Sus últimas palabras fueron: “¡Viva Cristo Rey!”. Beatificación de 60 vicencianos Cuatro hermanos murieron vitoreando a Cristo Rey y al Sagrado Corazón. La beatificación de hoy se puede ver en internet y en Trece TV

Facebooktwitter

Dos hermanos asesinados el 12 de noviembre de 1936 han sido beatificados: el agricultor algemesinense José Medes Ferris, de 51 años (beatificado en 2001) y su hermana cisterciense Úrsula (madre María Natividad), de 55 y beatificada en 2015, a quienes mataron junto con otros dos hermanos carmelitas, y que al morir vitorearon a Cristo Rey y al Sagrado Corazón. La beatificación de 60 vicencianos hoy puede seguirse por Trece TV y en internet.

Como documento histórico complementario para comprender la Revolución española, presento el libro Yo, ministro de Stalin en España.

Asesinato de cuatro hermanos
José Medes estaba casado con Purificación Esteve Martínez. Trabajó en el Sindicato Católico Agrícola y pertenecía a asociaciones como la Adoración Nocturna, etc. Albergó en su domicilio a dos hermanos suyos carmelitas descalzos -el padre Ernesto de la Virgen de la Salud y el hermano Vicente- y a su hermana Úrsula, que era religiosa cisterciense (madre María Natividad, una de las cinco fundadoras de Fons Salutis: la del centro en la foto; la priora, madre María Micaela, le precedió en el martirio el 9 de noviembre). Con ellos rezaba todos los días el rosario con los brazos en cruz, hasta el mismo día 10 de noviembre en que, al anochecer, se llevaron por orden del comité del Frente Popular de la localidad, primero a sus hermanos y luego a su hermana. Entonces, José Medes, junto con su esposa, comenzó a rezar el rosario, dejándolo todo en manos de la Divina Providencia, como era su lema.

Al día siguiente, al anochecer, fue detenido y llevado a la misma cárcel que sus hermanos, el Monasterio de Fons Salutis, pero permaneciendo incomunicados. A medianoche fueron trasladados en un coche, con las manos atadas a la espalda, a L’Alcúdia, donde los mataron disparándoles tiros en la nuca. Sus últimas palabras fueron: “¡Viva Cristo Rey! ¡Viva el Sagrado Corazón de Jesús!”.

En la documentación de Algemesí en la Causa General están los nombres de los cuatro hermanos correctamente escritos (aunque con tilde en el segundo apellido; ver la página), mientras que en la de L’Alcudia ponen el día siguiente (el 12, cuando debieron aparecer los cadáveres), los nombres incorrectamente e incluso a Vicente Domingo lo vuelven a registrar como asesinado el día 18.

Jesús Hernández: Yo, ministro de Stalin en España
Viniendo a cuento porque hemos hablado del papel soviético en las matanzas de Paracuellos, el libro Yo, un ministro de Stalin, de Jesús Hernández. En su momento me resultó llamativa su opinión acerca de que el pacto Hitler-Stalin se firmara con la sangre vertida por los republicanos españoles en la Batalla del Ebro, si bien me parece que es a él, y no a Stalin, a quien le pierde su visión nacionalista… En todo caso, hay contradicción en su doble afirmación de que Moscú les pidiera ya en marzo de 1938 abandonar el gobierno y dar por perdida la guerra, y sin embargo fueran los soviéticos quienes montaron la ofensiva del Ebro -que Hernández pretende destinada a “ganar” la guerra-: O Stalin seguía contando con España (en realidad ya solo Cataluña) para algo al lanzar la ofensiva, o estaba destinada a ser un completo fracaso. Y esto segundo, me parece, no puede ser, porque Stalin no daba nada gratis, es decir, no daba nada por perdido mientras pudiera obtener con ello algo para la causa.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *