Qué dicha tan grande la nuestra al poder dar la sangre por Cristo El prior de los benedictinos de El Pueyo, Mauro Palazuelos, expresó antes del martirio su alegría por dar la sangre por Cristo

Facebooktwitter

El 26 de octubre de 1936 fueron asesinados dos de los mártires del siglo XX en España, los claretianos Andreu Feliu BartomeuPau Castellà Barberà, misioneros durante muchos años en Guinea Ecuatorial; además, cuatro mártires nacieron un 26 de octubre: José María Muro Sanmiguel, sacerdote secular que se hizo dominico en Calanda porque quería ser “misionero y mártir”; el sacerdote diocesano Antonio Silvestre Moya, que ofreció su vida el día antes de morir y fue dos veces fusilado; el padre de familia Arturo Ros Montalt, al que arrojaron vivo a un horno de cal ardiendo; y el prior del monasterio benedictino de El Pueyo (Barbastro), Mauro Palazuelos, que manifestó su alegría por dar la sangre por Cristo.

Abel Ángel Palazuelos Maruri (padre Mauro en religión) había nacido en 1903 en Peñacastillo (Cantabria). No había cumplido por tanto los 33 años cuando le asesinaron el 28 de agosto de 1936 en Barbastro, en cuyo monasterio de El Pueyo era prior desde el 6 de febrero de 1934. De la biografía publicada en la web de dicho monasterio se puede destacar este testimonio de un sacerdote que compartió prisión con el prior (que en ella fue confesor del obispo mártir Florentino Asensio) y los demás benedictinos apresados el 22 de julio de 1936:

Jamás le vi triste ni preocupado por el martirio, más bien sentía gran alegría al dar la vida por la fe. No lo podía disimular. Qué felicidad, me decía, y que dicha tan grande la nuestra al poder dar la sangre por Cristo.

Sobre sus últimos momentos aporta la misma biografía datos confesados por su asesino:

“El relato del martirio ha llegado hasta nosotros gracias al testimonio jurado que una señora hizo al Rvmo. Abad Caronti, Presidente de la Congregación Benedictina Sublacense en 1939 y que más adelante, ella misma ratificaría. Este testimonio, nos lleva sin lugar a dudas a una de las páginas más gloriosas de la historia martirial de Barbastro.

Un joven anarquista de unos 27 años, natural de Zaragoza, se hospedaba con otros milicianos en casa de dicha señora.

Un día a finales de agosto, el pobre muchacho, hallándose en una situación anímica preocupante se desahogó con ella, hablándole de su sufrimiento interior. La conciencia le acusaba de muchas cosas, pero sobre todo de haber ejecutado bárbaramente al Prior de El Pueyo.

En camino hacia la muerte, el p. Mauro solicitó la gracia de despedirse de su madre, y el piquete que lo conducía, accedió a tal petición pensando que tendría a su progenitora internada en el cercano hospital. Entonces, y para sorpresa de sus verdugos, nuestro protagonista, dirigiendo su mirada hacia El Pueyo, comenzó a cantar la “Salve” y el joven miliciano, no pudiendo soportar semejante osadía, lo mató de varios tiros junto al muro externo del cementerio. Él mismo confesaría, que desde aquel día, jamás volvió a salir por la noche con ningún piquete, pues la última mirada del p. Prior le atormentaba constantemente, llegando incluso a no poder conciliar el sueño.

La buena señora que lo hospedaba, le habló de la infinita misericordia de Dios e incluso le aconsejó ir a un médico, pues se encontraba psíquicamente muy torturado. “Mi crimen no tiene perdón”, repetía constantemente.

Podemos estar seguros de que el p. Prior habrá intercedido con largueza por su joven ejecutor, pues en todo momento recordó a sus hermanos monjes el precepto evangélico del amor al enemigo, instándoles al perdón para quienes los llevaban a matar”.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *