El anciano sacerdote al que obligaron a beber gasolina, despeñaron y mutilaron A Damián Gómez, párroco de Mombeltrán (Ávila), le dieron a beber gasolina cuando pidió agua antes de que le mataran despeñándole

Desvío hacia Villarejo bajando el Puerto del Pico, donde martirizaron al beato Damián Gómez.
Facebooktwitter

Entre los asesinados el 19 de agosto de 1936 hay 38 mártires del siglo XX en España: nueve carmelitas de la caridad de la comunidad de Cullera (Valencia) que murieron cantando al Amor de los amores y, dentro de la misma provincia, tres Hijas de la CaridadMicaela Hernán Martínez, Rosario Ciércoles Gascón y María Luisa Bermúdez Ruiz-, más un padre jesuita y el abad de la Colegiata de Játiva; siete monjes de Montserrat más un sacerdote claretiano en Barcelona; un sacerdote capuchino en esa provincia y otro en Lérida; tres sacerdotes seculares, más cinco hermanos de La Salle en la provincia de Ciudad Real; otros dos religiosos de esa congregación –hermanos Marciano Pascual y Andrés Sergio– en Tortosa (Tarragona); un sacerdote secular –Antoni Pedró– en la provincia de Lérida, otro en la de Ávila, y otro -nacido en Argentina- en la de Almería.

En Japón se conmemora el martirio en Nagasaki del beato Damián de Hagi, catequista (1605); en las islas británicas, el del beato sacerdote Hugo Green (1642).

Una miliciana exigió disparar contra él
Tomás Sitjar Fortiá, de 70 años y oriundo de Gerona, ingresó como aspirante en la Compañía de Jesús con 14, según la biografía publicada en Hispania Martyr. En 1936 era superior de la residencia jesuita de Gandía y buscó refugio para los suyos, sin pensar en sí, diciendo: «Por mi causa no quiero comprometer a nadie, y además, soy conocido de todos y por mi defecto en el pie —debía llevar una bota especial— vaya donde vaya no pasaré desapercibido. Que se salven los jóvenes, nosotros, los viejos, en nuestro puesto».

A media noche del 25 de julio, una cuadrilla de milicianos disparaba sobre la puerta de la residencia y cuando les abrieron acusaron al padre Sitjar para amedrentarle:
—Canalla, ¿así nos recibes, a tiros?
—Esos tiros, sois vosotros los que los tiráis.
Quedaron desconcertados. Uno de los milicianos reconoció: «En eso tiene razón este viejo». Le maltrataron a golpes, le arrastraron agarrado por las orejas, y le rasgaron la sotana pretendiendo arrancársela. Le echaron una soga al cuello y lo llevaron a rastras por las calles hasta las Escuelas Pías, antigua universidad, convertida en cárcel, entre aullidos de la multitud y tiroteos al aire de los escopeteros, en son de fiesta. Por el camino cayó tres veces «tuve tres caídas, como Nuestro Señor», diría más tarde, y al entrar en la cárcel una miliciana le dio un fuerte empujón: «Toma, perro cristiano, ¡por canalla!», cayendo de bruces en medio de la sala. Le metieron en una celda con otros presos que le pidieron confesión. A las 10 de la mañana del 26, ingresaban en prisión sus compañeros de comunidad padre Carbonell y hermanos Grimaltos y Gelabert.

Por su estado de salud, llevaron al padre Sitjar al Colegio de las Carmelitas de la Caridad, convertido en hospital. Allí se enteró de que el 2 de agosto habían incendiado la Colegiata de Gandía y que el día 4 habían saqueado la residencia de los jesuitas, convertida en cuartel de Carabineros y luego de la FAI. El 10 de agosto volvió a la cárcel. Sus compañeros de celda le preguntaron si había esperanzas de liberación. Sitjar les disuadió: «Para nosotros no hay más auxilio que el de la Virgen Santísima». La noche del 17 de agosto una cuadrilla intentó asaltar la cárcel y asesinar a sus 38 presos, pero el comité, que tenía algunos parientes y recomendados entre ellos, no se lo permitió de momento. El 19 fueron a buscar al padre Tomás Sitjar y a los seglares católicos Juan Cruañes y Juan Botella. Se los llevaron en coche por la carretera de Albaida, y pasado el puente de Bernissa, junto a Palma de Gandía, les fusilaron en la falda del olivar llamado La Cruz Blanca. Contra el padre Tomás exigió disparar una miliciana. El padre Carbonell y los hermanos Gelabert y Grimaltós morirían el 23 de agosto en Tavernes de Valldigna.

