Si es preciso moriremos mártires; el padecimiento será breve; el gozo, eterno El claretiano Adolfo de Esteban escribía en 1936: "Si es preciso moriremos mártires de la fe de Jesucristo. El padecimiento será breve; el gozo, eterno"


Entre los asesinados en España el 31 de julio de 1936, han sido beatificados 23 mártires, de los cuales el grupo más numeroso es el de siete carmelitas descalzos de Toledo —uno más quedaba preso y sería martirizado en septiembre—, seguido por el de cuatro carmelitas misioneras de Barcelona, dos franciscanos y el claretiano Adolfo de Esteban en la misma provincia, dos hermanos de La Salle en Tarragona, dos redentoristas en Cuenca, dos trinitarios en Jaén,  en Valencia el paúl Agapito Alcalde y el coadjutor salesiano Jaime Buch Canals, y en Madrid el padre capuchino Andrés de Palazuelo.

Además, es aniversario del martirio en Japón del beato Nicolás Nagawara Keyan Fukunaga, jesuita y primer misionero que murió en el llamado tormento de la fosa (31 de julio de 1633); en Francia del beato Juan Francisco Jarrige de la Morélie du Breuil, sacerdote apresado por los revolucionarios que lo dejaron morir en el puerto de Rochefort (31 de julio de 1794); en Vietnam de los santos Phêrô (Pedro) Ðoàn Công Quý, sacerdote, y Manuel Phung, maestro laico que lo refugiaba, decapitados en Cây Mét (cerca de Saigón) en 1859; en Polonia, del beato Miguel Ozieblowski, sacerdote martirizado por los nazis en Dachau en 1942 y del beato Francisco Stryjas, muerto en prisión en 1944; y en Eslovaquia de la monja Zdenka Schelingová, muerta por los tormentos sufridos en las prisiones del estado comunista en 1955.
Continuar leyendoSi es preciso moriremos mártires; el padecimiento será breve; el gozo, eterno El claretiano Adolfo de Esteban escribía en 1936: “Si es preciso moriremos mártires de la fe de Jesucristo. El padecimiento será breve; el gozo, eterno”

Facebooktwitteryoutube

Pidió un preso cualquiera, porque tenía ganas de fusilar a alguien Al no encontrar resistencia en Alcorisa, el cabecilla revolucionario de Foz de Calanda tenía ganas de fusilar y le entregaron al paúl Luis Aguirre


El jueves 30 de julio de 1936 vio morir a 34 mártires del siglo XX en España. El grupo más numeroso es el de los 15 hospitalarios de Calafell (Tarragona), seguido por los siete hermanos de La Salle asesinados en la Casa de Campo madrileña (los llamados mártires de la Editorial Bruño), más uno en Barcelona. En la localidad turolense de Castelserás, fueron asesinados el párroco y dos dominicos, a los que hay que sumar un religioso de la Congregación de la Misión en Alcorisa. La agenda trágica se completa con la muerte de un sacerdote diocesano en Tarragona –Rafael Martí Figueras– y otro en Toledo, dos carmelitas en Cabañas de la Sagra (Toledo), el salesiano Sergio Cid Pazo, arrojado de un tranvía en marcha en Barcelona, y en Blanes (Gerona) el religioso director del colegio de Santa María, Jaime Puig Mirosa, y Sebastián Llorens Telarroja un laico exalumno suyo.

En las islas británicas se conmemora a los beatos Eduardo Powell, Ricardo Featherstone y Tomás Abel, sacerdotes martirizados en Smithfield el 30 de julio de 1540. En China, a san José Yuan Gengyin, comerciante martirizado por los bóxers el 30 de julio de 1900.
Continuar leyendoPidió un preso cualquiera, porque tenía ganas de fusilar a alguien Al no encontrar resistencia en Alcorisa, el cabecilla revolucionario de Foz de Calanda tenía ganas de fusilar y le entregaron al paúl Luis Aguirre

