Protestó mientras quemaban una iglesia, lo encarcelaron y lo mataron El sacerdote dehoniano padre Juan María de la Cruz protestó mientras quemaban una iglesia en Valencia y así firmó su sentencia de muerte


Entre los asesinados el domingo 23 de agosto de 1936, 24 han sido beatificados: 10 maristas y el deán de la catedral, en Toledo; en la provincia de Valencia, tres jesuitas, dos amigonianos (terciarios capuchinos) y un sacerdote del Sagrado Corazón (dehoniano); dos hermanos de las Escuelas Cristianas en la provincia de Teruel; un sacerdote secular en la de Tarragona –Estanislau Sans Hortoneda– y otro en la de Almería, en Madrid un laico vicenciano –Justo Ramón Piedrafita– y un capuchino en El Pardo (Madrid), más otro capuchino en Gerona.

En Francia, se conmemora al beato sacerdote franciscano Jean Bourdon, mártir en Rochefort (1794); en Polonia al beato sacerdote Francisco Dachtera, víctima de los nazis en Dachau (1944). En Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado a los sacerdotes mártires Viacheslav Zakedsky (1918) y Atanasio Kislov (1937), arcipreste. Sigue leyendo Protestó mientras quemaban una iglesia, lo encarcelaron y lo mataron El sacerdote dehoniano padre Juan María de la Cruz protestó mientras quemaban una iglesia en Valencia y así firmó su sentencia de muerte

Facebooktwitteryoutube

El mártir enterrado en la huerta del que fue Cuartel de Hortaleza El terreno donde se proyecta construir un gimnasio fue el Cuartel de Hortaleza cuyo patio supuestamente aún guarda restos de personas fusiladas


Once son los mártires del siglo XX en España que cumplen hoy aniversario. 10 fueron martirizados el viernes 21 de agosto de 1936: el dominico Ramón Peiró Victori y un sacerdote claretiano –Jacinto Blanch Ferrer– en la provincia de Barcelona; otros cinco claretianos en Lérida (Ángel Dolcet Agustì, Luis Albi Aguilar, Javier Morell Cabiscol, Juan Garriga Pagés y Agustí Lloses Trullols); uno más –Luis Francés Toledano– y el salesiano Pedro Mesoneros en la de Valencia; y un laico vicenciano –José Garvi Calvente– en Madrid. Uno más fue martirizado en Madrid en 1937: el marista Vidal (hermano Jorge Camilo) García García.

En Rusia, la Iglesia ortodoxa conmemora este día a tres mártires a los que ha glorificado: el sacerdote y monje José Baranov (1918), el sacerdote Nicolás Shumkov (1937) y el arzobispo Nicodemo Krotkov (1938).
Sigue leyendo El mártir enterrado en la huerta del que fue Cuartel de Hortaleza El terreno donde se proyecta construir un gimnasio fue el Cuartel de Hortaleza cuyo patio supuestamente aún guarda restos de personas fusiladas

Facebooktwitteryoutube

Perdonó a los que lo mataban y uno dijo: basta o acabará por convertirnos El escolapio Matías (de San Agustín) Cardona habló a los milicianos perdonándoles, hasta que uno interrumpió: Este acabará por convertirnos


De los asesinados el jueves 20 de agosto de 1936, han sido beatificados como mártires del siglo XX en España 18: ocho de los 74 religiosos fusilados esa madrugada en Léridatres mercedarios, dos sacerdotes hijos de la Sagrada Familia –Pedro Sadurní Reventós y Juan Cuscó Oliver-, un sacerdote de la diócesis de Urgel -Pau Segalà Solè- y dos sacerdotes carmelitas -su hermano Francisco (de la Asunción) Segalà Solè y Jaime (Silveri de San Luis Gonzaga) Perucho Fontarro-, más el sacerdote claretiano Emilio Bover Albareda en la misma provincia; un sacerdote operario –Cristòfol Baqués Almirall– y un lasaliano -el hermano Celestino Antonio, al que acusaron de espía– en la provincia de Barcelona; un sacerdote secular –Magí Albaigés Escoda– en Tarragona; un escolapio en Castellón; una seglar –María Climent Mateu– en Játiva (Valencia), en la provincia de Almería otros dos laicos más un sacerdote; y en la de Madrid el sacerdote paúl Hilario Barriocanal Quintana.

