Le cortaron la lengua para que no diera vivas a Cristo Rey La laica valenciana Francisca Cualladó no paraba de dar vivas a Cristo Rey y por eso le cortaron la lengua antes de fusilarla

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Ocho de las personas asesinadas el sábado 19 de septiembre de 1936 han sido beatificadas: dos laicas uruguayas –Dolores y Consuelo Aguiar-Mella y Díaz, las primeras beatas y mártires de ese país- y una religiosa escolapia -la madre María de Jesús– en Madrid, un hospitalario dentro de la misma provincia, dos sacerdotes diocesanos en la de Alicante –Fernando García Sendra y José García Mas-, una mujer laica en la de Valencia y un sacerdote granadino en Almería. Continuar leyendoLe cortaron la lengua para que no diera vivas a Cristo Rey La laica valenciana Francisca Cualladó no paraba de dar vivas a Cristo Rey y por eso le cortaron la lengua antes de fusilarla

No ocultó que era religioso, porque “nada es más hermoso que morir por Cristo” A fray Pedro de Alcántara trataron de presentarlo como un pobre en un registro, pero él no ocultó que era religioso y lo detuvieron para matarlo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Seis son las personas beatificadas entre las asesinadas el viernes 11 de septiembre de 1936: un sacerdote diocesano en la provincia de Valencia, un religioso hospitalario en Barcelona, un operario diocesano en la provincia de Tarragona y otro en la de Castellón, más un franciscano en la de Murcia y el estudiante ovetense de 24 años Antonio González Alonso, ejecutado por no pisar un cuadro religioso.
Continuar leyendoNo ocultó que era religioso, porque “nada es más hermoso que morir por Cristo” A fray Pedro de Alcántara trataron de presentarlo como un pobre en un registro, pero él no ocultó que era religioso y lo detuvieron para matarlo

La crueldad de los revolucionarios dejó mudo a uno que presenció su detención El padre Manzanico fue martirizado el 1 de septiembre en Almería; uno de los que presenció su apresamiento quedó mudo y a cura lo mutilaron al arrastrarle

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

De las personas asesinadas el martes 1 de septiembre de 1936 han sido beatificadas 29: 12 hospitalarios de San Juan de Dios de Carabanchel Alto asesinados en Boadilla del Monte (Madrid); ocho sacerdotes diocesanos almeriensescinco lasalianos -los hermanos Hugo Bernabé y Leonci Joaquim en Vinyols i els Arcs; los hermanos Buenaventura Pío, Claudio José y Ángel Amado en Tortosa- y un operario diocesano en la provincia de Tarragona; y en la de Barcelona una dominica contemplativa y el párroco de Santa María de Mataró –Josep Samsó i Elías; además, otro sacerdote diocesano –Alfonso Sebastiá Viñals– en Paterna (Valencia).
Continuar leyendoLa crueldad de los revolucionarios dejó mudo a uno que presenció su detención El padre Manzanico fue martirizado el 1 de septiembre en Almería; uno de los que presenció su apresamiento quedó mudo y a cura lo mutilaron al arrastrarle

Fusilaron a los otros. A él lo echaron vivo a un horno de cal encendido Al laico Arturo Ros lo echaron vivo a un horno de cal encendido el mismo día en que a un sacerdote lo arrojaron a las calderas del acorazado Jaime I

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el viernes 28 de agosto de 1936 han sido beatificados 35: 15 benedictinos del Pueyo, en Barbastro; seis lasalianos -los hermanos Agapito Modesto, Elías Paulino, Daniel Antonino, Jacint Jordi, Eladio Vicente y Anselmo Fèlix (víctimas, con el párroco de Cambrils, Isidre Fàbregas Gils, de una saca del barco Río Segre)- más otro sacerdote secular en la provincia de Tarragona y uno de la misma diócesis en la provincia de Lleida; en la de Valencia dos laicosJuan Bautista Faubel y Arturo Ros, a quien echaron a un horno de cal encendido- y un sacerdote capuchino; en Almería tres sacerdotes diocesanos; en Barcelona dos religiosos hospitalariosServiliano Solá Jiménez (hermano Luis Beltrán) y Alejandro (hermano Mauricio) Íñiguez de Heredia Alzola-; un sacerdote diocesano en la provincia de Albacete, otro en la de Jaén y otro en la de Ávila.
Continuar leyendoFusilaron a los otros. A él lo echaron vivo a un horno de cal encendido Al laico Arturo Ros lo echaron vivo a un horno de cal encendido el mismo día en que a un sacerdote lo arrojaron a las calderas del acorazado Jaime I

