A diario le amenazaban: Aquí hay un cura. Hay que matarlo En casa del sacerdote almeriense Domingo Campoy aparecía a diario una amenaza pintada con tiza: Aquí hay un cura. Hay que matarlo


Entre los asesinados el 30 de agosto de 1936, han sido beatificados 21: los obispos de Almería y Guadix (Granada) –Diego Ventaja y Manuel Medina– y otras doce personas martirizadas en Enix y Tabernas (Almería); en la provincia de Madrid dos salesianos –Germán Martín y Dionisio Ullívarri-; en Bilbao el sacerdote terciario capuchino Vicente Cabanes —primer mártir en el País Vasco—, otro -el padre Joaquín de Albocácer– en la provincia de Castellón, un capuchino más en Barcelona y dos religiosas de San José en Xeresa (Valencia).
Continuar leyendoA diario le amenazaban: Aquí hay un cura. Hay que matarlo En casa del sacerdote almeriense Domingo Campoy aparecía a diario una amenaza pintada con tiza: Aquí hay un cura. Hay que matarlo

Facebooktwitteryoutube

A sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: "no sabéis el bien que me vais a hacer"


Entre los asesinados el jueves 27 de agosto de 1936 han sido beatificados diez: dos dominicos –José María López Carrillo y Pedro Ibáñez Alonso, que habían sido misioneros en China– y un capuchino –Quirino Díez del Blanco (padre Gregorio de La Mata)– en Madrid; otro sacerdote de la misma congregación en Dènia (Alicante); dos sacerdotes diocesanos en la provincia de Valencia; un sacerdote agustino –Florencio Alonso Ruiz-, un paúl en Asturias, un marista –Casimiro González García (el hermano Crisanto)- en la provincia de Lleida y una religiosa de San José en Barcelona.
Esta es la de beatificación más cercana, el 5 de septiembre de 2015 en Girona junto con otras dos religiosas de su congregación que fueron asesinadas el 30 de agosto. La hermana Facunda (Catalina Margenat Roura) estaba visitando un enfermo cuando su convento barcelonés fue asaltado, así que permaneció refugiada con una familia, hasta que la portera la delató. Al marchar hacia el martirio, se despidió amablemente de su delatora. En tiempo de persecución había comentado: “¡quisiera dar la vida para que se conviertan estos asesinos que van contra Dios y la Iglesia! Hermanas, recemos por su conversión” (más en la biografía de su congregación y en Wiki Martyres).
Continuar leyendoA sus verdugos: Os perdono a todos, no sabéis el bien que me vais a hacer El capuchino padre Pedro de Benisa murió perdonando y agradeciendo a sus asesinos: “no sabéis el bien que me vais a hacer”

Facebooktwitteryoutube