Tres mártires, entre “unos 600” asesinados en Carrión de Calatrava Un mártir nacido un 17 de febrero está entre los asesinados en Carrión de Calatrava. Además un capuchino fue asesinado ese día por milicianos de UGT


Un capuchino mártir -fray Federico de Berga- fue asesinado en Barcelona el 17 de febrero de 1937. El día anterior, había sido apresado por milicianos de la UGT, según la biografía publicada antes de la beatificación de 26 capuchinos el 21 de noviembre de 2015. Además, otros 11 mártires del siglo XX en España nacieron un 17 de febrero: dos pasionistas y el superior provincial de esa congregación -navarros los primeros y cacereño el último-, un salesiano ilerdense, un marianista guipuzcoano, un carmelita pontevedrés, el párroco de Turís (Valencia), una hermana de la Doctrina Cristiana barcelonesa, un escolapio valenciano y dos dominicos (uno leonés y otro asturiano).

El superior de los pasionistas
Vicente (Nicéforo de Jesús y María) Díez Tejerina, sacerdote y superior provincial de los pasionistas, había nacido en Herreruela (Cáceres) en 1893 (tenía 43 años), fue asesinado en Manzanares (Ciudad Real) el 23 de julio de 1936 y beatificado en 1989 con 25 compañeros. Su historia la resumí en el post del 3 de febrero.

En vez del Padrenuestro, gritad: ¡viva el comunismo!
Antonio Enrique Canut Isús, sacerdote salesiano de la comunidad de Ronda (Málaga), había nacido en Llessui (Lleida) en 1874 (tenía 62 años), fue asesinado el 24 de julio de 1936 en la misma ciudad y beatificado en 2007 con otros 72 salesianos.

En Ronda habían quemado el 19 de julio la iglesia de los Descalzos y el día 20 otras 14. Los salesianos del colegio El Castillo fueron respetados incluso a mediodía del 21, cuando los milicianos armados hicieron un primer registro. El día 23 fue más duro, y cada salesiano fue cacheado entre insultos y blasfemias. Conminado a decir dónde escondía armas, el director –Antonio Dionisio Torrero Luque, era el mayor de los 10 hijos de un zapatero cordobés, profesó en 1907, fue ordenado sacerdote en 1913- contestó: Disparadme si queréis, pero sabed que matáis a un inocente.

En el saqueo consiguiente, quemaron ornamentos e imágenes, y profanaron la Eucaristía. El día 24, concentraron a todos los salesianos en el cuarto del portero mientras volvían a registrar concienzudamente. Hacia la una los expulsaron del colegio, y mientras recogían sus cosas les conminaban:
– Ahora en vez de tantos Padrenuestros, gritad con nosotros y bien fuerte ¡Viva el comunismo libertario!
Torrero estaba emocionado hasta el punto de no poder despedirse mientras se abrazaban:
– Bueno, adiós hijitos. Hasta el…
Cuatro milicianos condujeron a Torrero y al más anciano de los salesianos, Enrique Canut, a casa de José Furest, cooperador salesiano que a los pocos días sería también asesinado. Torrero saludó allí a un amigo médico: “Apriete fuerte, que está abrazando a un mártir”. Al atardecer, varios milicianos se llevaron a los salesianos, prometiendo: “estén tranquilos, que no les pasará nada malo”. Salieron hacia el barrio de san Francisco, subiendo la calle Cuesta de las Imágenes. Enrique Canut, anciano, veía poco, y Antonio Torrero, que sufría de hemiplejia, tampoco podía andar de prisa. Ambos cayeron varias veces. En el Huerto del Gómez, los milicianos discutieron y ataron con alambres las manos de los presos. Después, uno detrás del otro, los fusilaron entre los peñascos del lugar llamado Corral de los Potros. Las últimas palabras de Torrero fueron: “Perdónales, Señor, porque no saben lo que hacen”. Los cadáveres quedaron 24 horas en el campo. El médico que hizo la autopsia declaró en el proceso de beatificación:

“El Padre Torrero tenía su sonrisa habitual. Por las heridas hinchadas, con rasguños y pérdida de piel, por las ropas llenas de polvo, se deducía que los habían arrastrado antes de expirar. Los presentes en la autopsia decían que los mártires los habían perdonado”.
Continuar leyendoTres mártires, entre “unos 600” asesinados en Carrión de Calatrava Un mártir nacido un 17 de febrero está entre los asesinados en Carrión de Calatrava. Además un capuchino fue asesinado ese día por milicianos de UGT

Facebooktwitteryoutube

Sintió pena por sus verdugos. Mártires del barco prisión Alfonso Pérez Los mártires del 27 de diciembre de 1936 son tres de los 156 presos asesinados ese día en la matanza en el barco prisión Alfonso Pérez, en Santander