Facebooktwitteryoutube

Iban a la muerte con la sonrisa en los labios y perdonando a sus asesinos Un testigo de la ejecución de tres claretianos en la prisión de Lérida atestiguó que fueron al martirio con la sonrisa en los labios y perdonando


Entre los 42 beatificados del día de Santiago de 1936, hay nueve claretianos martirizados en Lérida o Barcelona, cinco hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) y dos carmelitas descalzos, ejecutados en Montcada i Reixac, cuyo cementerio terminará por ser el lugar más frecuentado para las ejecuciones extrajudiciales en esa provincia. Fuera de Cataluña, mataron al sacerdote escolapio de 67 años Dionisio María de Santa Bárbara Pamplona Polo en Monzón (Huesca), conocido como “el beato escolapio de Calamocha”. Otro grupo de cinco asesinados provenía del convento de Agustinos Recoletos de Motril (Granada). La fiesta del patrón de España vio la muerte de otros 20 beatos:
-En Talavera de la Reina (Toledo), un sacerdote y tres hermanos hospitalarios.
-Tres pasionistas de Daimiel en Urda (Toledo).
-Cuatro dominicos en Algodor (Madrid) y uno en la capital.
-Tres mercedarios en Lérida.
-Dos carmelitas descalzos y un sacerdote secular en la provincia de Tarragona.
-Dos monjes de Montserrat en la de Barcelona.
Continuar leyendoIban a la muerte con la sonrisa en los labios y perdonando a sus asesinos Un testigo de la ejecución de tres claretianos en la prisión de Lérida atestiguó que fueron al martirio con la sonrisa en los labios y perdonando

Facebooktwitteryoutube

Apedrearon el cadáver con cuanto tuvieron a mano los verdugos Al hermano Ireneo Jacinto, lasaliano burgalés residente en Madrid, le dispararon varias veces y después apedrearon el cadáver


15 mártires del siglo XX en España fueron asesinados el 22 de julio de 1936: un lasaliano en Madrid, tres maristas en Redueña (Madrid), cuatro carmelitas en Montoro (Córdoba) y seis carmelitas descalzos en Toledo. Continuar leyendoApedrearon el cadáver con cuanto tuvieron a mano los verdugos Al hermano Ireneo Jacinto, lasaliano burgalés residente en Madrid, le dispararon varias veces y después apedrearon el cadáver

Facebooktwitteryoutube

Le encontraron un crucifijo y, sin mediar explicación, lo tirotearon El 20 de julio de 1936 es el primer día posterior al estallido de la guerra civil española en el que se producen martirios reconocidos


El 20 de julio de 1936 es el primer día posterior al estallido de la guerra civil española en el que se producen martirios reconocidos ya como tales por la Iglesia. En concreto, se ha beatificado hasta el momento a nueve religiosos asesinados ese día: tres carmelitas descalzos en Barcelona; dos dominicos más dos hermanas de la Caridad y un lasaliano en Madrid, y un salesiano en Sevilla. Continuar leyendoLe encontraron un crucifijo y, sin mediar explicación, lo tirotearon El 20 de julio de 1936 es el primer día posterior al estallido de la guerra civil española en el que se producen martirios reconocidos

Facebooktwitteryoutube

Le rociaron de gasolina y lo tiraron al vacío Francisco de Paula López Navarrete, párroco de Orcera (Jaén) pidió que hicieran con él lo que pensaban hacer con las imágenes: lo tiraron al vacío


Ocho mártires del siglo XX en España nacieron un 2 de marzo; por el orden temporal de su muerte: un lasaliano palentino (para el que me referiré a la revolución en Palamós), un sacerdote secular tarraconense, un franciscano abulense, un sacerdote diocesano jiennense, un carmelita descalzo ilerdense, un marista turolense, una adoratriz abulense y un sacerdote secular valenciano.
Continuar leyendoLe rociaron de gasolina y lo tiraron al vacío Francisco de Paula López Navarrete, párroco de Orcera (Jaén) pidió que hicieran con él lo que pensaban hacer con las imágenes: lo tiraron al vacío