Dan una comilona tras matar al párroco y se hacen fotos con sus gafas Al sacerdote Liberio González lo mataron sus paisanos en Santa Ana de Pusa, a los que prometió: Dios os perdonará; luego se hicieron fotos con sus gafas

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Los beatificados del martes 18 de agosto de 1936 son 23: ocho carmelitas de la antigua observancia en Carabanchel Bajo (Madrid), más otro –Eliseo María Camargo Montes– en Córdoba; cuatro dominicos en Asturias; cuatro hermanos de La Salle: dos en la provincia de Barcelona, uno en la de Castellón y otro –Joseph Henri Chamayou, asesinado con el párroco de Andorra- en Lleida; dos estudiantes claretianos en Barbastro; un operario diocesano en la provincia de Teruel –Martín Martínez Pascual, del que se ha hablado abundantemente en este blog, ya que durante mucho tiempo se le confundió con el hombre cuya imagen es portada de Holocausto católico, aunque el retratado es un miliciano-; un sacerdote secular en la de Valencia –Vicente María Izquierdo Alcón, que salvó la imagen ya profanada de la Virgen de los Desamparados-; otro en la de Toledo; más un sacerdote que era novicio hospitalario en Valdemoro (Madrid). Continuar leyendoDan una comilona tras matar al párroco y se hacen fotos con sus gafas Al sacerdote Liberio González lo mataron sus paisanos en Santa Ana de Pusa, a los que prometió: Dios os perdonará; luego se hicieron fotos con sus gafas

El mártir que cantaba a la Virgen: “Salva presurosa al pueblo español” Cuando arrestaron a Florencio López, párroco almeriense, marchó cantando a la Virgen: "Salva presurosa al pueblo español"

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre las personas asesinadas el lunes 17 de agosto de 1936 han sido beatificadas 15: siete hermanos y un sacerdote hospitalarios de Málaga; tres sacerdotes seculares –Josep Mañé, Miquel Rué y Magín Civit– en Tarragona; un religioso y un sacerdote capuchinos en Madrid, un escolapio –Enrique (de los Sagrados Corazones) Canadell Quintana– en Gerona y un párroco en Almería. Continuar leyendoEl mártir que cantaba a la Virgen: “Salva presurosa al pueblo español” Cuando arrestaron a Florencio López, párroco almeriense, marchó cantando a la Virgen: “Salva presurosa al pueblo español”

Arcipreste de Puente del Arzobispo: Aún no me mateis, que os voy a bendecir Antes de ser fusilado, el sacerdote Domingo Sánchez pidió tiempo para bendecir a sus asesinos, diciendo: perdónales, porque no saben lo que hacen

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el miércoles 12 de agosto de 1936 hay 30 beatos. Fueron el obispo auxiliar de Tarragona –Manuel Borràs Ferré-, muerto el mismo día que cuatro sacerdotes de su diócesis, un carmelita –Carles (de Jesús María) Barrufet Tost– y un operario diocesano en esa provincia; el titular de Jaén, Manuel Basulto Jiménez, muerto junto con su vicario Félix Pérez Portela en la matanza del Tren de la Muerte en la localidad madrileña de Vallecas, donde ese mismo día fueron asesinadas dos Hermanas de la Caridad; otras cinco en Puerta de Hierro y un hospitalario, que fue asesinado en Valdemoro. En distintos lugares de la capital asesinaron también a un sacerdote dominico y otro capuchino –Fernando (de Santiago) Olmedo Reguera-; cinco sacerdotes y un cooperador claretianos fueron mártires en Barbastro, y en la misma provincia de Huesca mataron a dos sacerdotes diocesanos en Monzón: José Jordán Blecua y José Nadal Guiu. También mataron al párroco de Puente del Arzobispo (Toledo) y a una mujer de la Institución Teresiana en Hornachuelos (Córdoba). En Barcelona, fue martirizado un sacerdote capuchino.