El padre Francisco de Paula Ibáñez El “abad de los pobres”
Francisco de Paula Ibáñez Ibáñez, de 59 años y natural de Penáguila (Alicante), estudió en el Seminario de Valencia con tanta brillantez que mereció una beca en el Colegio Mayor de la Presentación, fundado por Santo Tomás de Villanueva. Era doctor en Sagrada Teología y licenciado en Filosofía y Letras, y se especializó en estudios de archivística. Fue párroco en Muro de Alcoy (Alicante) y Almácera (Valencia), y finalmente abad de la Colegiata de Játiva (Valencia), donde fue apodado «abad de los pobres». Expulsado de la casa abadía y obligado a dejar la ciudad al estallar la guerra, marchó a Piles (Valencia), cerca de Gandía. Se dirigió luego a Valencia, a tomar el tren de Alcoy, con intención de refugiarse en Penáguila (Alicante), su pueblo natal. Pero al pasar el tren por Játiva, fue reconocido, detenido y presentado ante el comité revolucionario local. Le arrebataron todo cuanto llevaba encima y le retuvieron hasta la comparecencia del sacristán de La Seo, que tenía en su poder un cheque, firmado hacía dos días por el abad, para que pagase la nómina de los sacerdotes y empleados de la colegiata. Ya en su poder el documento y todo cuanto pudieron sustraer, simularon dejarle en libertad, después de darle el dinero justo para continuar el viaje hasta Penáguila. Al llegar el tren a Agres (Alicante) unos milicianos lo secuestraron y, en un coche, lo llevaron al Pont dels Gosos (puente de los perros), en el término municipal de Llosa de Ranes (Valencia), donde lo fusilaron.

Ir a una agencia de viajes desencadenó su detención

El padre Antonio Junyent.
El beato Antonio Junyent.

Antonio Junyent Estruch,  sacerdote claretiano nacido en Vacarisses (Barcelona) el 25 de octubre de 1896, tenía 39 años cuando lo mataron en Pedralbes (Barcelona) y fue beatificado en la misma ciudad el 21 de octubre de 2017. Residente en Berga, en febrero de 1936 lo destinaron a Argentina, pero el viaje no estaba previsto hasta agosto, por lo que estaba en Barcelona provisionalmente cuando estalló la revolución, según la biografía de la beatificación:

El 19 de julio, ante el asalto revolucionario a la casa e Iglesia de los misioneros, vestido de paisano tuvo que salir de allí. El Padre se encaminó hacia la casa de su hermana Mercedes, que vivía en Barcelona. Allí estuvo hasta el 18 de agosto.

En este tiempo manifestó en varias ocasiones a su hermana que antes que renegar de su fe, prefería morir por Jesucristo.

El día 18 de agosto salió de casa hacia las 10 de la mañana para averiguar la salida de un buque para Argentina, lugar de su destino. Fue a una agencia y al cabo de una hora volvió asustado porque las personas que encontró eran distintas de las otras veces y, al parecer, estaban con el fin de obtener pasaportes y pasaje. Por el camino le siguieron dos individuos a cierta distancia sin él darse cuenta. Uno de ellos dijo: Este debe ser un sacerdote, y con una blasfemia exclamó: ¿Le pego un tiro? y el otro repuso: No, déjalo en paz, no sabes quien puede ser.

Hacia las cuatro de la tarde las patrullas se presentaron en la casa preguntando si había algún hombre allí. Le obligaron a salir y le pidieron que mostrase las palmas de las manos para comprobar si tenían callos, para estos la suma prueba. Ya se ve, repusieron, que nos has trabajado nunca, y se lo llevaron. Se negaba a subir al auto preparado y a su hermana le dijeron que no se asustara, que le llevaban a prestar declaración. Pero lo cierto es que no le vieron más ni se sabe qué le sucedió.

Su cadáver fue llevado al Hospital Clínico, en cuyo registro figura como entrado a las 8 de la mañana del día 20 de agosto y que había sido encontrado en Pedralbes, con una nota que contenía todos los datos personales sin equivocar alguno. Se ve que fueron tomados del pasaporte. Fue reconocido por quienes le conocían así como las fotografías que hicieron.

Lo desnudaron, le sacaron los ojos, la lengua y los genitales
Damián Gómez Jiménez, de 65 años y natural de Solana de Rioalmar (Ávila), era sacerdote desde 1895. Su último destino fue la parroquia de Mombeltrán (Ávila) desde 1911, donde era regente, ecónomo y párroco. Aunque el Frente Popular se incautó de los templos, no profanaron la Eucaristía. A quienes animaban al párroco a huir, les contestaba —según Andrés Sánchez, quien opina que «quizá ningún otro sacerdote abulense de los 29 asesinados por los milicianos comunistas fuera sometido a sufrimientos tan crueles y refinados»:
—Conmigo no se meterán. Les he favorecido mucho a todos. Además, ya soy viejo y estoy enfermo.
Desde el 2 de agosto le obligaron a vivir en la casa rectoral. El 19, algunos vecinos, acompañando a una veintena de milicianos forasteros, fueron a buscarlo con armas:
—Usted no se preocupe. Le vamos a llevar al comité para que preste unas declaraciones. No le pasará nada.
No le permitieron coger el bastón con que se ayudaba a andar. En el comité lo registraron y se lo llevaron a empujones a una camioneta. A mediodía salió, rodeado de siete u ocho milicianos, hacia el puerto del Pico. De camino, le maltrataban:
Dinos un sermón. Blasfema. Repite estas palabras.

Desvío hacia Villarejo bajando el Puerto del Pico, donde martirizaron al beato Damián Gómez.
Desvío hacia Villarejo bajando el Puerto del Pico, donde martirizaron al beato Damián Gómez.

Al pasar por Cuevas del Valle, a mitad de camino de los diez kilómetros de subida, el sacerdote pidió de beber y le dieron gasolina, que le obligaron a beber con un embudo. Ya en el puerto, como el sacerdote era corpulento y estaba enfermo, uno de los milicianos simuló ayudarle a bajar abriendo sus brazos, y se apartó cuando Gómez se arrojó, fracturándose la pierna izquierda. Según algunos relatos, lo desnudaron, lo arrastraron y despeñaron. Tras varias horas de tormento, le aseguraron:
—Te vamos a llevar a casa.
—Bueno, y… allí me curan.Fra Benigne de Canet de Mar
Pero en lugar de eso bajaron por la otra vertiente hacia San Esteban del Valle y, al cruzar un camino a Villarejo, lo arrojaron en marcha de la camioneta. Como no podía moverse, lo colocaron junto a una piedra y dispararon contra él. Eran las siete de la tarde. Según escribió un testigo, «tenía dos tiros, uno en el corazón y el otro en la masa encefálica. Además presentaba saltadura de ojos, lengua arrancada, rotura de piernas y extracción de sus partes». El cadáver quedó abandonado hasta que unos cabreros de Villarejo dieron parte de dónde estaba, y fue sepultado allí mismo. Después de conquistado el pueblo por los nacionales, el 12 de octubre, fue trasladado a Mombeltrán.

Tray Tarsici de MiralcampLos sacerdotes capuchinos eran Josep (Tarsici de Miralcalmp) Vilalta Saumell, nacido en Miralcalmp (Lérida) el 11 de junio de 1912 (24 años), que al incorporarse al ejército fue reconocido como religioso, detenido y por fin asesinado en la saca de 72 religiosos de la prisión de Lérida, y Miquel (Benigne de Canet de Mar) Sagré Fornaguera, nacido el 15 de mayo de 1890 (46 años) en Canet de Mar (Gerona), había sido misionero en Colombia, regresó en 1934, y el 20 de agosto fue apresado en la pensión donde se refugiaba y asesinado al día siguiente en Horta (Barcelona).

Gregorio Martos Muñoz, sacerdote de 28 años nacido en Chilecito (Argentina) de padres granadinos, era coadjutor de El Ejido (Almería), provincia donde fue asesinado (en Adra) y beatificado (el 25 de marzo de 2017 en Roquetas de Mar). Según la biografía diocesana, pidió morir después que otros dos condenados para asistirles espiritualmente:

Detenido nada más iniciarse la Persecución Religiosa, el veintiuno de julio de 1936, lo encarcelaron en Dalías. Al día siguiente lo llevaron a la cárcel de Berja, dejándolo en libertad vigilada el siete de agosto. El día doce trató de escapar, pero fue descubierto en Peña Rodada. Quisieron que blasfemara sobre una medalla de la Madre de Dios, pero prefirió tragársela a profanarla. Completó su cautiverio en las prisiones de Berja y El Ejido.

En la Albufera de Adra fue martirizado a sus veintiocho años, pidiendo morir antes que otros dos prisioneros para para darles la absolución. El siervo de Dios don José Peris Ramos lo sepultó. Su hermana recuerda que: « Mi madre nos pidió a todos los hermanos que no tomáramos venganza con la muerte de mi hermano, que había que aceptarlo con paciencia porque Dios lo había permitido así. »

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.