El martirio de Narciso Estenaga y la revolución en Ciudad Real Ponencia sobre el obispo de Ciudad Real, Narciso Estenaga, y la revolución en esa provincia que presento en las V Jornadas Martiriales de Barbastro


El martirio de Narciso Estenaga y la revolución en Ciudad Real

El 21 de octubre de 2017, en la homilía de la beatificación de 109 claretianos, el cardenal Angelo Amato señaló por una parte que la historia de la persecución religiosa española “es la historia del amor que vence al odio” y por otra que la sangre de los mártires es “la savia vital para el dinamismo de la Iglesia española actual”.

Informes de Ciudad Real en la Causa General.
Informes de Ciudad Real en la Causa General.

Desde esta doble perspectiva me gustaría enmarcar este breve estudio sobre el martirio del obispo Narciso Estenaga Echevarría y la revolución en Ciudad Real. Es decir, se trata de saber si lo sucedido con la Iglesia en Ciudad Real, y particularmente con la persona de su obispo, constituye un testimonio notable de vivencia del cristianismo y si, en consecuencia, es importante para la vida y dinamismo de la Iglesia actual, es decir, para esa audacia y creatividad que se espera de los cristianos en todo momento, pero particularmente en el actual. Continuar leyendoEl martirio de Narciso Estenaga y la revolución en Ciudad Real Ponencia sobre el obispo de Ciudad Real, Narciso Estenaga, y la revolución en esa provincia que presento en las V Jornadas Martiriales de Barbastro

Facebooktwitteryoutube

Qué dicha tan grande la nuestra al poder dar la sangre por Cristo El prior de los benedictinos de El Pueyo, Mauro Palazuelos, expresó antes del martirio su alegría por dar la sangre por Cristo


El 26 de octubre de 1936 fueron asesinados dos de los mártires del siglo XX en España, los claretianos Andreu Feliu BartomeuPau Castellà Barberà, misioneros durante muchos años en Guinea Ecuatorial; además, cuatro mártires nacieron un 26 de octubre: José María Muro Sanmiguel, sacerdote secular que se hizo dominico en Calanda porque quería ser “misionero y mártir”; el sacerdote diocesano Antonio Silvestre Moya, que ofreció su vida el día antes de morir y fue dos veces fusilado; el padre de familia Arturo Ros Montalt, al que arrojaron vivo a un horno de cal ardiendo; y el prior del monasterio benedictino de El Pueyo (Barbastro), Mauro Palazuelos, que manifestó su alegría por dar la sangre por Cristo. Continuar leyendoQué dicha tan grande la nuestra al poder dar la sangre por Cristo El prior de los benedictinos de El Pueyo, Mauro Palazuelos, expresó antes del martirio su alegría por dar la sangre por Cristo

Facebooktwitteryoutube

El Tren de la Muerte y el martirio del obispo de Jaén La matanza del Tren de la Muerte, el 12 de agosto de 1936, fue el más numeroso fusilamiento público de civiles en la Guerra Civil Española


Ocho personas han sido declaradas mártires entre las asesinadas el viernes 25 de septiembre de 1936: dos salesianos –Tomás Gil y Juan Codera– y un benedictino en Madrid, dos pasionistas -el padre Juan Pedro de San Antonio y el hermano Pablo María de San José– y un marianista –Jesús Hita Miranda– en la provincia de Ciudad Real, un marista –Luis Fermín Huerta– preso en el barco Cabo Quilates, en Bilbao, y un laico almeriense.
Continuar leyendoEl Tren de la Muerte y el martirio del obispo de Jaén La matanza del Tren de la Muerte, el 12 de agosto de 1936, fue el más numeroso fusilamiento público de civiles en la Guerra Civil Española

Facebooktwitteryoutube

Emilia la Canastera, primera gitana mártir Con motivo de las fiestas locales de Tíjola, se presentan dos libros de Martín Ibarra como homenaje a la gitana mártir Emilia Fernández


Homenaje a Emilia la canastera en Tíjola.
Homenaje a Emilia la canastera en Tíjola.

Con motivo de las fiestas locales de Tíjola (Almería) tendrá lugar a las 21 horas de hoy en el centro cultural Fidela Campiña la presentación de los dos libros de Martín Ibarra sobre Emilia Fernández, la Canastera, primera gitana mártir.

Del lunes 14 de septiembre de 1936, han sido beatificados seis religiosos, todos ellos asesinados en Madrid: cinco en el kilómetro 7 de la carretera de El Pardo —tres marianistas (Joaquín Ochoa, Sabino Ayastuy y Florencio Arnáiz) y dos dominicos (el hermano Teófilo Montes y el padre Manuel Álvarez)— y un hermano de las Escuelas Cristianas -el hermano Anastasio Pedro– en Hortaleza. Hoy es además aniversario de la primera vez que Pío XI habló sobre los mártires y sobre los cuatro bandos de la guerra civil española.

Continuar leyendoEmilia la Canastera, primera gitana mártir Con motivo de las fiestas locales de Tíjola, se presentan dos libros de Martín Ibarra como homenaje a la gitana mártir Emilia Fernández

Facebooktwitteryoutube

Se adelantó al gesto de Kolbe, cambiándose por un sacerdote enfermo El rector del seminario de Málaga anticipó el gesto de Kolbe, al ofrecerse en lugar de otro sacerdote


De las personas asesinadas el lunes 31 de agosto han sido beatificadas 28: 18 de los 27 mártires hasta ahora beatificados del Pozo de la Lagarta en Tabernas (Almería), más otro sacerdote de la misma provincia; cinco dominicos y un capuchino en Asturias; y dos salesianos –Félix Paco Escartín y Tomás Alonso– más un sacerdote diocesano en Málaga.
Continuar leyendoSe adelantó al gesto de Kolbe, cambiándose por un sacerdote enfermo El rector del seminario de Málaga anticipó el gesto de Kolbe, al ofrecerse en lugar de otro sacerdote

Facebooktwitteryoutube

A diario le amenazaban: Aquí hay un cura. Hay que matarlo En casa del sacerdote almeriense Domingo Campoy aparecía a diario una amenaza pintada con tiza: Aquí hay un cura. Hay que matarlo


Entre los asesinados el 30 de agosto de 1936, han sido beatificados 21: los obispos de Almería y Guadix (Granada) –Diego Ventaja y Manuel Medina– y otras doce personas martirizadas en Enix y Tabernas (Almería); en la provincia de Madrid dos salesianos –Germán Martín y Dionisio Ullívarri-; en Bilbao el sacerdote terciario capuchino Vicente Cabanes —primer mártir en el País Vasco—, otro -el padre Joaquín de Albocácer– en la provincia de Castellón, un capuchino más en Barcelona y dos religiosas de San José en Xeresa (Valencia).
Continuar leyendoA diario le amenazaban: Aquí hay un cura. Hay que matarlo En casa del sacerdote almeriense Domingo Campoy aparecía a diario una amenaza pintada con tiza: Aquí hay un cura. Hay que matarlo

Facebooktwitteryoutube

Bendijeron a la gente congregada, un sobrino suyo se alegró que los mataran Cuando los llevaban a matar, el sacerdote José María Tarín y su tío bendijeron a la gente congregada en la plaza de su pueblo para despedirlos


Cinco son los beatificados entre los asesinados del sábado 29 de agosto de 1936: tres dominicos muertos en Madrid, Valencia y Teruel –Francisco Monzón-, un operario diocesano en Tortosa y un sacerdote vizcaíno.
Continuar leyendoBendijeron a la gente congregada, un sobrino suyo se alegró que los mataran Cuando los llevaban a matar, el sacerdote José María Tarín y su tío bendijeron a la gente congregada en la plaza de su pueblo para despedirlos

Facebooktwitteryoutube

Fusilaron a los otros. A él lo echaron vivo a un horno de cal encendido Al laico Arturo Ros lo echaron vivo a un horno de cal encendido el mismo día en que a un sacerdote lo arrojaron a las calderas del acorazado Jaime I


Entre los asesinados el viernes 28 de agosto de 1936 han sido beatificados 35: 15 benedictinos del Pueyo, en Barbastro; seis lasalianos -los hermanos Agapito Modesto, Elías Paulino, Daniel Antonino, Jacint Jordi, Eladio Vicente y Anselmo Fèlix (víctimas, con el párroco de Cambrils, Isidre Fàbregas Gils, de una saca del barco Río Segre)- más otro sacerdote secular en la provincia de Tarragona y uno de la misma diócesis en la provincia de Lleida; en la de Valencia dos laicosJuan Bautista Faubel y Arturo Ros, a quien echaron a un horno de cal encendido- y un sacerdote capuchino; en Almería tres sacerdotes diocesanos; en Barcelona dos religiosos hospitalariosServiliano Solá Jiménez (hermano Luis Beltrán) y Alejandro (hermano Mauricio) Íñiguez de Heredia Alzola-; un sacerdote diocesano en la provincia de Albacete, otro en la de Jaén y otro en la de Ávila.
Continuar leyendoFusilaron a los otros. A él lo echaron vivo a un horno de cal encendido Al laico Arturo Ros lo echaron vivo a un horno de cal encendido el mismo día en que a un sacerdote lo arrojaron a las calderas del acorazado Jaime I

Facebooktwitteryoutube

A sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: "no sabéis el bien que me vais a hacer"


Entre los asesinados el jueves 27 de agosto de 1936 han sido beatificados diez: dos dominicos –José María López Carrillo y Pedro Ibáñez Alonso, que habían sido misioneros en China– y un capuchino –Quirino Díez del Blanco (padre Gregorio de La Mata)– en Madrid; otro sacerdote de la misma congregación en Dènia (Alicante); dos sacerdotes diocesanos en la provincia de Valencia; un sacerdote agustino –Florencio Alonso Ruiz-, un paúl en Asturias, un marista –Casimiro González García (el hermano Crisanto)- en la provincia de Lleida y una religiosa de San José en Barcelona.
Esta es la de beatificación más cercana, el 5 de septiembre de 2015 en Girona junto con otras dos religiosas de su congregación que fueron asesinadas el 30 de agosto. La hermana Facunda (Catalina Margenat Roura) estaba visitando un enfermo cuando su convento barcelonés fue asaltado, así que permaneció refugiada con una familia, hasta que la portera la delató. Al marchar hacia el martirio, se despidió amablemente de su delatora. En tiempo de persecución había comentado: “¡quisiera dar la vida para que se conviertan estos asesinos que van contra Dios y la Iglesia! Hermanas, recemos por su conversión” (más en la biografía de su congregación y en Wiki Martyres).
Continuar leyendoA sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: “no sabéis el bien que me vais a hacer”

Facebooktwitteryoutube

Salvó a la señora que la refugiaba, diciendo: dejadla, la única monja soy yo Sor María de los Ángeles Ginard dijo a los milicianos en la casa donde se escondía: esta señora no es monja, dejadla, la única monja soy yo


Ocho de los asesinados el miércoles 26 de agosto de 1936 han sido beatificados: tres lasalianos del buque Río Segre en Tarragona; en Madrid, una religiosa celadora del culto eucarístico, un marista –el hermano Luis Alfonso– y un capuchino –fray Saturnino de Bilbao-, más en Barcelona el salesiano Félix Vivet y en Belinchón (Cuenca) un sacerdote diocesano almeriense.
Continuar leyendoSalvó a la señora que la refugiaba, diciendo: dejadla, la única monja soy yo Sor María de los Ángeles Ginard dijo a los milicianos en la casa donde se escondía: esta señora no es monja, dejadla, la única monja soy yo

Facebooktwitteryoutube