Facebooktwitteryoutube

¿Quemado vivo? En su monasterio (Montserrat) ya no lo recuerdan El monje de Montserrat Pere Vallmitjana fue quemado vivo el 21 de febrero de 1937, según testigos de la Causa general. Su monasterio no parece recordarlo


El 21 de febrero de 1937 fue asesinado el monje de Montserrat Pere Vallmitjana. Resumiré además las historias de cuatro mártires del siglo XX en España nacidos un 20 de febrero, que quedaron ayer pendientes: dos maristas burgaleses; más un oblato de María Inmaculada y un agustino leoneses. Entre los mártires beatificados, además, cinco nacieron un 21 de febrero: el prior de los carmelitas toledanos, el vicario general de Jaén (asesinado en el Tren de la Muerte en Vallecas), el párroco de San Juan y San Vicente de Valencia, un franciscano de Almagro y un salesiano oscense. Continuar leyendo¿Quemado vivo? En su monasterio (Montserrat) ya no lo recuerdan El monje de Montserrat Pere Vallmitjana fue quemado vivo el 21 de febrero de 1937, según testigos de la Causa general. Su monasterio no parece recordarlo

Facebooktwitteryoutube

Tres mártires, entre “unos 600” asesinados en Carrión de Calatrava Un mártir nacido un 17 de febrero está entre los asesinados en Carrión de Calatrava. Además un capuchino fue asesinado ese día por milicianos de UGT


Un capuchino mártir -fray Federico de Berga- fue asesinado en Barcelona el 17 de febrero de 1937. El día anterior, había sido apresado por milicianos de la UGT, según la biografía publicada antes de la beatificación de 26 capuchinos el 21 de noviembre de 2015. Además, otros 11 mártires del siglo XX en España nacieron un 17 de febrero: dos pasionistas y el superior provincial de esa congregación -navarros los primeros y cacereño el último-, un salesiano ilerdense, un marianista guipuzcoano, un carmelita pontevedrés, el párroco de Turís (Valencia), una hermana de la Doctrina Cristiana barcelonesa, un escolapio valenciano y dos dominicos (uno leonés y otro asturiano).

El superior de los pasionistas
Vicente (Nicéforo de Jesús y María) Díez Tejerina, sacerdote y superior provincial de los pasionistas, había nacido en Herreruela (Cáceres) en 1893 (tenía 43 años), fue asesinado en Manzanares (Ciudad Real) el 23 de julio de 1936 y beatificado en 1989 con 25 compañeros. Su historia la resumí en el post del 3 de febrero.

En vez del Padrenuestro, gritad: ¡viva el comunismo!
Antonio Enrique Canut Isús, sacerdote salesiano de la comunidad de Ronda (Málaga), había nacido en Llessui (Lleida) en 1874 (tenía 62 años), fue asesinado el 24 de julio de 1936 en la misma ciudad y beatificado en 2007 con otros 72 salesianos.

En Ronda habían quemado el 19 de julio la iglesia de los Descalzos y el día 20 otras 14. Los salesianos del colegio El Castillo fueron respetados incluso a mediodía del 21, cuando los milicianos armados hicieron un primer registro. El día 23 fue más duro, y cada salesiano fue cacheado entre insultos y blasfemias. Conminado a decir dónde escondía armas, el director –Antonio Dionisio Torrero Luque, era el mayor de los 10 hijos de un zapatero cordobés, profesó en 1907, fue ordenado sacerdote en 1913- contestó: Disparadme si queréis, pero sabed que matáis a un inocente.

