Hay que matar a todos los curas, decía la chica que lo denunció a la CNT El padre Eladio se refugió en una pensión donde trabajaba una muchacha que decía que había que matar a todos los curas; lo delató y vinieron a por él


El mártir vicenciano Vicente Queralt.
El mártir vicenciano Vicente Queralt.

Entre los siete beatificados que nacieron un 16 de noviembre, están, en el orden en que fueron asesinados, el franciscano padre Alfonso López; el padre Eladio López, de los Sagrados Corazones, al que denunció una empleada de la pensión en que se refugió, que decía que había que matar a todos los curas; el marista José Valencia Janices, primer beato de Paracuellos; el operario diocesano padre Josep Pla; el salesiano Federico Cobo Sanz, de solo 16 años;  el hospitalario Leandro Aloy; y el de más reciente beatificación, el sacerdote paúl Vicente Queralt.

Continuar leyendoHay que matar a todos los curas, decía la chica que lo denunció a la CNT El padre Eladio se refugió en una pensión donde trabajaba una muchacha que decía que había que matar a todos los curas; lo delató y vinieron a por él

Facebooktwitteryoutube

Le mutilaron antes de fusilarle en Torrejón de Ardoz El padre del oblato Serviliano Riaño reconoció el cadáver de su hijo, al que mutilaron antes de fusilarle, y expresó su convicción de que fue mártir


Cuatro son los beatos del 8 de noviembre: el lasaliano Maximino Serrano Sáiz (hermano José Alfonso) y el sacerdote paúl Laureano Pérez Carrascal, asesinados en Paracuellos, y dos de las 414 personas sacadas ese domingo de la cárcel Modelo que fueron asesinadas en el Soto de Aldovea, en Torrejón de Ardoz (Madrid): Serviliano Riaño, oblato de María Inmaculada, y Antolín Pablos, sacerdote benedictino. Continuar leyendoLe mutilaron antes de fusilarle en Torrejón de Ardoz El padre del oblato Serviliano Riaño reconoció el cadáver de su hijo, al que mutilaron antes de fusilarle, y expresó su convicción de que fue mártir

Facebooktwitteryoutube

El mártir anónimo de Siétamo fotografiado por Juan Guzmán La foto que Juan Guzmán tomó en Siétamo (Huesca) a un mártir anónimo sigue sin publicarse, ya que EFE puso ese pie a la foto de un miliciano


El 24 de octubre de 1936 fue asesinado uno de los hasta ahora beatificados como mártires del siglo XX en España: el sacerdote paúl Amado García Sánchez, que confesó a 300 presos y fue condenado a muerte por celebrar misa. Puesto que ya está biografiado en este blog, dedico el resto de esta entrada al mártir anónimo de Siétamo, al que me referí de nuevo al saberse que la foto que supuestamente le hizo antes de morir el fotógrafo Juan Guzmán no ha salido a la luz y la que se publicó con ese pie de foto correspondía a un miliciano.


Continuar leyendoEl mártir anónimo de Siétamo fotografiado por Juan Guzmán La foto que Juan Guzmán tomó en Siétamo (Huesca) a un mártir anónimo sigue sin publicarse, ya que EFE puso ese pie a la foto de un miliciano

Facebooktwitteryoutube

A sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: "no sabéis el bien que me vais a hacer"


Entre los asesinados el jueves 27 de agosto de 1936 han sido beatificados diez: dos dominicos –José María López Carrillo y Pedro Ibáñez Alonso, que habían sido misioneros en China– y un capuchino –Quirino Díez del Blanco (padre Gregorio de La Mata)– en Madrid; otro sacerdote de la misma congregación en Dènia (Alicante); dos sacerdotes diocesanos en la provincia de Valencia; un sacerdote agustino –Florencio Alonso Ruiz-, un paúl en Asturias, un marista –Casimiro González García (el hermano Crisanto)- en la provincia de Lleida y una religiosa de San José en Barcelona.
Esta es la de beatificación más cercana, el 5 de septiembre de 2015 en Girona junto con otras dos religiosas de su congregación que fueron asesinadas el 30 de agosto. La hermana Facunda (Catalina Margenat Roura) estaba visitando un enfermo cuando su convento barcelonés fue asaltado, así que permaneció refugiada con una familia, hasta que la portera la delató. Al marchar hacia el martirio, se despidió amablemente de su delatora. En tiempo de persecución había comentado: “¡quisiera dar la vida para que se conviertan estos asesinos que van contra Dios y la Iglesia! Hermanas, recemos por su conversión” (más en la biografía de su congregación y en Wiki Martyres).
Continuar leyendoA sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: “no sabéis el bien que me vais a hacer”

Facebooktwitteryoutube

Escapó a varias batidas de cazacuras, hasta que lo denunciaron en su pueblo El sacerdote Isidre Torres tuvo que abandonar varios refugios para escapar a partidas de cazacuras, hasta que lo detuvo el comité de comité de Blancafort


Entre los asesinados el lunes 24 de agosto de 1936 han sido beatificados seis: el hermano marista Jorge Luis, cuyo caso ya vimos en Toledo, un sacerdote diocesano en la provincia de Albacete, otro en Tarragona, un salesiano en Madrid –Félix González Tejedor-, un sacerdote de la Congregación de la Misión –Fortunato Velasco Tobar– en Teruel y otro capuchino –Luis Valls Matamales (padre Ambrosio de Benaguacil)– en Valencia. Continuar leyendoEscapó a varias batidas de cazacuras, hasta que lo denunciaron en su pueblo El sacerdote Isidre Torres tuvo que abandonar varios refugios para escapar a partidas de cazacuras, hasta que lo detuvo el comité de comité de Blancafort

Facebooktwitteryoutube

Cómo hicieron sufrir a aquella pobre monja para arrancarle su pureza Los asesinos que trataron de manchar la pureza de sor Patrocinio de San José reconocieron: ¡A esta sí que la podrán hacer virgen y mártir!


