Me dejaría fusilar por salvar la religión, España y la honradez de mis hijas El alcoyano Marino Blanes evitó la quema de la iglesia de San Mauro y dijo que por la religión, España y la honradez de mis hijas ahora mismo me haría matar

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre las personas asesinadas el martes 8 de septiembre de 1936 hay 11 beatos: la superiora general de las carmelitas de la caridad –Apolonia (del Santísimo Sacramento) Lizárraga y Ochoa de Zabalegui, según algunos, descuartizada y dada a comer a los cerdos en la checa de San Elías-, dos maristas -los hermanos Alipio José y Justo Pastor, de la comunidad de Vic-, un religioso de la Sagrada Familia –Segismundo Sagalés– y un sacerdote tarraconense –Josep Padrell– en Barcelona; dos lasalianos -los hermanos Teodomiro Joaquín y Evencio Ricardo– y un sacerdote diocesano, José Castaño, en la provincia de Almería; dos hermanitas de los ancianos desamparados –Dolores (de Santa Eulalia) Puig y la madre Josefa de San Juan de Dios– en la de Valencia y un laico, Marino Blanes, en la de Alicante.
Continuar leyendoMe dejaría fusilar por salvar la religión, España y la honradez de mis hijas El alcoyano Marino Blanes evitó la quema de la iglesia de San Mauro y dijo que por la religión, España y la honradez de mis hijas ahora mismo me haría matar

Arrojados vivos a un pozo minero y rematados con dinamita El marista hermano José de Arimatea y otros presos fueron arrojados con las manos atadas a un pozo minero, donde los remataron con dinamita

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Diez de los asesinados el viernes 4 de septiembre de 1936 han sido beatificados: tres sacerdotes granadinos en Almería, un franciscano y un sacerdote diocesano –Fray Buenaventura Muñoz y Pedro Sánchez Barba– en la provincia de Murcia, un trinitario en la de Jaén, un sacerdote secular –Francisco Sendra– en la de Alicante, un capuchino en la de Valencia, un operario diocesano en la de Castellón y un marista en Asturias.
Continuar leyendoArrojados vivos a un pozo minero y rematados con dinamita El marista hermano José de Arimatea y otros presos fueron arrojados con las manos atadas a un pozo minero, donde los remataron con dinamita

Tres monjas mártires, entre las más de 700 personas asesinadas en Vallecas En Vallecas fueron asesinadas 516 personas, entre ellas tres monjas mártires, aparte de los más de 200 del Tren de la Muerte, entre los que hay dos beatos

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Ocho de los asesinados el 3 de septiembre de 1936 han sido declarados beatos: cuatro maristas -los hermanos Aquilino, Ligorio Pedro, Félix Lorenzo y Fabián– de Les Avellanes (Lleida) y, en la misma provincia, en Mollerussa, el capellán de los lasalianos –Pío Salvans Corominas-; más tres hermanas de la caridad –Concepción Pérez, Dolores Caro y Andrea Calle– en Vallecas (Madrid).
Continuar leyendoTres monjas mártires, entre las más de 700 personas asesinadas en Vallecas En Vallecas fueron asesinadas 516 personas, entre ellas tres monjas mártires, aparte de los más de 200 del Tren de la Muerte, entre los que hay dos beatos

A sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: "no sabéis el bien que me vais a hacer"

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el jueves 27 de agosto de 1936 han sido beatificados diez: dos dominicos –José María López Carrillo y Pedro Ibáñez Alonso, que habían sido misioneros en China– y un capuchino –Quirino Díez del Blanco (padre Gregorio de La Mata)– en Madrid; otro sacerdote de la misma congregación en Dènia (Alicante); dos sacerdotes diocesanos en la provincia de Valencia; un sacerdote agustino –Florencio Alonso Ruiz-, un paúl en Asturias, un marista –Casimiro González García (el hermano Crisanto)- en la provincia de Lleida y una religiosa de San José en Barcelona.
Esta es la de beatificación más cercana, el 5 de septiembre de 2015 en Girona junto con otras dos religiosas de su congregación que fueron asesinadas el 30 de agosto. La hermana Facunda (Catalina Margenat Roura) estaba visitando un enfermo cuando su convento barcelonés fue asaltado, así que permaneció refugiada con una familia, hasta que la portera la delató. Al marchar hacia el martirio, se despidió amablemente de su delatora. En tiempo de persecución había comentado: “¡quisiera dar la vida para que se conviertan estos asesinos que van contra Dios y la Iglesia! Hermanas, recemos por su conversión” (más en la biografía de su congregación y en Wiki Martyres).
Continuar leyendoA sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: “no sabéis el bien que me vais a hacer”

Salvó a la señora que la refugiaba, diciendo: dejadla, la única monja soy yo Sor María de los Ángeles Ginard dijo a los milicianos en la casa donde se escondía: esta señora no es monja, dejadla, la única monja soy yo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Ocho de los asesinados el miércoles 26 de agosto de 1936 han sido beatificados: tres lasalianos del buque Río Segre en Tarragona; en Madrid, una religiosa celadora del culto eucarístico, un marista –el hermano Luis Alfonso– y un capuchino –fray Saturnino de Bilbao-, más en Barcelona el salesiano Félix Vivet y en Belinchón (Cuenca) un sacerdote diocesano almeriense.
Continuar leyendoSalvó a la señora que la refugiaba, diciendo: dejadla, la única monja soy yo Sor María de los Ángeles Ginard dijo a los milicianos en la casa donde se escondía: esta señora no es monja, dejadla, la única monja soy yo