Sobre la matanza del Tren de la Muerte he publicado un comentario de María Luisa Alonso, autora del libro Luz para el olvido. Continuar leyendoArcipreste de Puente del Arzobispo: Aún no me mateis, que os voy a bendecir Antes de ser fusilado, el sacerdote Domingo Sánchez pidió tiempo para bendecir a sus asesinos, diciendo: perdónales, porque no saben lo que hacen

Eran tan moderados que llamaron al comité vecino para matar a los maristas El comité de Estopiñán no se atrevía a matar a los maristas que le pidieron un salvoconducto, y pidió al comité de Alguaire que lo hiciera

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre las víctimas de la violencia revolucionaria del martes 11 de agosto de 1936 han sido beatificadas doce: tres maristas asesinados en Saganta (Huesca) y dos -los hermanos Benigno José y Adrián– en Paracuellos de Jarama (Madrid); dos hospitalarios en Valencia y dos laicos –Carlos Díaz García y Rafael Alonso Gutiérrez– en una localidad (Agullent) de esa misma provincia; un lasaliano -el hermano Justino Gabriel, sádicamente torturado- en Peñíscola (Castellón); un salesiano –Miguel Domingo Cendra– en Tarragona; y el padre Teófilo de los Sagrados Corazones -Benjamín Fernández de Legaria Goñi– en El Escorial (Madrid).
Continuar leyendoEran tan moderados que llamaron al comité vecino para matar a los maristas El comité de Estopiñán no se atrevía a matar a los maristas que le pidieron un salvoconducto, y pidió al comité de Alguaire que lo hiciera

En Peralta, la calle se llenó de gente para despedir a los mártires Faustino Oteiza, uno de los dos escolapios de Peralta martirizados el 9 de agosto de 1936, antes de salir confesó y bendijo a las personas de la casa

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Los beatificados que fueron asesinados el 9 de agosto de 1936 suman hasta el momento 21: tres en Barbastro -el obispo Florentino Asensio Barroso-, un laico —el primer gitano beatificado, Ceferino Giménez Malla (El Pelé)— y un monje del Pueyo –Mariano Sierra Almázor-; más, dentro de la misma provincia de Huesca, dos escolapios; siete hospitalarios colombianos de la comunidad madrileña de Ciempozuelos, asesinados en Barcelona, al igual que un hermano de La Salle y un sacerdote de la Sagrada Familia; un sacerdote operario diocesano en Tarragona y otro-Guillermo Plaza Hernández– en Toledo, provincia en la que además mataron al párroco de La Puebla de Don Fadrique; en la provincia de Madrid, mataron al capellán de los lasalianos de Griñón y a un coadjutor salesiano –José María Celaya Badiola– en la capital; otro sacerdote, capuchino, fue asesinado en Carcaixent (Valencia); y un sacerdote redentorista –Julián Pozo y Ruiz de Samaniego– lo fue en Cuenca. Continuar leyendoEn Peralta, la calle se llenó de gente para despedir a los mártires Faustino Oteiza, uno de los dos escolapios de Peralta martirizados el 9 de agosto de 1936, antes de salir confesó y bendijo a las personas de la casa

Un lustro antes que Kolbe, se ofreció a cambio de un preso al que iban a matar El sacerdote Josep Colom quiso morir a cambio de un preso que era padre de familia y esperaba un hijo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Siete de los 14 beatificados entre las personas asesinadas el martes 4 de agosto de 1936 lo fueron en la provincia de Valencia: cuatro maristas -uno de ellos francés- en la checa de la calle Sagunto, un postulante y un sacerdote de la pequeña obra de la Divina Providencia en El Saler, más el párroco de La Pobla Llarga –Vicente Gregorio Rubiols Castelló, fusilado por personas a las que había bautizado-; a ellos hay que sumar un sacerdote y dos coadjutores salesianos en Barcelona; en Tarragona el vicario de Montblanc y el párroco de Barberà –Francesc Mercader Randé-; más un religioso hospitalario en Madrid y el laico adorador nocturno almeriense Luis Quintas Durán.

Continuar leyendoUn lustro antes que Kolbe, se ofreció a cambio de un preso al que iban a matar El sacerdote Josep Colom quiso morir a cambio de un preso que era padre de familia y esperaba un hijo