Un seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo


Entre los asesinados en la fiesta de la Asunción de 1936, la Iglesia católica ha beatificado a 39 personas: 20 claretianos de Barbastro; en Madrid dos capuchinos –Alejandro de Sobradillo, superior del convento de El Pardo, y el amigoniano Domingo de Alboraya-, dos dominicos –Maximino Fernández Marinas y José Santonja Pinsach– y una carmelita descalza -la primera farmacéutica mártir: María Sagrario de San Luis Gonzaga-; tres hermanos de las Escuelas Cristianas -los hermanos Alberto Flos en Benicarló y Clemente Vea en San Mateo- en la provincia de Castellón; dos sacerdotes de la diócesis de Tarragona –Agustí Ibarra y Joan Ceró- y un sacerdote claretiano en Barcelona; otros dos de la diócesis de Cartagena –Pedro Gambín Pérez y Cayetano García Martínez-; un sacerdote agustino –Severiano Montes– en Asturias, otro en Motril (Granada) –Vicente Soler, exprior general- y otro –Manuel Formigo– en Málaga; un sacerdote salesiano –Francisco Míguez– al que quemaron vivo, también en Málaga; más un sacerdote diocesano en Ávila y un laico, cuñado del poeta Rafael Alberti, en Almería.

En el Congo es aniversario de la muerte del beato mártir Isidoro Bakanja (1909); en México de los santos mártires Luis Batis Sainz (sacerdote), Manuel Morales (padre de familia), Salvador Lara Puente y David Roldán Lara (1926); en Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado al monje y sacerdote Platón Kolegov, martirizado en las purgas de 1937.
Continuar leyendoUn seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo

Facebooktwitteryoutube

El sacerdote que sintió golpes en su corazón cuando destruían el altar mayor del convento El párroco dijo a la anciana que había visto intacto el convento de Huécija: estoy sintiendo los golpes en mi corazón, están rompiendo el altar mayor


El 23 de abril es aniversario de la beatificación de los mártires de Nembra (2016); hay además seis mártires del siglo XX en España que cumplían años ese día: un carmelita segoviano, un sacerdote capuchino castellonense, un sacerdote secular alicantino y otro almeriense -este dijo sentir cómo destruían el altar mayor del convento de Huécija-, un terciario capuchino (amigoniano) valenciano y un marista navarro. Continuar leyendoEl sacerdote que sintió golpes en su corazón cuando destruían el altar mayor del convento El párroco dijo a la anciana que había visto intacto el convento de Huécija: estoy sintiendo los golpes en mi corazón, están rompiendo el altar mayor

Facebooktwitteryoutube

He matado a muchos sacerdotes y frailes, pero ninguno tan tranquilo El Xato, peón de albañil en Cervera, dijo que de los muchos sacerdotes y frailes que mató, ninguno iba tan tranquilo como el claretiano Ramón Roca, al que mataron porque se parecía a un párroco


Seis mártires del siglo XX en España nacieron un 15 de marzo: un pasionista burgalés y otro palentino, un carmelita gerundense, un sacerdote secular de Lleida, un claretiano barcelonés y un amigoniano turolense. Continuar leyendoHe matado a muchos sacerdotes y frailes, pero ninguno tan tranquilo El Xato, peón de albañil en Cervera, dijo que de los muchos sacerdotes y frailes que mató, ninguno iba tan tranquilo como el claretiano Ramón Roca, al que mataron porque se parecía a un párroco

Facebooktwitteryoutube

¡Que nuestra sangre sea semilla de cristianos! El sacerdote Joan Gibert, murió abrazado a su párroco, Pau Virgili, quien pedía por que su sangre fuera semilla de cristianos


Siete mártires del siglo XX en España nacieron un 14 de marzo: un salesiano alicantino, un sacerdote secular tarraconense, un agustino asturiano, un hospitalario cacereño, un amigoniano turolense, un lasaliano gerundense y un marista navarro. Continuar leyendo¡Que nuestra sangre sea semilla de cristianos! El sacerdote Joan Gibert, murió abrazado a su párroco, Pau Virgili, quien pedía por que su sangre fuera semilla de cristianos

