Os perdonamos de corazón, dijo antes de ser fusilado El sacerdote claretiano jerezano José Ignacio Gordon dijo "os perdonamos de corazón" a quienes lo fusilaron dejándole luego agonizar veinte minutos


Entre los asesinados el jueves 13 de agosto de 1936 hay 42 mártires del siglo XX en España: 20 claretianos (un sacerdote, un cooperador y 18 alumnos de Teología) en Barbastro; otros dos fueron martirizados en la provincia de Valencia -los sacerdotes Marceliano Alonso y José Ignacio Gordon– y uno –Fernando Saperas– en la de Lérida, donde también mataron a siete sacerdotes de la diócesis de Urgell -uno de ellos nacido en Francia- en Salàs de Pallars, y uno de la diócesis de Tarragona asesinado en L’Espluga Calva; dos lasalianos –Francisco Mallo Sánchez (hermano Francisco Alfredo) y Eugenio Cuesta Padierna (hermano Hilarión Eugenio)– fueron mártires en Torrent (Gerona); en la provincia de Barcelona lo fue un sacerdote salesiano; en la de Tarragona, dos sacerdotes en Les Borges del Camp; un operario diocesano –Mateo Despons Tena– y un sacerdote capuchino en la provincia de Castellón; más una franciscana misionera –Dorotea Llamazares Fernández (sor Gertrudis)– y dos dominicos -uno de ellos el mexicano Luciano (Reginaldo) Hernández Ramírez– en Madrid.

Este día se conmemora en las islas británicas  el martirio de Patrick O’Healy (1579, primer obispo mártir de Irlanda) y del sacerdote William Freeman (1595); en Francia el del sacerdote Pedro Gabilhaud (1794); en Austria del beato sacerdote Jacobo Gapp, asesinado por los nazis en 1943. En Rusia la Iglesia ortodoxa ha glorificado a nueve mártires en esta fecha: el metropolita Benjamín Kazan, el archimandrita Sergio Shein, más los laicos Iván Kovsharov y Jorge Novitsky (1922); el laico Máximo Rumyantsev (1928); el sacerdote Vladimiro Kholodkovsky (1937); los sacerdotes Constantino Razumov e Iván Rumyantsev, y la laica Ana Serova (después de 1937).

Sigue leyendo Os perdonamos de corazón, dijo antes de ser fusilado El sacerdote claretiano jerezano José Ignacio Gordon dijo “os perdonamos de corazón” a quienes lo fusilaron dejándole luego agonizar veinte minutos

Facebooktwitteryoutube

Un lustro antes que Kolbe, se ofreció a cambio de un preso al que iban a matar El sacerdote Josep Colom, fundador de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña, se ofreció a morir en lugar de otro preso que esperaba un hijo


De los 14 mártires del siglo XX en España beatificados entre las personas asesinadas el martes 4 de agosto de 1936, siete lo fueron en la provincia de Valencia: cuatro maristas -uno de ellos francés- en la checa de la calle Sagunto, un postulante –Antonio Arrué Peiró– y un sacerdote –Ricardo Gil Barcelón– de la pequeña obra de la Divina Providencia en El Saler, más el párroco de La Pobla Llarga –Vicente Gregorio Rubiols Castelló, fusilado por personas a las que había bautizado-; a ellos hay que sumar un sacerdote y dos coadjutores salesianos en Barcelona; en Tarragona el vicario de Montblanc y el párroco de Barberà –Francesc Mercader Randé-; más un religioso hospitalario en Madrid y el laico adorador nocturno almeriense Luis Quintas Durán.

En Croacia, es aniversario del martirio del obispo San Rainero de Split (1180); en las islas británicas, del cartujo William Horne, los laicos Robert Bird y Giles Heron, el hermano carmelita Lawrence Cook, el monje benedictino Dom Thomas Epson y el sacerdote secular William Bird (1540); en Polonia del beato Enrique Krzysztofik, martirizado por los nazis en Dachau (1942); en Rusia de los sacerdotes Miguel Nakaryakov (1918) y Alejo Ilinsky (1931), glorificados como mártires por la Iglesia ortodoxa.

