provincia de Tarragona y otro en la de Castellón, más un franciscano en la de Murcia y el estudiante ovetense de 24 años Antonio González Alonso, ejecutado por no pisar un cuadro religioso.

El cura al que los jóvenes de Acción Católica prometieron “seguir hasta la cruz”

El padre José María SeguraJosé María Segura Penadés, valenciano de Ontinyent y de 39 años, era sacerdote desde 1921 y desde entonces hasta 1929 coadjutor en Atzeneta d’Albaida (Valencia), donde estableció los Luises y el Patronato Obrero del Sagrado Corazón para dar clases nocturnas. Trasladado de coadjutor arciprestal a Ontinyent, fue director de las Escuelas del Ave María.

Antes de la guerra, según comentaría un feligrés, «nos decía que había que intensificar la vida interior y la oración, para seguir firmes y poder hacer frente a los acontecimientos. Yo creo que preveía un posible martirio y lo aceptaba, siempre dispuesto a cumplir la voluntad de Dios. Recuerdo que el día de San Juan de 1936, los jóvenes de Acción Católica, de quienes era consiliario don José María, le regalaron al señor arcipreste una tortada con esta inscripción: “Los jóvenes de A. C. seguirán a su cura hasta la cruz”. La cosa tuvo notoriedad, a D. Juan le impresionó mucho y a todo el mundo enseñó el significativo y simbólico obsequio».

Comenzada la guerra, Segura siguió celebrando misa en su casa hasta más allá del 15 de agosto, y tratando a los jóvenes. Después, acompañó a un sacerdote que tenía un salvoconducto para Valencia, pero en Xàtiva los detuvieron en el Convento de San Francisco, hasta el 11 de septiembre, día en que, a 4,5 kilómetros de ese pueblo, pasado Genovès (Valencia), lo mataron de dos tiros en la cabeza.

El estado 2 de esa localidad en la Causa General (legajo 1377, expediente 21, folio 8) refleja su muerte junto con la de un hombre algo mayor, en el mismo lugar, «puerto Benigánim», donde dos días antes habían matado a nueve personas —incluidos tres curas— unos desconocidos que «según noticias fueron de Benigánim».

Fray Pedro de AlcántaraLorenzo Villanueva Larráyoz (fray Pedro de Alcántara), navarro de Osinaga y de 55 años, ingresó con 27 en la orden hospitalaria y al estallar la guerra servía en el asilo-hospital de Barcelona, de donde dejaron marchar a los religiosos en la tarde del 26 de julio de 1936 tras numerosos registros y destrucciones. Fray Pedro se refugió en casa de los señores Fuste.

Aunque le habían pedido que disimulara su condición de religioso, no lo hizo, alegando que nada más hermoso que morir por Cristo. El 4 de septiembre, en un registro, cuando lo presentaban como persona de humilde condición, él mismo declaró su pertenencia a una orden religiosa y fue detenido con varios de aquella familia, a los que dejaron libres dos días después, mientras que a él lo asesinaron en la noche del día 11.

Uno de los cuatro sacerdotes que bendijeron al gentío que se congregó para despedirles

El padre Josep PlaJosep Pla Arasa, tarraconense de Santa Bárbara y de 47 años, sacerdote operario diocesano, fue asesinado en Tortosa junto con otros tres sacerdotes, que eran familiares por parejas, y a los que, como vimos al biografiar a José María Tarín -uno de cuyos sobrinos se pasó de Acción Católica al comité revolucionario-, salió a despedir a la plaza un gran gentío al que fueron bendiciendo.

Se dio la circunstancia de que un natural de su pueblo, también llamado José Pla Arasa, vivió como el mártir en Zaragoza y Madrid, y sus familiares (de hecho, descendientes) fueron contactados por si tuvieran que ver con el sacerdote, próxima su beatificación.

Masacrado con otras 25 personas, entre ellas 10 sacerdotes

El padre José PiquerJosé Piquer Arnáu, también sacerdote operario diocesano de 54 años y castellonense de Onda, fue asesinado en Betxí (Castellón), según el estado 2 presentado por esa localidad a la Causa General (legajo 1404, expediente 72, folio 6), con otras 25 personas, entre ellos más de 10 sacerdotes, en el «camino de la Casa-Carretera Apeadero» y a manos «seguramente [de] los del comité de Onda».

Según el estado 1 (folio 4), tres sacerdotes de esa localidad, los hermanos Miguel, Felipe y Juan Ferrándiz Torres, de 63, 60 y 56 años, que eran respectivamente beneficiado de la catedral de Teruel, organista de la catedral de Albarracín y beneficiado de la parroquia de Alcudia de Carlet (Valencia), fueron asesinados el 5 de octubre siguiente, en el cementerio de Almassora y a manos del comité de ese pueblo, pero acompañados por uno de Betxí.

La parroquia de la Asunción de Onda honra su memoria utilizando los ojos del beato pintados en este cuadro en su página de catequesis, y celebra el 22 de octubre la fiesta de este beato junto con el también ondense Vicente de Paul Canelles.

Al ver que lo mataban, comenzó a vitorear a la Virgen y a Cristo Rey

El padre Antonio, franciscano.Miguel Faúndez López (padre Antonio), zamorano de La Hiniesta y de 29 años, hizo la profesión perpetua en la Orden de Frailes Menores en 1928 y fue ordenado sacerdote en febrero de 1931. Al poco de instaurarse el gobierno del Frente Popular, el 10 de marzo de 1936, fue expulsado como los demás franciscanos del convento de Cehegín (Murcia), refugiándose en otros pueblos, también durante la guerra. La tarde del 11 de septiembre fue sacado de la casa en que se hospedaba en Bullas por los milicianos con un pretexto. Una vez en la calle, se dio cuenta que era conducido a otro lugar para ser asesinado y comenzó a gritar: «¡Viva la Virgen del Rosario!, ¡viva Cristo Rey!», de modo que le tirotearon en las mismas calles del pueblo.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *