La revolución en Miguelturra empezó antes de la guerra El 6 de julio de 1936, los frentepopulistas tirotearon el Casino de Miguelturra y luego fusilaron a un falangista

Facebooktwitter

Un mártir del siglo XX en España nació un 6 de julio: el marista Leoncio Pérez Gómez (hermano Porfirio), de 37 años y natural de Masa (Burgos), uno de los 46 asesinados el 8 de octubre de 1936 en Montcada i Reixac y beatificados en 2007, cuyo rescate se gastó en armas el honorable Tarradellas (ver artículo del 8 de octubre). Puesto que su historia ya está contada, relataré algo de lo sucedido en Miguelturra (Ciudad Real).

Otra revolución que precedió al alzamiento militar
La documentación sobre Miguelturra en la Causa general puede verse en el legajo 1027, expediente 8, de 120 folios. Parte de ella la he colocado en Wiki Martyres. Buscaba en ella algún dato sobre los tres dominicos de Almagro asesinados en ese pueblo, para confirmar la fecha señalada en la Causa general sobre Almagro (29 de julio de 1936). No encontré ningún dato sobre estos religiosos, pero sí varios sobre la revolución que comenzó en ese pueblo de Ciudad Real el 5 o 6 de julio de 1936, tomando como excusa para desatarla el boicot por parte del Frente Popular a un referéndum organizado por el ayuntamiento, y precedida por el arresto de falangistas.

El primer falangista detenido, en marzo, parece haber sido el estudiante Damián Corral, a quien detuvo Eulogio Sánchez Arévalo, enviándolo a la cárcel de Ciudad Real, donde sería asesinado durante la guerra. En junio, la Guardia Civil arrestó al falangista Nicolás Ramos, llevándolo a la cárcel de Ciudad Real, donde sería asesinado durante la guerra.

El 5 de julio, tuvo que huir a Ciudad Real, por amenazas de muerte, el joven de 18 años Francisco León López, quien al llegar a la cárcel de Ciudad Real fue acometido por varios, entre ellos un tal Estrada al que León mató. Fue protegido por los Guardias de Asalto, pero, al salir de la cárcel el 9 de septiembre, lo mató en el cementerio de Miguelturra un hermano del difunto Estrada. Otra persona fue arrestada -el falangista Adán Nieto Rodrigo, el 6 de julio- y llevada a la cárcel de Ciudad Real, donde luego lo matarían.

El relato más extenso de esta primera revolución procede del camarero Hermenegildo Fernández Roldán, quien denunció que “su hijo D. Claudio Fernández López, afiliado a F.E. fue asesinado por los elementos rojos de la población de Miguelturra el 6 de julio de 1936, en ocasión de surgir una algarada de tipo marxista en la localidad motivada por querer hacer fracasar un referéndum acordado por el Ayuntamiento con el fin de allegar fondos. Que en dicho día los elementos rojos armados sitiaron el casino de la localidad, donde a la sazón se encontraban diversas personas de derechas entre las que figuraba el hijo del declarante. Que se inició un tiroteo por parte de los individuos de la Casa del Pueblo, y como el declarante levantara una persiana de dicho Casino y advirtiera a los sitiadores que no tiraran, que iba a salir él y su familia, los rojos le contestaron que saliera sin cuidado, que no tirarían; y al salir el declarante y toda su familia recibieron una descarga de los marxistas que determinó la muerte de su hijo“.

Las detenciones de falangistas continuaron, según el catedrático Eusebio León Díaz Peco, quien denunciaría que su hijo, Felipe León Castellanos, de 19 años, afiliado a F.E., fue detenido el 12 de julio en Miguelturra, libertado a los pocos días, detenido en Almadén el 21 de julio, adonde el 25 de agosto fueron a buscarlo milicianos de Miguelturra y lo mataron en una carretera.

Llama la atención que hubiera bastantes militantes de Falange en este pueblo, y que fueran de condición humilde. Del violento carácter de los revolucionarios de Miguelturra es prueba que, en la “gran revolución” desatada el 20 de julio -es decir, una vez seguros de que no se alzaría allí la Guardia Civil- mataron a gente que no se les había opuesto, directamente por cruzarse en la calle con los revolucionarios -caso de Miguel Fernández-, o porque estos asaltaron las casas que les vino en gana, caso de Santos Rivero.

Más tarde, fueron a la caza de derechistas de la localidad con gran saña, matándolos en lugares tan distantes como Madrid (Emilio Marina Rivas) o Ciudad Real (donde fueron a matar a Francisco y Vicente Corral, refugiados en un hotel). Mataban a gente con la que simplemente se cruzaban por el campo, como pasó el 19 de agosto con Conrado Romero que venía de una huerta de patatas. A otros los llevaban a matar a la ermita de San Antón, como pasó el 22 de agosto con Ángel Almagro, bastando que simpatizara con un partido que no fuera del Frente Popular, como en este caso era el Republicano de Lerroux. En fecha tan tardía como el 6 de noviembre de 1936 mataron en un camino al derechista José Vázquez Folguera, que iba en un carro con un empleado suyo.

En resumen, según la CG, fueron asesinados 35 residentes de Miguelturra y 18 no residentes (sin contar los tres religiosos que yo buscaba). Según el censo de 1930, Migueturra tenía 6.974 habitantes.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.