Sigue leyendo Un lustro antes que Kolbe, se ofreció a cambio de un preso al que iban a matar El sacerdote Josep Colom, fundador de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña, se ofreció a morir en lugar de otro preso que esperaba un hijo

Facebooktwitteryoutube

Con el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos


Hay 32 mártires del siglo XX del 29 de julio: 31 asesinados el miércoles 29 de julio de 1936 y uno dos años más tarde, todos religiosos menos un laico y dos sacerdotes seculares. El grupo más numeroso es el de los 12 carmelitas de la antigua observancia de Tárrega asesinados en Cervera (Lérida); seguidos por siete dominicos de Calanda (Teruel) junto con el coadjutor de esa localidad; en la provincia de Barcelona fueron ejecutados un lasaliano francés, un sacerdote claretiano y el hermano hospitalario Juan Bautista Egozcuezábal Aldaz; en Tarragona un claretiano; en Valencia un salesiano  y el coadjutor de Ibi (Alicante); el párroco de Munera (Albacete); y en Madrid tres maristas con un amigo laico. El mártir del 29 de julio de 1938 es el lasaliano ilerdanense Francesc Salla. Sigue leyendo Con el cuerpo destrozado, perdonó a sus asesinos y les besó las manos Antes de morir de resultas de las torturas, Bartolomé Rodríguez, párroco de Munera (Albacete), besó las manos de sus asesinos

Facebooktwitteryoutube

Iban a la muerte con la sonrisa en los labios y perdonando a sus asesinos Un testigo de la ejecución de tres claretianos en la prisión de Lérida atestiguó que fueron al martirio con la sonrisa en los labios y perdonando


Entre los 42 beatificados del día de Santiago de 1936, hay nueve claretianos martirizados en Lérida o Barcelona, cinco hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) y dos carmelitas descalzos, ejecutados en Montcada i Reixac, cuyo cementerio terminará por ser el lugar más frecuentado para las ejecuciones extrajudiciales en esa provincia. Fuera de Cataluña, mataron al sacerdote escolapio de 67 años Dionisio María de Santa Bárbara Pamplona Polo en Monzón (Huesca), conocido como “el beato escolapio de Calamocha”. Otro grupo de cinco asesinados provenía del convento de Agustinos Recoletos de Motril (Granada). La fiesta del patrón de España vio la muerte de otros 20 beatos:
-En Talavera de la Reina (Toledo), un sacerdote y tres hermanos hospitalarios.
-Tres pasionistas de Daimiel en Urda (Toledo).
-Cuatro dominicos en Algodor (Madrid) y uno en la capital.
-Tres mercedarios en Lérida.
-Dos carmelitas descalzos y un sacerdote secular en la provincia de Tarragona.
-Dos monjes de Montserrat en la de Barcelona.

En Polonia, se celebra el aniversario de la muerte martirial de la beata María Teresa Kowalska (1941).
Sigue leyendo Iban a la muerte con la sonrisa en los labios y perdonando a sus asesinos Un testigo de la ejecución de tres claretianos en la prisión de Lérida atestiguó que fueron al martirio con la sonrisa en los labios y perdonando

Facebooktwitteryoutube

Un francés mártir en Valencia: prediquen a Cristo para que nuestra sangre no se derrame en vano El hermano Luis Damián, francés, se despidió del párroco de Benisa pidiendo: prediquen a los cuatro vientos el Reino de Cristo


Cuatro mártires del siglo XX en España nacieron un 28 de marzo: un marista francés, un dominico leonés, un sacerdote operario tarraconense y un agustino zamorano. Sigue leyendo Un francés mártir en Valencia: prediquen a Cristo para que nuestra sangre no se derrame en vano El hermano Luis Damián, francés, se despidió del párroco de Benisa pidiendo: prediquen a los cuatro vientos el Reino de Cristo

Facebooktwitteryoutube

La francesita a la que quemaron viva por defender el matrimonio El 30 de enero de 1937 en Torrent (Valencia), quemaron viva a Carmen Marie Anne García Moyon por hablar a favor del matrimonio y por no dejarse violar


Hay una mártir del 30 de enero de 1937 en España: Carmen Marie Anne García Moyon, llamada “la francesita”, a la que mataron por hablar a favor del matrimonio durante la revolución (española), y en concreto la quemaron por no dejarse violar. Sigue leyendo La francesita a la que quemaron viva por defender el matrimonio El 30 de enero de 1937 en Torrent (Valencia), quemaron viva a Carmen Marie Anne García Moyon por hablar a favor del matrimonio y por no dejarse violar

Facebooktwitteryoutube

Torturada y enterrada viva por ayudar a reconstruir la iglesia de su pueblo El martirio de Carmen Godoy, que había tenido que dejar su pueblo antes de la guerra por haber apoyado al párroco, terminó cuando fue enterrada viva


Los beatificados hasta ahora de cuantos murieron violentamente en 1937 en España son 59. Siete fueron martirizados el día de Año Nuevo: cuatro mártires maristas más un salesiano en Cantabria, un mercedario en Lleida y una laica en Almería, a la que persigueron con saña desde antes del comienzo de la guerra y terminó enterrada viva por haber ayudado a reconstruir la iglesia de su pueblo. Sigue leyendo Torturada y enterrada viva por ayudar a reconstruir la iglesia de su pueblo El martirio de Carmen Godoy, que había tenido que dejar su pueblo antes de la guerra por haber apoyado al párroco, terminó cuando fue enterrada viva

Facebooktwitteryoutube