Escapó a varias batidas de cazacuras, hasta que lo denunciaron en su pueblo El sacerdote Isidre Torres tuvo que abandonar varios refugios para escapar a partidas de cazacuras, hasta que lo detuvo el comité de comité de Blancafort

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el lunes 24 de agosto de 1936 han sido beatificados seis: el hermano marista Jorge Luis, cuyo caso ya vimos en Toledo, un sacerdote diocesano en la provincia de Albacete, otro en Tarragona, un salesiano en Madrid –Félix González Tejedor-, un sacerdote de la Congregación de la Misión –Fortunato Velasco Tobar– en Teruel y otro capuchino –Luis Valls Matamales (padre Ambrosio de Benaguacil)– en Valencia. Continuar leyendoEscapó a varias batidas de cazacuras, hasta que lo denunciaron en su pueblo El sacerdote Isidre Torres tuvo que abandonar varios refugios para escapar a partidas de cazacuras, hasta que lo detuvo el comité de comité de Blancafort

Protestó mientras quemaban una iglesia, lo encarcelaron y lo mataron El sacerdote dehoniano padre Juan María de la Cruz protestó mientras quemaban una iglesia en Valencia y así firmó su sentencia de muerte

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el domingo 23 de agosto de 1936, 23 han sido beatificados: 10 maristas y el deán de la catedral, en Toledo; en la provincia de Valencia, tres jesuitas, dos amigonianos (terciarios capuchinos) y un sacerdote del Sagrado Corazón (dehoniano); dos hermanos de las Escuelas Cristianas en la provincia de Teruel; un sacerdote secular en la de Tarragona –Estanislau Sans Hortoneda– y otro en la de Almería, un capuchino en El Pardo (Madrid) y otro en Gerona. Continuar leyendoProtestó mientras quemaban una iglesia, lo encarcelaron y lo mataron El sacerdote dehoniano padre Juan María de la Cruz protestó mientras quemaban una iglesia en Valencia y así firmó su sentencia de muerte

Eran tan moderados que llamaron al comité vecino para matar a los maristas El comité de Estopiñán no se atrevía a matar a los maristas que le pidieron un salvoconducto, y pidió al comité de Alguaire que lo hiciera

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre las víctimas de la violencia revolucionaria del martes 11 de agosto de 1936 han sido beatificadas doce: tres maristas asesinados en Saganta (Huesca) y dos -los hermanos Benigno José y Adrián– en Paracuellos de Jarama (Madrid); dos hospitalarios en Valencia y dos laicos –Carlos Díaz García y Rafael Alonso Gutiérrez– en una localidad (Agullent) de esa misma provincia; un lasaliano -el hermano Justino Gabriel, sádicamente torturado- en Peñíscola (Castellón); un salesiano –Miguel Domingo Cendra– en Tarragona; y el padre Teófilo de los Sagrados Corazones -Benjamín Fernández de Legaria Goñi– en El Escorial (Madrid).
Continuar leyendoEran tan moderados que llamaron al comité vecino para matar a los maristas El comité de Estopiñán no se atrevía a matar a los maristas que le pidieron un salvoconducto, y pidió al comité de Alguaire que lo hiciera

Los mató el mismo que había asesinado al obispo de Cuenca Elías Moya, que mató al obispo de Cuenca, asesinó también a los redentoristas Javier Gorosterratzu y Víctor Calvo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Del lunes 10 de agosto de 1936 hay nueve mártires beatificados: dos redentoristas más de Cuenca; cuatro en la provincia de Valencia (el capellán del hospital de Alberic, el coadjutor de Banyeres de Mariola –José Toledo Pellicer-, un marista en Alzira y un salesiano en la capital); en pueblos de Tarragona el regente de Sarral –Lluís Sans Viñas– y un lasaliano -el hermano Fulbert Jaume-; y el hermano mercedario Antonio González Penín en Barcelona.
Continuar leyendoLos mató el mismo que había asesinado al obispo de Cuenca Elías Moya, que mató al obispo de Cuenca, asesinó también a los redentoristas Javier Gorosterratzu y Víctor Calvo

Ser fraile o sacerdote bastó para que los mataran Al lasaliano Joan Baptista Urgell y al marista Pedro Ortigosa los detuvieron y mataron acusándoles de ser fraile o sacerdote

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los que sufrieron muerte violenta el viernes 7 de agosto de 1936, ocho han sido beatificados: cinco hermanos de La Salle, de ellos cuatro de la comunidad de Consuegra (Toledo) y otro de Tarragona, dos mercedarios de El Olivar en Teruel -el comendador Francisco Gargallo Gascón y el padre Manuel Sancho Aguilar– y un marista en Badajoz. Continuar leyendoSer fraile o sacerdote bastó para que los mataran Al lasaliano Joan Baptista Urgell y al marista Pedro Ortigosa los detuvieron y mataron acusándoles de ser fraile o sacerdote