Este día se conmemora el martirio en Córdoba de los santos monjes LeovigildoCristóbal a manos de los islamistas en 852; en Francia de los monjes  Luis Francisco Le Brun y Gervasio Brunel (1794); del sacerdote polaco Ladislao Maczkowski y del alemán George Hafner por los nazis en Dachau (1942)
Sigue leyendo Perdonó a los que lo mataban y uno dijo: basta o acabará por convertirnos El escolapio Matías (de San Agustín) Cardona habló a los milicianos perdonándoles, hasta que uno interrumpió: Este acabará por convertirnos

Facebooktwitteryoutube

Que mi muerte no sea una vulgaridad. Quiero ser mártir El claretiano Julio Aramendía procuró salvar la vida, pero si había de morir, quería ser mártir: "trataré que mi muerte no sea una vulgaridad"


Entre las personas asesinadas el lunes 17 de agosto de 1936 han sido beatificadas 19 como mártires del siglo XX en España: siete hermanos y un sacerdote hospitalarios de Málaga; tres sacerdotes seculares –Josep Mañé, Miquel Rué y Magín Civit– en Tarragona; dos sacerdotes claretianos en Barcelona –Julio Aramendía y José Puigdeséns-; un religioso y un sacerdote capuchinos más un laico vicenciano (Agustín Fernández Vázquez) en Madrid; un escolapio –Enrique (de los Sagrados Corazones) Canadell Quintana– en Gerona; y un párroco –Florencio López Egea– en Almería.

Este día se conmemora en Japón el martirio de los santos Jacobo Kyuhei Gorobioye Tomonaga (sacerdote dominico) y Miguel Kurobioye (laico) en Nagaski (1633); en Francia del beato Natal Hilario Le Conte (1794); en Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado a tres víctimas de las purgas de 1937: el sacerdote-monje Miguel Zhuk y los laicos Demetrio y Simeón Vorobyev. Sigue leyendo Que mi muerte no sea una vulgaridad. Quiero ser mártir El claretiano Julio Aramendía procuró salvar la vida, pero si había de morir, quería ser mártir: “trataré que mi muerte no sea una vulgaridad”

Facebooktwitteryoutube

Un seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo


Entre los asesinados en la fiesta de la Asunción de 1936, la Iglesia católica ha beatificado a 39 personas: 20 claretianos de Barbastro; en Madrid dos capuchinos –Alejandro de Sobradillo, superior del convento de El Pardo, y el amigoniano Domingo de Alboraya-, dos dominicos –Maximino Fernández Marinas y José Santonja Pinsach– y una carmelita descalza -la primera farmacéutica mártir: María Sagrario de San Luis Gonzaga-; tres hermanos de las Escuelas Cristianas -los hermanos Alberto Flos en Benicarló y Clemente Vea en San Mateo- en la provincia de Castellón; dos sacerdotes de la diócesis de Tarragona –Agustí Ibarra y Joan Ceró- y un sacerdote claretiano en Barcelona; otros dos de la diócesis de Cartagena –Pedro Gambín Pérez y Cayetano García Martínez-; un sacerdote agustino –Severiano Montes– en Asturias, otro en Motril (Granada) –Vicente Soler, exprior general- y otro –Manuel Formigo– en Málaga; un sacerdote salesiano –Francisco Míguez– al que quemaron vivo, también en Málaga; más un sacerdote diocesano en Ávila y un laico, cuñado del poeta Rafael Alberti, en Almería.

En el Congo es aniversario de la muerte del beato mártir Isidoro Bakanja (1909); en México de los santos mártires Luis Batis Sainz (sacerdote), Manuel Morales (padre de familia), Salvador Lara Puente y David Roldán Lara (1926); en Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado al monje y sacerdote Platón Kolegov, martirizado en las purgas de 1937.
Sigue leyendo Un seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo

Facebooktwitteryoutube

Sacó un rosario cuando les arrolló el tren, y eso bastó para matarle Los revolucionarios de Cervera tuvieron un accidente mientras llevaban preso al claretiano Antonio Casany, quien sacó un rosario, y por eso lo mataron


Entre las víctimas de la violencia revolucionaria del martes 11 de agosto de 1936 han sido beatificados 13 mártires del siglo XX en España: tres maristas asesinados en Saganta (Huesca) y dos -los hermanos Benigno José y Adrián– en Paracuellos de Jarama (Madrid); dos hospitalarios en Valencia y dos laicos –Carlos Díaz García y Rafael Alonso Gutiérrez– en una localidad (Agullent) de esa misma provincia; un lasaliano -el hermano Justino Gabriel, sádicamente torturado- en Peñíscola (Castellón); un salesiano –Miguel Domingo Cendra– en Tarragona; un claretiano en Lérida (Antonio Casany); y el padre Teófilo de los Sagrados Corazones -Benjamín Fernández de Legaria Goñi– en El Escorial (Madrid).

Fuera de España se conmemora en las islas británicas el aniversario del martirio del sacerdote John Sandys (1588); en el Tíbet y Suiza, del sacerdote Maurice Tornay (1949); en Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado a dos monjes martirizados en 1921 (Serafín Bogoslovsky y Feognosto Pivovarov), otro martirizado en torno a 1930 (Anatoly Smirnov) y dos -el sacerdote Alejo Krasnovsky y el monje Pacomio Rusin– martirizados en las purgas de 1938.
Sigue leyendo Sacó un rosario cuando les arrolló el tren, y eso bastó para matarle Los revolucionarios de Cervera tuvieron un accidente mientras llevaban preso al claretiano Antonio Casany, quien sacó un rosario, y por eso lo mataron

Facebooktwitteryoutube

En Peralta de la Sal, la calle se llenó de gente para despedir a los mártires Faustino Oteiza, uno de los dos escolapios de Peralta de la Sal martirizados el 9 de agosto, antes de salir confesó y bendijo a las personas de la casa


Los mártires del siglo XX en España que fueron asesinados el 9 de agosto de 1936 suman hasta el momento 21: tres en Barbastro -el obispo Florentino Asensio Barroso-, un laico —el primer gitano beatificado, Ceferino Giménez Malla (El Pelé)— y un monje del Pueyo –Mariano Sierra Almázor-; más, dentro de la misma provincia de Huesca, dos escolapios; siete hospitalarios colombianos de la comunidad madrileña de Ciempozuelos, asesinados en Barcelona, al igual que un hermano de La Salle y un sacerdote de la Sagrada Familia; un sacerdote operario diocesano en Tarragona y otro-Guillermo Plaza Hernández– en Toledo, provincia en la que además mataron al párroco de La Puebla de Don Fadrique; en la provincia de Madrid, mataron al capellán de los lasalianos de Griñón y a un coadjutor salesiano –José María Celaya Badiola– en la capital; otro sacerdote, capuchino, fue asesinado en Carcaixent (Valencia); y un sacerdote redentorista –Julián Pozo y Ruiz de Samaniego– lo fue en Cuenca.

Fuera de España, es aniversario del martirio del sacerdote Ricardo Bere en las islas británicas (1537); en Francia del sacerdote benedictino Claudio Richard (1794); entre las víctimas del nazismo, de Edith Stein (santa Teresa Benedicta de la Cruz) en Auschwitz (1942) y del austriaco Franz Jägerstätter (1943); en Rusia la Iglesia ortodoxa ha glorificado a dos sacerdotes y un obispo martirizados en esta fecha de 1918 –Pantaleón Bogoyavlensky, Platón Gornyh y Ambrosio Gudko– y a otro sacerdote martirizado en 1941, Iván Soloviev.

Sigue leyendo En Peralta de la Sal, la calle se llenó de gente para despedir a los mártires Faustino Oteiza, uno de los dos escolapios de Peralta de la Sal martirizados el 9 de agosto, antes de salir confesó y bendijo a las personas de la casa

Facebooktwitteryoutube

Sacristán y mártir en Gandía: Usaron 19 litros de gasolina para quemarlo Carlos López, que fue sacristán y mártir en Gandía, se había ofrecido al Corazón de Jesús como víctima por la salvación de España


Entre quienes murieron violentamente el jueves 6 de agosto de 1936 hay 10 mártires del siglo XX en España: seis capuchinos en Antequera, dos sacerdotes en Tarragona –Pablo Bertrán Mercadé y Francesc Vives Antich-, un lasaliano en Manlleu (Barcelona) y un laico en Gandía (Valencia).