De los asesinados en vísperas de la Asunción de 1936, 19 han sido declarados beatos: en Asturias cinco capuchinos más un sacerdote paúl, masacrados con un centenar de personas en Gijón; en la provincia de Castellón, dos hermanos de La Salle en Benicarló, un escolapio en Almazora y un operario diocesano en Vilar de Canes; tres carmelitas en Hinojosa del Duque (Córdoba); en la provincia de Tarragona dos sacerdotes diocesanos –Andreu Prats Barrufet y Jocund Bonet Mercadé-; uno más en Valencia –Félix Yuste Cava– y otro en la provincia de Ávila; en Madrid un sacerdote de los Sagrados Corazones-Luis Roz Ezcurra-, y una carmelita en la provincia de Barcelona. Continuar leyendoCómo hicieron sufrir a aquella pobre monja para arrancarle su pureza Los asesinos que trataron de manchar la pureza de sor Patrocinio de San José reconocieron: ¡A esta sí que la podrán hacer virgen y mártir!

Facebooktwitteryoutube

No consentiré que lo profanen, dijo cuando le encontraron un Evangelio Al hermano Alejo Andrés unos milicianos le encontraron un Evangelio al registrarle en la calle, dijeron que era cura y lo mataron


Nueve son las víctimas beatificadas del lunes 3 de agosto de 1936: cuatro en la provincia de Barcelona (dos franciscanos, el salesiano Francisco Bandrés Sánchez y Josep Guardiet Pujol, párroco de Rubí); uno en la de Alicante (el párroco de Pedreguer, Salvador Ferrandis Seguí); otro en la de Málaga (un capuchino linchado en Antequera, fray Luis de Valencina-Gerónimo Limón Márquez); dos hermanos de La Salle en Madrid –Eleuterio Mancho López y Patricio Beobide– y un sacerdote de la Congregación de la Misión en Asturias.
Continuar leyendoNo consentiré que lo profanen, dijo cuando le encontraron un Evangelio Al hermano Alejo Andrés unos milicianos le encontraron un Evangelio al registrarle en la calle, dijeron que era cura y lo mataron

Facebooktwitteryoutube

Pidió rezar y morir de frente, perdonando y bendiciendo a sus enemigos Al dominico Francisco Calvo Burillo lo mataron en su pueblo, Híjar (Teruel) y respondió a las blasfemias e insultos rezando, perdonando y bendiciendo


El domingo 2 de agosto de 1936 fueron asesinadas nueve personas que han sido beatificadas: tres sacerdotes claretianos en Barbastro, en la provincia de Teruel un dominico y un sacerdote de la Congregación de la Misión –Leoncio Pérez Nebreda-, el ecónomo de la catedral de Tarragona, un sacerdote terciario capuchino en Madrid, un sacerdote operario diocesano –Miguel Amaro Ramírez– en Toledo y un salesiano más en Ronda (Málaga).
Continuar leyendoPidió rezar y morir de frente, perdonando y bendiciendo a sus enemigos Al dominico Francisco Calvo Burillo lo mataron en su pueblo, Híjar (Teruel) y respondió a las blasfemias e insultos rezando, perdonando y bendiciendo

Facebooktwitteryoutube

No lo iban a matar, pero se abrazó a su amigo sacerdote Sebastián Llorens abrazó a su amigo sacerdote Jaime Puig cuando los milicianos le iban a disparar, y los mataron a los dos juntos


El jueves 30 de julio de 1936 vio morir a 34 personas que hasta hoy día han sido beatificadas. El grupo más numeroso es el de los 15 hospitalarios de Calafell (Tarragona), seguido por los siete hermanos de La Salle asesinados en la Casa de Campo madrileña (los llamados mártires de la Editorial Bruño), más uno en Barcelona. En la localidad turolense de Castelserás, fueron asesinados el párroco y dos dominicos, a los que hay que sumar un religioso de la Congregación de la Misión en Alcorisa. La agenda trágica se completa con la muerte de un sacerdote diocesano en Tarragona –Rafael Martí Figueras– y otro en Toledo, dos carmelitas en Cabañas de la Sagra (Toledo), el salesiano Sergio Cid Pazo, arrojado de un tranvía en marcha en Barcelona, y en Blanes (Girona) el religioso director del colegio de Santa María y un laico exalumno suyo. Continuar leyendoNo lo iban a matar, pero se abrazó a su amigo sacerdote Sebastián Llorens abrazó a su amigo sacerdote Jaime Puig cuando los milicianos le iban a disparar, y los mataron a los dos juntos

Facebooktwitteryoutube

A mí me podéis matar, pero a Dios no. ¡Viva Cristo Rey! Perdono a mis enemigos Antes de morir mártir, el sacerdote paúl Fortunato Velasco recordó a sus asesinos que a Dios no lo podían matar y deberían darle cuentas


Ocho mártires del siglo XX en España nacieron un 1 de junio: un sacerdote secular tarraconense y otro burgalés, un carmelita barcelonés y otro zamorano, una dominica alicantina, un lasaliano turolense, un paúl burgalés y una hermana de la Doctrina Cristiana de Valencia. Continuar leyendoA mí me podéis matar, pero a Dios no. ¡Viva Cristo Rey! Perdono a mis enemigos Antes de morir mártir, el sacerdote paúl Fortunato Velasco recordó a sus asesinos que a Dios no lo podían matar y deberían darle cuentas

Facebooktwitteryoutube