En el saqueo consiguiente, quemaron ornamentos e imágenes, y profanaron la Eucaristía. El día 24, concentraron a todos los salesianos en el cuarto del portero mientras volvían a registrar concienzudamente. Hacia la una los expulsaron del colegio, y mientras recogían sus cosas les conminaban:
– Ahora en vez de tantos Padrenuestros, gritad con nosotros y bien fuerte ¡Viva el comunismo libertario!
Torrero estaba emocionado hasta el punto de no poder despedirse mientras se abrazaban:
– Bueno, adiós hijitos. Hasta el…
Cuatro milicianos condujeron a Torrero y al más anciano de los salesianos, Enrique Canut, a casa de José Furest, cooperador salesiano que a los pocos días sería también asesinado. Torrero saludó allí a un amigo médico: “Apriete fuerte, que está abrazando a un mártir”. Al atardecer, varios milicianos se llevaron a los salesianos, prometiendo: “estén tranquilos, que no les pasará nada malo”. Salieron hacia el barrio de san Francisco, subiendo la calle Cuesta de las Imágenes. Enrique Canut, anciano, veía poco, y Antonio Torrero, que sufría de hemiplejia, tampoco podía andar de prisa. Ambos cayeron varias veces. En el Huerto del Gómez, los milicianos discutieron y ataron con alambres las manos de los presos. Después, uno detrás del otro, los fusilaron entre los peñascos del lugar llamado Corral de los Potros. Las últimas palabras de Torrero fueron: “Perdónales, Señor, porque no saben lo que hacen”. Los cadáveres quedaron 24 horas en el campo. El médico que hizo la autopsia declaró en el proceso de beatificación:

“El Padre Torrero tenía su sonrisa habitual. Por las heridas hinchadas, con rasguños y pérdida de piel, por las ropas llenas de polvo, se deducía que los habían arrastrado antes de expirar. Los presentes en la autopsia decían que los mártires los habían perdonado”.
Continuar leyendoTres mártires, entre “unos 600” asesinados en Carrión de Calatrava Un mártir nacido un 17 de febrero está entre los asesinados en Carrión de Calatrava. Además un capuchino fue asesinado ese día por milicianos de UGT

Facebooktwitteryoutube

El último acto del comité de Vic: matar a los presos El claretiano José Casals fue asesinado con los demás presos el día que el comité de Vic tenía que ceder el control de la prisión al gobierno regional


Diez mártires del siglo XX en España nacieron un 8 de febrero. Y en este caso está justificada la alusión al siglo y a la revolución española más que a la guerra civil, ya que uno de ellos -superior de los carmelitas descalzos en Oviedo- fue asesinado en 1934. Los otros son tres claretianos en Cataluña, un agustino y una carmelita de la caridad guipuzcoanos, un redentorista alavés, un hospitalario abulense, el provincial de los oblatos -soriano-, y un trinitario vizcaíno. Continuar leyendoEl último acto del comité de Vic: matar a los presos El claretiano José Casals fue asesinado con los demás presos el día que el comité de Vic tenía que ceder el control de la prisión al gobierno regional

Facebooktwitteryoutube

Mártires de Arabia. ¡Ciudadanos del Calvario, ánimo, a morir por Cristo! Por san Blas, hablo de mártires de Arabia y de los pasionistas de Daimiel, cuyo provincial -padre Nicéforo de Jesús y María- les animó a morir por Cristo


Antes de hablar de los mártires del siglo XX en España, y aprovechando la fiesta de un mártir oriental como San Blas de Sebaste -Armenia entonces, hoy Turquía-, quiero dejar un link al hallazgo de cruces y nombres de mártires cristianos esculpidos en piedra a lo largo de un kilómetro en Jabal Kawkab (“la montaña de la estrella”), en Hima, emirato de Najran, al sur de Arabia Saudita. Ya en agosto de 2014 el arqueólogo francés Frédéric Imbert había señalado que estas inscripciones datadas hacia el año 470 eran las más antiguas en escritura árabe-nabatea.

Hay siete mártires del siglo XX en España nacidos un 3 de febrero: un pasionista de Daimiel navarro, un carmelita descalzo gerundense y otro terciario de la enseñanza ilerdense, un capuchino y una carmelita de la Caridad valencianos, un dominico tarraconense y un salesiano santanderino. Continuar leyendoMártires de Arabia. ¡Ciudadanos del Calvario, ánimo, a morir por Cristo! Por san Blas, hablo de mártires de Arabia y de los pasionistas de Daimiel, cuyo provincial -padre Nicéforo de Jesús y María- les animó a morir por Cristo

Facebooktwitteryoutube