Del 27 de diciembre de 1936 hay tres beatos: un laico, un sacerdote escolapio y otro capuchino. Son tres de los 156 presos asesinados ese día en la matanza organizada en el barco prisión Alfonso Pérez, en Santander. Continuar leyendoSintió pena por sus verdugos. Mártires del barco prisión Alfonso Pérez Los mártires del 27 de diciembre de 1936 son tres de los 156 presos asesinados ese día en la matanza en el barco prisión Alfonso Pérez, en Santander

Facebooktwitteryoutube

Cinco Hijas de la Caridad mártires, de 51 a 72 años De los 13 beatos del 9 de diciembre, 11 murieron en Paterna (incluidas cinco Hijas de la Caridad mártires), otro en Llombai y el último en Barcelona


De los 13 beatos del 9 de diciembre de 1936, 11 murieron en el Picadero de Paterna (cinco sacerdotes salesianos, cinco Hijas de la Caridad mártires con una seglar que convivía con ellas), otro era un escolapio muerto en la misma provincia y el último un lasaliano en Barcelona.
Continuar leyendoCinco Hijas de la Caridad mártires, de 51 a 72 años De los 13 beatos del 9 de diciembre, 11 murieron en Paterna (incluidas cinco Hijas de la Caridad mártires), otro en Llombai y el último en Barcelona

Facebooktwitteryoutube

Vengadme como cristianos: devolviendo bien Bartolomé Blanco, patrón de la juventud católica cordobesa, pidió a su familia que respondieran perdonando y devolviendo bien a sus asesinos


El número de los beatificados entre quienes hallaron muerte violenta el 2 de octubre de 1936 asciende a 18: cuatro salesianos -entre ellos, Enrique Saiz y Pedro Artolozaga– y un sacerdote -el padre Isidoro– de los Sagrados Corazones en Madrid; en Alicante dos sacerdotes que eran hermanos y una catequista y obrera (Florencia Caerols); dos sacerdotes, también hermanos, en Almería; una servita y un salesiano en Valencia; un escolapio y un operario diocesano –Isidoro Bover– en Castellón; dos dominicos en el barco prisión Cabo Quilates, en Bilbao; un claretiano en Fernán Caballero (Ciudad Real) –Felipe González-Heredia Barahona, el último de los asesinados allí- y un laico en Jaén. Continuar leyendoVengadme como cristianos: devolviendo bien Bartolomé Blanco, patrón de la juventud católica cordobesa, pidió a su familia que respondieran perdonando y devolviendo bien a sus asesinos

Facebooktwitteryoutube

Murió de rodillas y perdonando, como Cristo a sus verdugos El párroco de Cantoria murió perdonando, lo mismo que el coadjutor de Garrucha, que se negó a blasfemar y regaló su traje


Entre quienes fueron asesinados el martes 22 de septiembre de 1936 han sido beatificados 17: seis franciscanos en Azuaga (Badajoz); una mujer laica –Josefina Moscardó-, tres miembros del clero secular y un escolapio –Vicente Pelufo, Vicente Sicluna, Germán Gozalvo y Carlos Navarro– en la provincia de Valencia, dos lasalianos -los hermanos Antonio Gil y Félix Adriano– en la provincia de Teruel, dos salesianos en la de Madrid y dos sacerdotes diocesanos en la de Almería.
Continuar leyendoMurió de rodillas y perdonando, como Cristo a sus verdugos El párroco de Cantoria murió perdonando, lo mismo que el coadjutor de Garrucha, que se negó a blasfemar y regaló su traje

Facebooktwitteryoutube

Juan Álvarez de Castro y Muñoz, obispo asesinado por las tropas de Napoleón El obispo asesinado por las tropas de Napoleón en Coria durante la Guerra de Independencia y los mártires del 16 de septiembre de 1936


Cinco personas han sido beatificadas entre las asesinadas el miércoles 16 de septiembre de 1936: tres terciarios capuchinos en un pueblo de Valencia, un sacerdote escolapio –Ignacio Casanovas– en otro de Barcelona y otro diocesano en Almería. Añado algo sobre el que puede ser primer obispo mártir del siglo XIX en España.
Continuar leyendoJuan Álvarez de Castro y Muñoz, obispo asesinado por las tropas de Napoleón El obispo asesinado por las tropas de Napoleón en Coria durante la Guerra de Independencia y los mártires del 16 de septiembre de 1936

Facebooktwitteryoutube

Perdonó a los que lo mataban y uno dijo: basta o acabará por convertirnos El escolapio Matías (de San Agustín) Cardona habló a los milicianos perdonándoles, hasta que uno interrumpió: Este acabará por convertirnos


De los asesinados el jueves 20 de agosto de 1936, han sido beatificados 16: ocho de los 74 religiosos fusilados esa madrugada en Léridatres mercedarios, dos sacerdotes hijos de la Sagrada Familia –Pedro Sadurní Reventós y Juan Cuscó Oliver-, un sacerdote de la diócesis de Urgell -Pau Segalà Solè- y dos sacerdotes carmelitas -su hermano Francesc (de la Asunción) Segalà Solè y Jaume (Silveri de San Luis Gonzaga) Perucho Fontarro-; un sacerdote operario –Cristòfol Baqués Almirall– y un lasaliano -el hermano Celestino Antonio, al que acusaron de espía– en la provincia de Barcelona; un sacerdote secular –Magí Albaigés Escoda– en Tarragona; un escolapio en Castellón; una seglar –María Climent Mateu– en Xàtiva (Valencia), y en la provincia de Almería otros dos laicos más un sacerdote.
Continuar leyendoPerdonó a los que lo mataban y uno dijo: basta o acabará por convertirnos El escolapio Matías (de San Agustín) Cardona habló a los milicianos perdonándoles, hasta que uno interrumpió: Este acabará por convertirnos

Facebooktwitteryoutube

El mártir que cantaba a la Virgen: “Salva presurosa al pueblo español” Cuando arrestaron a Florencio López, párroco almeriense, marchó cantando a la Virgen: "Salva presurosa al pueblo español"


Entre las personas asesinadas el lunes 17 de agosto de 1936 han sido beatificadas 15: siete hermanos y un sacerdote hospitalarios de Málaga; tres sacerdotes seculares –Josep Mañé, Miquel Rué y Magín Civit– en Tarragona; un religioso y un sacerdote capuchinos en Madrid, un escolapio –Enrique (de los Sagrados Corazones) Canadell Quintana– en Gerona y un párroco en Almería. Continuar leyendoEl mártir que cantaba a la Virgen: “Salva presurosa al pueblo español” Cuando arrestaron a Florencio López, párroco almeriense, marchó cantando a la Virgen: “Salva presurosa al pueblo español”

Facebooktwitteryoutube

Cómo hicieron sufrir a aquella pobre monja para arrancarle su pureza Los asesinos que trataron de manchar la pureza de sor Patrocinio de San José reconocieron: ¡A esta sí que la podrán hacer virgen y mártir!


De los asesinados en vísperas de la Asunción de 1936, 19 han sido declarados beatos: en Asturias cinco capuchinos más un sacerdote paúl, masacrados con un centenar de personas en Gijón; en la provincia de Castellón, dos hermanos de La Salle en Benicarló, un escolapio en Almazora y un operario diocesano en Vilar de Canes; tres carmelitas en Hinojosa del Duque (Córdoba); en la provincia de Tarragona dos sacerdotes diocesanos –Andreu Prats Barrufet y Jocund Bonet Mercadé-; uno más en Valencia –Félix Yuste Cava– y otro en la provincia de Ávila; en Madrid un sacerdote de los Sagrados Corazones-Luis Roz Ezcurra-, y una carmelita en la provincia de Barcelona. Continuar leyendoCómo hicieron sufrir a aquella pobre monja para arrancarle su pureza Los asesinos que trataron de manchar la pureza de sor Patrocinio de San José reconocieron: ¡A esta sí que la podrán hacer virgen y mártir!

Facebooktwitteryoutube

En Peralta, la calle se llenó de gente para despedir a los mártires Faustino Oteiza, uno de los dos escolapios de Peralta martirizados el 9 de agosto de 1936, antes de salir confesó y bendijo a las personas de la casa


Los beatificados que fueron asesinados el 9 de agosto de 1936 suman hasta el momento 21: tres en Barbastro -el obispo Florentino Asensio Barroso-, un laico —el primer gitano beatificado, Ceferino Giménez Malla (El Pelé)— y un monje del Pueyo –Mariano Sierra Almázor-; más, dentro de la misma provincia de Huesca, dos escolapios; siete hospitalarios colombianos de la comunidad madrileña de Ciempozuelos, asesinados en Barcelona, al igual que un hermano de La Salle y un sacerdote de la Sagrada Familia; un sacerdote operario diocesano en Tarragona y otro-Guillermo Plaza Hernández– en Toledo, provincia en la que además mataron al párroco de La Puebla de Don Fadrique; en la provincia de Madrid, mataron al capellán de los lasalianos de Griñón y a un coadjutor salesiano –José María Celaya Badiola– en la capital; otro sacerdote, capuchino, fue asesinado en Carcaixent (Valencia); y un sacerdote redentorista –Julián Pozo y Ruiz de Samaniego– lo fue en Cuenca. Continuar leyendoEn Peralta, la calle se llenó de gente para despedir a los mártires Faustino Oteiza, uno de los dos escolapios de Peralta martirizados el 9 de agosto de 1936, antes de salir confesó y bendijo a las personas de la casa

Facebooktwitteryoutube