En este día se conmemora en España, además de a los antiguos santos Justo y Pastor  (martirizados en 304), a san Esteban y los 200 mártires benedictinos de Cardeña (953); en Polonia al beato seminarista Tadeo Dulny (martirizado por los nazis en Dachau en 1942); en Rusia a tres mártires glorificados por la Iglesia ortodoxa: el diácono Alfeo Korban (1937), y los sacerdotes Nicolás Pongilsky (1942) e Iván Kalinin (1951).

Sigue leyendo Sacristán y mártir en Gandía: Usaron 19 litros de gasolina para quemarlo Carlos López, que fue sacristán y mártir en Gandía, se había ofrecido al Corazón de Jesús como víctima por la salvación de España

Facebooktwitteryoutube

Un lustro antes que Kolbe, se ofreció a cambio de un preso al que iban a matar El sacerdote Josep Colom, fundador de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña, se ofreció a morir en lugar de otro preso que esperaba un hijo


De los 14 mártires del siglo XX en España beatificados entre las personas asesinadas el martes 4 de agosto de 1936, siete lo fueron en la provincia de Valencia: cuatro maristas -uno de ellos francés- en la checa de la calle Sagunto, un postulante –Antonio Arrué Peiró– y un sacerdote –Ricardo Gil Barcelón– de la pequeña obra de la Divina Providencia en El Saler, más el párroco de La Pobla Llarga –Vicente Gregorio Rubiols Castelló, fusilado por personas a las que había bautizado-; a ellos hay que sumar un sacerdote y dos coadjutores salesianos en Barcelona; en Tarragona el vicario de Montblanc y el párroco de Barberà –Francesc Mercader Randé-; más un religioso hospitalario en Madrid y el laico adorador nocturno almeriense Luis Quintas Durán.

En Croacia, es aniversario del martirio del obispo San Rainero de Split (1180); en las islas británicas, del cartujo William Horne, los laicos Robert Bird y Giles Heron, el hermano carmelita Lawrence Cook, el monje benedictino Dom Thomas Epson y el sacerdote secular William Bird (1540); en Polonia del beato Enrique Krzysztofik, martirizado por los nazis en Dachau (1942); en Rusia de los sacerdotes Miguel Nakaryakov (1918) y Alejo Ilinsky (1931), glorificados como mártires por la Iglesia ortodoxa.

Sigue leyendo Un lustro antes que Kolbe, se ofreció a cambio de un preso al que iban a matar El sacerdote Josep Colom, fundador de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña, se ofreció a morir en lugar de otro preso que esperaba un hijo

Facebooktwitteryoutube

Pidió un preso cualquiera, porque tenía ganas de fusilar a alguien Al no encontrar resistencia en Alcorisa, el cabecilla revolucionario de Foz de Calanda tenía ganas de fusilar y le entregaron al paúl Luis Aguirre


El jueves 30 de julio de 1936 vio morir a 34 mártires del siglo XX en España. El grupo más numeroso es el de los 15 hospitalarios de Calafell (Tarragona), seguido por los siete hermanos de La Salle asesinados en la Casa de Campo madrileña (los llamados mártires de la Editorial Bruño), más uno en Barcelona. En la localidad turolense de Castelserás, fueron asesinados el párroco y dos dominicos, a los que hay que sumar un religioso de la Congregación de la Misión en Alcorisa. La agenda trágica se completa con la muerte de un sacerdote diocesano en Tarragona –Rafael Martí Figueras– y otro en Toledo, dos carmelitas en Cabañas de la Sagra (Toledo), el salesiano Sergio Cid Pazo, arrojado de un tranvía en marcha en Barcelona, y en Blanes (Gerona) el religioso director del colegio de Santa María, Jaime Puig Mirosa, y Sebastián Llorens Telarroja un laico exalumno suyo.

En las islas británicas se conmemora a los beatos Eduardo Powell, Ricardo Featherstone y Tomás Abel, sacerdotes martirizados en Smithfield el 30 de julio de 1540. En China, a san José Yuan Gengyin, comerciante martirizado por los bóxers el 30 de julio de 1900.
Sigue leyendo Pidió un preso cualquiera, porque tenía ganas de fusilar a alguien Al no encontrar resistencia en Alcorisa, el cabecilla revolucionario de Foz de Calanda tenía ganas de fusilar y le entregaron al paúl Luis Aguirre

Facebooktwitteryoutube