Predijo su martirio y que le cortarían las orejas El párroco de Nacimiento (Almería) predijo que perdería el oído que le quedaba y la vida como mártir; y en efecto le cortaron las orejas

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Trece de las personas asesinadas el viernes 18 de septiembre de 1936 han sido beatificadas: cinco terciarios capuchinos –Vicente Jaunzarás, Justo Lerma, Vicente Gay, José María López y Salvador Chuliá– en Torrent (Valencia), cuatro lasalianos -los hermanos Nicolás Adriano, Clemente Faustino, Honorio Sebastián y Anastasio Lucas– en Tarragona, dos sacerdotes de la diócesis almeriense, un marianista en Ciudad Real y un salesiano en Madrid.
Continuar leyendoPredijo su martirio y que le cortarían las orejas El párroco de Nacimiento (Almería) predijo que perdería el oído que le quedaba y la vida como mártir; y en efecto le cortaron las orejas

Confesó ser sacerdote y en el acto empezaron a maltratarlo El capuchino Josep de Calella estaba escondido y en un registro confesó ser sacerdote, lo que bastó para que lo maltrataran, arrestaran y fusilaran

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Cuatro son las personas asesinadas el miércoles 9 de septiembre de 1936 que han sido beatificadas: el seminarista salesiano Teódulo González Fernández en Madrid, el laico Ismael Escrihuela Esteve en Valencia, un sacerdote capuchino en Barcelona y un sacerdote diocesano almeriense.
Continuar leyendoConfesó ser sacerdote y en el acto empezaron a maltratarlo El capuchino Josep de Calella estaba escondido y en un registro confesó ser sacerdote, lo que bastó para que lo maltrataran, arrestaran y fusilaran

Se adelantó al gesto de Kolbe, cambiándose por un sacerdote enfermo El rector del seminario de Málaga anticipó el gesto de Kolbe, al ofrecerse en lugar de otro sacerdote

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

De las personas asesinadas el lunes 31 de agosto han sido beatificadas 28: 18 de los 27 mártires hasta ahora beatificados del Pozo de la Lagarta en Tabernas (Almería), más otro sacerdote de la misma provincia; cinco dominicos y un capuchino en Asturias; y dos salesianos –Félix Paco Escartín y Tomás Alonso– más un sacerdote diocesano en Málaga.
Continuar leyendoSe adelantó al gesto de Kolbe, cambiándose por un sacerdote enfermo El rector del seminario de Málaga anticipó el gesto de Kolbe, al ofrecerse en lugar de otro sacerdote

A diario le amenazaban: Aquí hay un cura. Hay que matarlo En casa del sacerdote almeriense Domingo Campoy aparecía a diario una amenaza pintada con tiza: Aquí hay un cura. Hay que matarlo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el 30 de agosto de 1936, han sido beatificados 21: los obispos de Almería y Guadix (Granada) –Diego Ventaja y Manuel Medina– y otras doce personas martirizadas en Enix y Tabernas (Almería); en la provincia de Madrid dos salesianos –Germán Martín y Dionisio Ullívarri-; en Bilbao el sacerdote terciario capuchino Vicente Cabanes —primer mártir en el País Vasco—, otro -el padre Joaquín de Albocácer– en la provincia de Castellón, un capuchino más en Barcelona y dos religiosas de San José en Xeresa (Valencia).
Continuar leyendoA diario le amenazaban: Aquí hay un cura. Hay que matarlo En casa del sacerdote almeriense Domingo Campoy aparecía a diario una amenaza pintada con tiza: Aquí hay un cura. Hay que matarlo

Salvó a la señora que la refugiaba, diciendo: dejadla, la única monja soy yo Sor María de los Ángeles Ginard dijo a los milicianos en la casa donde se escondía: esta señora no es monja, dejadla, la única monja soy yo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Ocho de los asesinados el miércoles 26 de agosto de 1936 han sido beatificados: tres lasalianos del buque Río Segre en Tarragona; en Madrid, una religiosa celadora del culto eucarístico, un marista –el hermano Luis Alfonso– y un capuchino –fray Saturnino de Bilbao-, más en Barcelona el salesiano Félix Vivet y en Belinchón (Cuenca) un sacerdote diocesano almeriense.
Continuar leyendoSalvó a la señora que la refugiaba, diciendo: dejadla, la única monja soy yo Sor María de los Ángeles Ginard dijo a los milicianos en la casa donde se escondía: esta señora no es monja, dejadla, la única monja soy yo

He vivido como cristiano y por cristiano me matáis A sus asesinos, el farmacéutico almeriense Juan José Vivas-Pérez Bustos les dijo que le mataban por haber vivido como cristiano

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el martes 25 de agosto de 1936, han sido beatificados 22, diez de ellos murieron en la provincia de Tarragona en la primera matanza de presos del barco-prisión Río Segre: seis de ellos en Valls (cuatro sacerdotes seculares –Josep María Panadés, Antoni Prenafeta, Miquel Grau y Pere Farrés-,  un hermano coadjutor claretiano y el hermano capuchino fray Carmel de Colomers) y cuatro en Vila-rodona (hijos de la Sagrada Familia); además, hay dos agustinos y un salesiano en Málaga; los dominicos Vicente Álvarez Cienfuegos en Madrid y Luis Urbano en Valencia; dos capuchinos en Barcelona, un laico y un sacerdote en Almería, el lasaliano Salvio Tolosa en la provincia de Girona, el sacerdote secular Joan Vernet en la de Lleida y en Asturias el padre Juan Pérez Rodríguez, que comenzó la labor de los agustinos en Argentina. Continuar leyendoHe vivido como cristiano y por cristiano me matáis A sus asesinos, el farmacéutico almeriense Juan José Vivas-Pérez Bustos les dijo que le mataban por haber vivido como cristiano

Escapó a varias batidas de cazacuras, hasta que lo denunciaron en su pueblo El sacerdote Isidre Torres tuvo que abandonar varios refugios para escapar a partidas de cazacuras, hasta que lo detuvo el comité de comité de Blancafort

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el lunes 24 de agosto de 1936 han sido beatificados seis: el hermano marista Jorge Luis, cuyo caso ya vimos en Toledo, un sacerdote diocesano en la provincia de Albacete, otro en Tarragona, un salesiano en Madrid –Félix González Tejedor-, un sacerdote de la Congregación de la Misión –Fortunato Velasco Tobar– en Teruel y otro capuchino –Luis Valls Matamales (padre Ambrosio de Benaguacil)– en Valencia. Continuar leyendoEscapó a varias batidas de cazacuras, hasta que lo denunciaron en su pueblo El sacerdote Isidre Torres tuvo que abandonar varios refugios para escapar a partidas de cazacuras, hasta que lo detuvo el comité de comité de Blancafort

Esos frailes no te molestarán más, porque [a uno] acabo de darle lo suyo Después de matar al salesiano Pedro Mesonero, dijeron a quien lo había refugiado: esos frailes no te molestarán más

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Dos son las personas beatificadas entre las que mataron el viernes 21 de agosto de 1936: el dominico Ramón Peiró Victori en la provincia de Barcelona y el salesiano Pedro Mesoneros en la de Valencia. Continuar leyendoEsos frailes no te molestarán más, porque [a uno] acabo de darle lo suyo Después de matar al salesiano Pedro Mesonero, dijeron a quien lo había refugiado: esos frailes no te molestarán más

Si a nosotros nos matan, otros harán triunfar la causa de Dios El sacerdote Carmelo Sastre dijo a uno de sus feligreses: Si a nosotros nos matan, otros harán triunfar la causa de Dios, por Él lo hemos de sufrir todo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el domingo 16 de agosto de 1936 hay 30 beatificados: 20 de ellos son franciscanos de Consuegra (Toledo) martirizados en Fuente el Fresno (Ciudad Real). Además hay uno de la misma orden -el padre Plácido García– en Dènia (Alicante); un hermano –Gabriel María de Benifayó– terciario capuchino y un sacerdote diocesano –Carmelo Sastre– en la provincia de Valencia; un diácono capuchino –Enrique de Almazora– en la de Castellón; un sacerdote mercedario –José Reñé Prenafeta– y un sacerdote capuchino en la de Barcelona; un sacerdote operario diocesano –Amadeu Monje Altés– en la de Tarragona; un claretiano –Sebastià Balcells Tonijuan– y un salesiano –Jaime Bonet Nadal– en la de Lleida; más un sacerdote secular, Antonio Rodríguez Blanco, en la de Córdoba. Continuar leyendoSi a nosotros nos matan, otros harán triunfar la causa de Dios El sacerdote Carmelo Sastre dijo a uno de sus feligreses: Si a nosotros nos matan, otros harán triunfar la causa de Dios, por Él lo hemos de sufrir todo

Un seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados en la fiesta de la Asunción de 1936, la Iglesia católica ha beatificado a 36 personas: 20 claretianos de Barbastro; en Madrid dos capuchinos –Alejandro de Sobradillo, superior del convento de El Pardo, y el amigoniano Domingo de Alboraya-, dos dominicos –Maximino Fernández Marinas y José Santonja Pinsach– y una carmelita descalza -la primera farmacéutica mártir: María Sagrario de San Luis Gonzaga-; tres hermanos de las Escuelas Cristianas -los hermanos Alberto Flos en Benicarló y Clemente Vea en San Mateo- en la provincia de Castellón; dos sacerdotes de la diócesis de Tarragona –Agustí Ibarra y Joan Ceró- en Barcelona; un sacerdote agustino –Severiano Montes– en Asturias, otro en Motril (Granada) –Vicente Soler, exprior general- y otro –Manuel Formigo– en Málaga; un sacerdote salesiano –Francisco Míguez– al que quemaron vivo, también en Málaga; más un sacerdote diocesano en Ávila y un laico, cuñado del poeta Rafael Alberti, en Almería.
Continuar leyendoUn seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo