Profetizó que el Papa dedicaría una fiesta a los innumerables mártires de España Una de las dos laicas asesinadas el 21 de septiembre de 1936 anunció la futura veneración de los innumerables mártires de España.

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Once de los asesinados el lunes 21 de septiembre de 1936 han sido beatificados: tres laicos –Vicente Galbis, Manuel Torró y María de la Purificación Vidal Pastor– en la provincia de Valencia y una en la de Alicante; dos sacerdotes agustinos –Nicolás de Mier y Jacinto Martínez Ayuela– en Cuenca y uno en Málaga; dos sacerdotes trapenses en Santander, más un sacerdote franciscano –José Mariano (padre José María) Azurmendi de Larrínaga– en Azuaga (Badajoz) y otro de los Hijos de la Sagrada Familia en la de Barcelona.
Continuar leyendoProfetizó que el Papa dedicaría una fiesta a los innumerables mártires de España Una de las dos laicas asesinadas el 21 de septiembre de 1936 anunció la futura veneración de los innumerables mártires de España.

No os venguéis, dijo, antes de que le amputaran miembros y le sacaran los ojos Antes del simulacro de juicio y del martirio, el párroco de Conesa dijo a su madre: No lloréis mi muerte, no os venguéis

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Ocho de las personas asesinadas el 6 de septiembre de 1936 han sido beatificadas: dos hijas de María Auxiliadora y un sacerdote franciscano en Barcelona, un agustino y un capuchino en Asturias, un laico de Carcagente (Valencia), donde la revolución precedió a la guerra en dos meses, un sacerdote secular –Diego Llorca Llopis– en la provincia de Alicante y otro en la de Tarragona.
Continuar leyendoNo os venguéis, dijo, antes de que le amputaran miembros y le sacaran los ojos Antes del simulacro de juicio y del martirio, el párroco de Conesa dijo a su madre: No lloréis mi muerte, no os venguéis

A sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: "no sabéis el bien que me vais a hacer"

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el jueves 27 de agosto de 1936 han sido beatificados diez: dos dominicos –José María López Carrillo y Pedro Ibáñez Alonso, que habían sido misioneros en China– y un capuchino –Quirino Díez del Blanco (padre Gregorio de La Mata)– en Madrid; otro sacerdote de la misma congregación en Dènia (Alicante); dos sacerdotes diocesanos en la provincia de Valencia; un sacerdote agustino –Florencio Alonso Ruiz-, un paúl en Asturias, un marista –Casimiro González García (el hermano Crisanto)- en la provincia de Lleida y una religiosa de San José en Barcelona.
Esta es la de beatificación más cercana, el 5 de septiembre de 2015 en Girona junto con otras dos religiosas de su congregación que fueron asesinadas el 30 de agosto. La hermana Facunda (Catalina Margenat Roura) estaba visitando un enfermo cuando su convento barcelonés fue asaltado, así que permaneció refugiada con una familia, hasta que la portera la delató. Al marchar hacia el martirio, se despidió amablemente de su delatora. En tiempo de persecución había comentado: “¡quisiera dar la vida para que se conviertan estos asesinos que van contra Dios y la Iglesia! Hermanas, recemos por su conversión” (más en la biografía de su congregación y en Wiki Martyres).
Continuar leyendoA sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: “no sabéis el bien que me vais a hacer”

He vivido como cristiano y por cristiano me matáis A sus asesinos, el farmacéutico almeriense Juan José Vivas-Pérez Bustos les dijo que le mataban por haber vivido como cristiano

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados el martes 25 de agosto de 1936, han sido beatificados 22, diez de ellos murieron en la provincia de Tarragona en la primera matanza de presos del barco-prisión Río Segre: seis de ellos en Valls (cuatro sacerdotes seculares –Josep María Panadés, Antoni Prenafeta, Miquel Grau y Pere Farrés-,  un hermano coadjutor claretiano y el hermano capuchino fray Carmel de Colomers) y cuatro en Vila-rodona (hijos de la Sagrada Familia); además, hay dos agustinos y un salesiano en Málaga; los dominicos Vicente Álvarez Cienfuegos en Madrid y Luis Urbano en Valencia; dos capuchinos en Barcelona, un laico y un sacerdote en Almería, el lasaliano Salvio Tolosa en la provincia de Girona, el sacerdote secular Joan Vernet en la de Lleida y en Asturias el padre Juan Pérez Rodríguez, que comenzó la labor de los agustinos en Argentina. Continuar leyendoHe vivido como cristiano y por cristiano me matáis A sus asesinos, el farmacéutico almeriense Juan José Vivas-Pérez Bustos les dijo que le mataban por haber vivido como cristiano

Un seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los asesinados en la fiesta de la Asunción de 1936, la Iglesia católica ha beatificado a 36 personas: 20 claretianos de Barbastro; en Madrid dos capuchinos –Alejandro de Sobradillo, superior del convento de El Pardo, y el amigoniano Domingo de Alboraya-, dos dominicos –Maximino Fernández Marinas y José Santonja Pinsach– y una carmelita descalza -la primera farmacéutica mártir: María Sagrario de San Luis Gonzaga-; tres hermanos de las Escuelas Cristianas -los hermanos Alberto Flos en Benicarló y Clemente Vea en San Mateo- en la provincia de Castellón; dos sacerdotes de la diócesis de Tarragona –Agustí Ibarra y Joan Ceró- en Barcelona; un sacerdote agustino –Severiano Montes– en Asturias, otro en Motril (Granada) –Vicente Soler, exprior general- y otro –Manuel Formigo– en Málaga; un sacerdote salesiano –Francisco Míguez– al que quemaron vivo, también en Málaga; más un sacerdote diocesano en Ávila y un laico, cuñado del poeta Rafael Alberti, en Almería.
Continuar leyendoUn seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo

Salvio Huix, el obispo que vaticinó su martirio tras visitar al Papa Durante la República, el que fue obispo de Ibiza vaticinó su martirio "si fuera menester, con la ayuda de la divina gracia"

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

De las 22 personas beatificadas entre las que fueron asesinadas el miércoles 5 de agosto de 1936, el grupo más numeroso son diez agustinos en Fuentelahiguera (Valencia). La víctima más destacada, sin embargo, es el primer obispo beatificado, el de Lleida. Además, hay tres sacerdotes seculares en TarragonaPau Virgili Monfà, Joan Gibert Galofré y Lluís Domingo Mariné-, tres dominicos en Madrid -pero del convento de Ocaña: Manuel Moreno Martínez, Víctor García Ceballos y Eduardo González Santo Domingo-, dos mercedariosJosé Trallero Lou y Jaime Codina Casellas– en un pueblo de Teruel, un hermano de La Salle en Girona, un benedictino del Pueyo en Barbastro (Huesca) y el arcipreste de Talavera de la Reina (Toledo).
Continuar leyendoSalvio Huix, el obispo que vaticinó su martirio tras visitar al Papa Durante la República, el que fue obispo de Ibiza vaticinó su martirio “si fuera menester, con la ayuda de la divina gracia”

Al mártir Pedro Poveda: “La orden viene de muy alto, eres un pez muy gordo que has hecho mucho daño”

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

De las 58 personas beatificadas entre las martirizadas el martes 28 de julio, hablamos ayer de la dominica Ramona Perramón. Los grupos más numerosos fueron los de los 14 estudiantes claretianos asesinados en Ciudad Real y Fernán Caballero; los de nueve hermanos de La Salle muertos junto con un laico en Griñón (Madrid); en Barcelona mataron a siete capuchinos y a tres monjes de Montserrat; cinco agustinos fueron asesinados en Belinchón (Cuenca) más otros cuatro en Vallecas -donde también mataron al marianista Miguel Léibar Garay; cuatro salesianos en Ronda (Málaga); dos escolapios en Gabasa (Huesca); más otros dos salesianos, uno en Madrid y otro en Barcelona. Además, en esta jornada fueron asesinados el canónigo tarraconense Narcís Feliu Costa, en Madrid el fundador de la Institución Teresiana, Pedro Poveda, uno de los 11 mártires de la revolución española que han sido canonizados y en Aitona (Lérida), el sacerdote diocesano Josep Camí, que era novicio trapense.
Continuar leyendo “Al mártir Pedro Poveda: “La orden viene de muy alto, eres un pez muy gordo que has hecho mucho daño””

Ya nos podemos preparar, recaerá todo sobre nosotros y la religión Miquel Vilatimó, canónigo de Tarragona, vaticinó que los revolucionarios culparían de todo a "nosotros y la religión"

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los 16 mártires del siglo XX beatificados del domingo 26 de julio, son mayoría los que perdieron la vida en Tarragona (nueve), muriendo el resto en las provincias de Huesca (dos), Barcelona, Jaén, Málaga y Córdoba.
Continuar leyendoYa nos podemos preparar, recaerá todo sobre nosotros y la religión Miquel Vilatimó, canónigo de Tarragona, vaticinó que los revolucionarios culparían de todo a “nosotros y la religión”

“Les felicito y me felicito por la muerte de mi hermano” El escolapio Faustino Oteiza comunicó la muerte del padre Dionisio Pamplona diciendo a su familia: les felicito y me felicito

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los 33 beatificados del día de Santiago de 1936, hay cinco hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) y dos carmelitas descalzos, ejecutados en Montcada i Reixac, cuyo cementerio terminará por ser el lugar más frecuentado para las ejecuciones extrajudiciales en esa provincia. Fuera de Cataluña, mataron al sacerdote escolapio de 67 años Dionisio María de Santa Bárbara Pamplona Polo en Monzón (Huesca), conocido como “el beato escolapio de Calamocha”. Otro grupo de cinco asesinados provenía del convento de Agustinos Recoletos de Motril (Granada). La fiesta del patrón de España vio la muerte de otros 20 beatos:
-En Talavera de la Reina (Toledo), un sacerdote y tres hermanos hospitalarios.
-Tres pasionistas de Daimiel en Urda (Toledo).
-Cuatro dominicos en Algodor (Madrid) y uno en la capital.
-Tres mercedarios en Lérida.
-Dos carmelitas descalzos y un sacerdote secular en la provincia de Tarragona.
-Dos monjes de Montserrat en la de Barcelona.
Continuar leyendo“Les felicito y me felicito por la muerte de mi hermano” El escolapio Faustino Oteiza comunicó la muerte del padre Dionisio Pamplona diciendo a su familia: les felicito y me felicito

El párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa

Facebooktwitteryoutube
Facebooktwitter

Entre los 27 mártires que fueron asesinados el viernes 24 de julio de 1936, el grupo más numeroso es el de los siete oblatos de María Inmaculada -y el mártir que fue concejal de Madrid– en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, destacando también las tres carmelitas de Guadalajara. También mataron ese día en Madrid a los dos primeros mártires agustinos, un lasaliano y dos maristas.
Continuar leyendoEl párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa