La Guineu, antes de llegar a Tarragona.

Si nos matáis, os protegeré de manera especial desde el Cielo El sacerdote Joan Farriol dijo al ser detenido que agradecería si no les mataban, pero que si lo hacían, les protegería de manera especial desde el Cielo

Facebooktwitter

Del 22 de agosto de 1936 hay ocho mártires del siglo XX en España: el obispo de Ciudad Real —Narciso de Estenaga y Echevarría, octavo asesinado durante la guerra— y su secretario Julio Melgar, en Tarragona tres sacerdotes diocesanos de Montblanc; en la provincia de Valencia dos terciarias capuchinas. y en la de Lérida el  claretiano José Vidal Balsells.

En las islas británicas, se conmemora al beato Thomas Percy (1572), conde de Northumberland, y a los beatos sacerdotes mártires Guillermo LaceyRicardo Kirkman (1582), John Kemble y John Wall (1679); en Ucrania, es aniversario del beato Simeón Lukac, mártir de la persecución soviética (1964). En Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado a la monja Margarita Gunaronulo, martirizada en 1918.

Los sacerdotes de Montblanc, asesinados por la espalda
Josep Roselló Sans, de 52 años, desempeñó el cargo de beneficiado en su pueblo natal, Montblanc (Tarragona), desde que se ordenó sacerdote en 1908. El 22 de julio, estando los otros dos sacerdotes del pueblo ya detenidos, fue a decir misa en el Colegio de las Carmelitas de la Caridad, y cuando su hermano le advirtió de que ponía en peligro su vida, contestó: «No sé qué me hará la gente, sin embargo, pase lo que pase, lo único que pueden hacerme es hacer mi cuerpo pedazos, pero el alma no. Además, mi misión sacerdotal me obliga». Por la tarde, cuando un grupo de gente intentaba ocupar la iglesia de Santa María, bajó a calmar los ánimos y allí mismo fue detenido. Cuando encarcelaron al obispo Borràs, al ver que el prelado llevaba un traje que no le sentaba bien, le obligó a cambiarlo por el suyo, que era nuevo. El 22 de agosto lo llevaron a Tarragona con los otros dos sacerdotes de Montblanc.

Dalmacio Llebaria Torné, de 58 años y tarraconense de Falset, tras volver de la Guerra de Cuba se ordenó sacerdote en 1902. Promotor de los ejercicios espirituales y del movimiento fejocista, llevaba solo nueve meses de párroco en Montblanc cuando estalló la guerra. El 21 de julio prendieron fuego a la iglesia de Santa María, y él lo apagó con ayuda del vicario Josep Colom (asesinado el 4 de agosto tras entregarse a cambio de un laico). A la hora de cenar, fue llevado a declarar en el ayuntamiento, puesto en libertad y a medianoche conducido por fin a la cárcel, de donde salió para morir.

Joan Farriol Sabaté, de 67 años y también montblanquino, ordenado en 1894 y beneficiado de Montblanc, fue detenido el 9 de agosto. Encargó a Sebastià Trèmol que dijera a su amigo señor París que esperaba la muerte con mucha resignación. El 22 de agosto, con Llebaria y Roselló, fue llevado a Tarragona, con la excusa de que estarían más seguros en un barco prisión. El párroco Llebaria se despidió del resto de presos con un: «¡Ánimo y hasta el Cielo!», y al chofer, muy amigo suyo, le dijo: «Si no nos matáis, os lo agradeceré toda la vida, y si nos matáis, os protegeré de manera especial desde el Cielo».

La Guineu, antes de llegar a Tarragona.
La Guineu, antes de llegar a Tarragona.

Como lugar del asesinato se cita el “conocido como Creu de la Guinea” (cruz del zorro), donde fueron fusilados por la espalda, según se indicó en la autopsia en el cementerio de Tarragona. Al escribir que estaba a dos kilómetros en la carretera de Barcelona, parece darse a entender que es a la salida de Montblanc; pero no hay en torno a esta población ningún toponímico semejante y no se entiende que los enterraran en Tarragona estando más cerca Montblanc (e incluso Valls). Una posibilidad es que fuera 2 km antes de llegar a Tarragona, y entonces puede referirse a la zona al norte de Perafort y al este del km 8,5 de la N-240, llamada La Guineu (en el inmediato pueblo de La Secuita aparecen dos topónimos Las Creus).

36 años consejera general
Manuela Justa Fernández Ibero (Serafina María de Ochovi), natural de esa localidad navarra y de 64 años, ingresó con quince en la Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas recién fundada por el padre Luis Amigó. Tuvo dos hermanos capuchinos y dos hermanas terciarias capuchinas. Hizo su profesión temporal en 1891. Trabajó en la educación de las niñas huérfanas, en la recolección de limosnas y en trabajos domésticos, fue superiora local y por 36 años consejera general. Cuando estalló la Guerra Civil vivía en Masamagrell (Valencia). Organizó la búsqueda de refugio seguro para las postulantes y novicias. Su compañera de martirio en la carretera de Puçol fue Petra María Victoria Quintana Argos (Rosario de Soano), que entregó su anillo a sus ejecutores, quienes exclamaron: “¡matamos a una santa!”.

Asesinado por presiones de un vecino de sus padres

Beato José Vidal.
Beato José Vidal.

El clérigo profeso claretiano José Vidal Balsells, nacido el 5 de diciembre de 1908 en Santa Coloma de Queralt (Tarragona), tenía 27 años cuando lo martirizaron en Navés (Lérida). Fue betificado en Barcelona el 21 de octubre de 2017. Al estallar la revolución estaba en Solsona y según la biografía de la beatificación se delató al escribir una carta a sus padres y al detenerle no sospechó que lo fueran a matar:

En todas las casas por donde pasó se comportó como un buen religioso, enseñaba el catecismo a los niños y ayudaba en las tareas de la casa, como barrer corrales y cuidar al ganado. Sus conversaciones eran preferentemente piadosas y caritativas y sobre la Acción Católica en la que había militado activamente. Respecto de los perseguidores afirmaba que había que tener la misma conducta que Jesucristo: perdonar. Esto originaba alguna amigable disputa.

No tenía miedo a la muerte. Decía que él aceptaba el martirio como una gracia especial de Dios y que lo único que sentiría sería dejar a sus padres viejecitos. Por ello, después de renovar los votos el día 15 de agosto en Rotés en manos del P. Codinachs, Superior del colegio, pidió permiso para ir a visitar a sus padres, pensando encontrar refugio más seguro, y le fue concedido. La distancia a Santa Coloma de Queralt era considerable, pero emprendió el viaje. Llegó a las cercanías de Pinós, pero las alarmas y los tiroteos le hicieron desistir y a los dos días volvió a Navés y pasando por Les Planes llegó al manso Grifé, donde se hospedó hasta su muerte.

No se conformó con este revés y escribió una carta a sus padres, para que fueran a buscarlo. La carta, por desgracia, cayó en manos del Comité de Santa Coloma de Queralt, que fue a buscarlo. Así un grupo de cuatro milicianos de Santa Coloma y tres de Solsona, capitaneados por el Xandri, se presentaron en Les Planes, la dirección de la carta, en la casa del Sr. Domingo Casafort, a quien le mostraron la carta diciendo que venían a buscarlo para llevarlo a su casa. Como José no se encontraba allí, el Sr. Domingo les acompañó a cal Grifé, de Navés.

Según narra el Sr. Domingo:

Al ver el Sr. Vidal que llegaba a casa un grupo de hombres armados, tuvo miedo y se marchó al bosque, mas al darse cuenta que yo les acompañaba y ante la confianza que le inspiré incluso de palabra de que no había de pasarle nada, se presentó. Al decirle los del Comité que iban a buscarle para acompañarle a su casa, más bien demostró alegría.

Cuando llegó a su presencia, le dijo el Xandri:

¿Ya te habías escondido?

Nada de eso, respondióle.

No creas, contestó Xandri, no es muy seguro corretear.

Entre los milicianos de Santa Coloma había conocidos de José Vidal a quienes este saludó estrechando la mano e incluso abrazando a uno de ellos, pues le habían dicho que venían para llevarle a casa y aquel no sospechaba absolutamente nada, al igual que el Sr. José Argerich, amo de Grifé porque se presentaron con muy buenas formas, iban vestidos de paisano y no parecía que llevasen armas, aunque los de Solsona circundaron la casa para que no pudiera escapar. El Sr. José Argerich añade:

No dijeron ninguna blasfemia ni hablaron mal de la religión ni de los sacerdotes. El Sr. Vidal se entregó muy confiado a ellos, porque creía que iba a su casa. Al salir de mi casa no le acompañó nadie. El Sr. Vidal se fue solo con ellos.

Después de saludar a los del Comité, subió a su habitación paa cambiarse de ropa, pero los del Comité le metieron prisa para no llegar muy tarde, e incluso subieron a su habitación para controlar si efectivamente se cambiaba de ropa. También le preguntaron si había otros de su comarca para que viajasen con ellos.

El Sr Vidal se despidió con un adiós hasta que terminase la guerra, diciendo:

¡Adiós! Cuando esté en casa, ya os escribiré.

Los del Comité de Santa Coloma acompañaron al Sr. Vidal hasta el sitio llamado Creu de Pantiner, donde habían dejado el coche, distante un kilómetro de la casa. Subieron todos al coche y se pusieron en marcha en dirección a Berga, no a Santa Coloma de Queralt, y en el Km. 11, delante de la casa de Torrecanuda le fusilaron hacia las 9 o 10 de la noche del 22 de agosto de 1936. Su cadáver lo encontraron tendido, con la mano derecha sobre el pecho y acribillada por una bala, y la izquierda extendida en vertical. Al parecer, el que le hizo matar fue un vecino de la casa de sus padres. Los disparos fueron nueve o diez y los escucharon los moradores de Torrecanuda, que lo encontraron muerto en la carretera al día siguiente. Fue enterrado en el cementerio de Navés. El 12 de mayo de 1939 sus restos fueron trasladados al cementerio de Solsona. La sencilla cruz que recuerda el lugar de su glorioso martirio lleva la siguiente inscripción:

Aquí dio el mayor testimonio de amor a Jesucristo.

Aquí en medio de la carretera 22-VIII-1936.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.