Los cobardes mueren de espaldas, nosotros no El padre Antonio Arribas, misionero del Sagrado Corazón de Canet de Mar capturado tras vagar durante un mes camino de Francia, no quiso morir de espaldas

Facebooktwitter

Dos mártires del siglo XX en España nacieron un 12 de junio: un misionero del Sagrado Corazón zamorano y un lasaliano turolense.

José del Amo y del Amo, religioso profeso de los Misioneros del Sagrado Corazón, era natural de Pumarejo de Tera (Zamora) y tenía 20 años cuando lo mataron el 29 de septiembre de 1936 en Pont de Ser (Serinyá, Gerona). Fue beatificado el 6 de mayo de 2017 en Gerona. El artículo de la web Santi e beati del 29 de septiembre resume así el martirio de los siete misioneros de Canet de Mar beatificados:

El 21 de julio de 1936, por la tarde, llegó a la puerta de la Escuela Apostólica de Canet de Mar un grupo de milicianos comunistas, que comenzaron a disparar al aire con el fin de señalar su presencia. Un representante del comité revolucionario local ordenó desalojar el convento.
El hermano José compartió con los hermanos cautiverio en el parque del santuario de Nuestra Señora de la Merced, que estaba cerca de la Escuela Apostólica, hasta el intento de fuga en la noche del 3 de agosto de 1936.
Junto con sus seis compañeros, vagó por las montañas y por el bosque, pidiendo refugio e instrucciones con el fin de llegar a la frontera con Francia. El 28 de septiembre, después de casi un mes vagando, entraron en la casa de uno de los líderes de un Comité. A continuación, se dirigieron a un lugar llamado La Ginella, pero allí les esperaba un grupo de milicianos, que los capturaron al instante.
Fueron llevados a la sede del Comité, en Sant Joan de les Fonts. En el camino, los guardias les preguntaron si llevaban armas, y si eran monjes o sacerdotes. Ellos respondieron que no tenían armas, pero que eran religiosos; eso fue suficiente para marcar el final de su vida terrena.
En la noche del 29 de septiembre de 1936, los siete misioneros fueron obligados a subir a un autobús por las milicias, atados de dos en dos, y el último con las manos atadas a la espalda. El vehículo, precedido por un coche, se detuvo en un punto en el camino hacia Serina, en el puente del río Ser, donde había una pequeña casa en ruinas.
Fueron empujados fuera del autobús los primeros cuatro, mientras uno de los misioneros declaró, “No nos mates, ¿qué mal hemos hecho?”. Luego fueron alineados contra la pared en ruinas y se les ordenó volverse de espaldas.
En ese momento, escucharon, alto y claro, la voz del Padre Antonio Arribas Hortigüela: “Los cobardes mueren de espaldas, y nosotros no somos ni cobardes ni ladrones. Nos matáis porque somos religiosos. Viva …. “. Se supone que estaba a punto de gritar, “¡Viva Cristo Rey!”, pero su confesión fue interrumpida por una ráfaga de ametralladora. Tras la muerte de los cuatro primeros, los otros tres tuvieron la misma suerte.

El hermano Florencio Martín (Álvaro Ibáñez Lázaro) tenía 23 años, era natural de Godos (Teruel), trabajaba en el Colegio de la Bonanova (Barcelona) y con dos de sus compañeros fue asesinado el 23 de octubre de 1936 en Benimaclet (Valencia) y beatificado en 2001. Las circunstancias de su martirio las narré en el artículo del 7 de enero.
Dado que la historia de este mártir ya se contó aquí, aprovecho para mencionar el programa emitido por Radio María el 7 de junio de 2014 en el que Luis Español me entrevistó sobre los mártires.

Un sitio en el corazón de cada católico
En cuanto a la entrevista de Luis Español, que puede oírse aquí a partir del minuto 21, me gustaría insistir en la importancia de hacer por justicia y hasta por interés egoísta, dado que son intercesores ante Dios, lo mismo que una catedral para los mártires, o un museo y santuario nacional -nada de lo cual existe-, una capilla dedicada a ellos en cada parroquia pero, sobre todo y como objetivo en realidad de todo lo anterior y de cualquier otra iniciativa, un “hueco” para su devoción en el corazón de cada católico. Porque un cristiano sin cruz, y sin agradecimiento a los que han sabido sufrirla, no es un verdadero cristiano.

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.