Facebooktwitteryoutube

Los múltiples fusilamientos de los amigonianos de Godella Los terciarios franciscanos del noviciado de Godella (Valencia) fueron sometidos a simulacros de fusilamientos y de incendios, antes de su ejecución final


Cinco mártires del siglo XX en España nacieron un 9 de marzo: una vedruna vizcaína, un amigoniano turolense -ambos martirizados en Valencia-, un coadjutor salesiano de Sevilla al que mataron en Barcelona, pero que también fue beatificado con los valencianos en 2001, un claretiano gerundense y un paúl vallisoletano. Continuar leyendoLos múltiples fusilamientos de los amigonianos de Godella Los terciarios franciscanos del noviciado de Godella (Valencia) fueron sometidos a simulacros de fusilamientos y de incendios, antes de su ejecución final

Facebooktwitteryoutube

Si no vuelvo, canten un Te Deum porque me habrán martirizado Entre los mártires nacidos un 24 de enero está el vicenciano Roque Catalán, que pidió a sus compañeros que rezaran un Te Deum cuando supieran de su muerte


El 24 de enero de 1937 fue asesinado, sin dejarle cumplir los 21 años, el capuchino Francesc de Paula  Colomer Prísas (fray Pacià Maria de Barcelona), beatificado el 21 de noviembre de 2015. Además, seis mártires de la Revolución Española nacieron un 24 de enero: un vicenciano que pidió que cantaran un Te Deum si lo mataban; un sacerdote diocesano de Ciudad Real; otro terciario capuchino turolense, asesinado en Madrid; un marista navarro martirizado en Barcelona; una laica alicantina asesinada en Valencia; y un marista leonés mártir en Madrid.
A propósito de los asesinados en Valdepeñas, se echa en falta alguna biografía de Félix Torres Ruiz, al que alguno califica como “especie de Pol-Pot” manchego.

¿Pol-Pot manchego?
Antes de la reseña biográfica sobre los mártires del día, me parece necesaria una nota de sorpresa sobre la aparentemente nula investigación de la persecución religiosa en Valdepeñas, por la que me interesé tras oír unos relatos -que no he podido contrastar- cuando investigaba El Tren de la Muerte.
Martín Miguel Rubio Esteban, tras las consabidas afirmaciones -que le dan un aire de “neutralidad”- de que tales crímenes se cometieron en ambos bandos por igual y aún demás de que la Iglesia incitó al odio (lo cual no puede probar) y de que en las declaraciones de testigos sobre torturas probablemente hay exageración (lo que obviamente tampoco puede probar), es el único relator que encuentro de algunas de las torturas cometidas con los 80 eclesiásticos o religiosos asesinados en esa localidad, crímenes de los que supone responsable al alcalde Félix Torres Ruiz, al que califica de “especie de Pol-Pot” (manchego, añado).

La documentación de la Causa general da fe de que fueron asesinadas 179 personas de la localidad y 117 forasteros, lo cual suma 296 y, si los sacerdotes y religiosos son 80 -cosa que no he comprobado-, indica que más de una cuarta parte (27%) de las víctimas pertenecían a esa categoría. En ninguno de esos 296 casos se indica quién los mató, y en el resumen que se hace en el Estado 3 (foto arriba) se mencionan las torturas a dos sacerdotes y se viene a decir que los principales culpables ya han sido castigados, pero que, no obstante, si se requiere, se pueden dar nombres de más implicados.

El resto de la documentación se centra en investigar lo sucedido a los dos sacerdotes mencionados, pudiéndose concluir que a D. Jesús Gigante le cortaron los genitales, pero nadie confirma que enterraran vivo a D. Manuel Marcos Sánchez. De modo que puede concluirse que el Estado 3 actuó como árbol que esconde el bosque, pues parece claro que los casos de torturas fueron muy abundantes, para botón del muestra el caso del sacerdote Juan Pedro García-Sotoca, a quien sacaron los ojos y la lengua, y le partieron un brazo. A cualquiera podría parecer evidente que entre tres o cuatro no se ejecutan 300 asesinatos, pero con tanto que había que investigar en la posguerra, se diría que se pasó por alto.

No parece haber estudios sobre la represión de posguerra en Valdepeñas, ni siquiera sobre el alcalde, al que leyendo el Estado 3 daríamos por ejecutado. Gracias a la Fundación Pablo Iglesias, sabemos que Pedro Torres Ruiz era jornalero y que “en abril de 1936 fue elegido compromisario del PSOE por Ciudad Real para la elección del nuevo Presidente de la República (Manuel Azaña)“. No fue alcalde hasta el 1 de noviembre de 1936, muy tarde si se le quiere hacer responsable de todos los crímenes, si bien el que fuera elegido por unanimidad justifica que quienes lo mencionan en el libro sobre La Guerra Civil en Castilla-La Mancha lo llamen “carismático” (p. 1027), por cierto al referir que se despidió del pueblo el 25 de enero de 1939 (o sea que huyó por lo que pudiera pasarle cuando llegaran los nacionales); de su liderazgo da prueba también que, después de elegirlo alcalde, pusieran su nombre a un batallón (p. 1026). En definitiva, algunas luces y muchas sombras sobre un tema digno de estudio. Como se verá a continuación, no de todos los crímenes cometidos en su localidad puede acusarse a los de Valdepeñas, pues su cementerio era usado como punto de destino para matanzas de gente de otras localidades.
Continuar leyendoSi no vuelvo, canten un Te Deum porque me habrán martirizado Entre los mártires nacidos un 24 de enero está el vicenciano Roque Catalán, que pidió a sus compañeros que rezaran un Te Deum cuando supieran de su muerte

Facebooktwitteryoutube

Si hemos de morir, que nos maten los malos Entre los cinco mártires nacidos el 19 de enero, está un canónigo de Xàtiva que rehusó esconderse, afirmando: "Si hemos de morir, que nos maten los malos"


Cinco mártires del siglo XX en España nacieron un 19 de enero, por orden temporal de su martirio: un sacerdote claretiano cartagenero asesinado en Barbastro; un terciario capuchino valenciano; un hospitalario madrileño y otro granadino asesinados en Paracuellos; y el canónigo de la Colegiata de Xàtiva (Valencia). Continuar leyendoSi hemos de morir, que nos maten los malos Entre los cinco mártires nacidos el 19 de enero, está un canónigo de Xàtiva que rehusó esconderse, afirmando: “Si hemos de morir, que nos maten los malos”

Facebooktwitteryoutube

En un mes no habló ni una docena de palabras, solo rezaba rosarios Fray Benito María de Burriana rezaba rosarios continuamente en la casa donde estuvo refugiado y de donde salió hacia el martirio


Además de a los cuatro nacidos el 26 de noviembre, me referiré a los mártires sevillanos de la Guerra Civil ya beatificados. En 2014, el arzobispo hispalense anunció la apertura de causas para 20 candidatos a beatos. No es cierto por tanto que no se hayan emprendido causas en Sevilla
Los nacidos un 26 de noviembre son, en el orden en que los asesinaron, un dominico leonés asesinado en Calanda, un sacerdote diocesano granadino, un amigoniano que en su refugio rezaba rosarios continuamente, y un hospitalario que había sido confitero en Ledesma (Soria). Continuar leyendoEn un mes no habló ni una docena de palabras, solo rezaba rosarios Fray Benito María de Burriana rezaba rosarios continuamente en la casa donde estuvo refugiado y de donde salió hacia el martirio

Facebooktwitteryoutube

Juan Álvarez de Castro y Muñoz, obispo asesinado por las tropas de Napoleón El obispo asesinado por las tropas de Napoleón en Coria durante la Guerra de Independencia y los mártires del 16 de septiembre de 1936


Cinco personas han sido beatificadas entre las asesinadas el miércoles 16 de septiembre de 1936: tres terciarios capuchinos en un pueblo de Valencia, un sacerdote escolapio –Ignacio Casanovas– en otro de Barcelona y otro diocesano en Almería. Añado algo sobre el que puede ser primer obispo mártir del siglo XIX en España.
Continuar leyendoJuan Álvarez de Castro y Muñoz, obispo asesinado por las tropas de Napoleón El obispo asesinado por las tropas de Napoleón en Coria durante la Guerra de Independencia y los mártires del 16 de septiembre de 1936

Facebooktwitteryoutube