El párroco de Cheste, torturado en la plaza mayor antes de su ejecución José González Huguet tuvo que esconderse desde el 6 de abril de 1936; se entregó para evitar represalias a terceros y fue torturado antes de su ejecución

Facebooktwitter

Dos mártires han sido beatificados entre los que fueron asesinados el 12 de octubre de 1936: el hermano capuchino Pedro Salcedo Puchades (fray Pacífico de Valencia) y el párroco José González Huguet.

De 62 años, natural de Alacuás y sacerdote desde 1898, González Huguet fue coadjutor en Sueca y Paterna (Valencia), luego regente de Puçol y párroco de Cheste, donde estuvo 25 años. Cuando llevaba cuatro, se incendió la parroquia y salvó la Eucaristía con riesgo de su vida, reconstruyendo luego la iglesia base de limosnas.

El 19 de marzo de 1936, el Frente Popular le instó a abandonar la parroquia, lo que hizo el 6 de abril tras ser esta asaltada. se refugió hasta el 5 de julio, día en que pudo celebrar misa rodeado de sus feligreses. En la guerra, al ser amenazada la familia que lo escondía, se presentó voluntariamente a la autoridad.

Encerrado en la cárcel y liberado al poco a condición de no ausentarse, fue detenido de nuevo y llevado ante el comité. Lo pasearon por toda la población mientras lo insultaban, le rasgaban los vestidos y las carnes y lo pinchaban con navajas. Le cortaron las orejas y lo sometieron a otras torturas en la plaza mayor del pueblo. Él mientras tanto callaba y oraba. En la madrugada del 12 de octubre, junto a la vía del tren, le dispararon 18 tiros.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *