Moribundo de tuberculosis, no lo admitieron en el hospital El sacerdote almeriense Mateo López no fue ejecutado, pero por ser cura no le admitieron en el hospital a pesar de su grave tuberculosis


Un mártir del siglo XX terminó su pasión el 2 de noviembre de 1938: el sacerdote almeriense Mateo López. Otros nueve mártires nacieron ese día: el marista Severino Ruiz Báscones (hermano Feliciano); los sacerdotes diocesanos Josep Boher Foix y Antonio Fuentes; los dominicos Maximino Fernández Marinas y Victoriano Ibáñez Alonso; el marianista Carlos Eraña Guruceta; la Hermana de la Doctrina Cristiana María de Montserrat Llimona Planas; el oblato de María Inmaculada Justo Fernández González y el novicio hospitalario Antonio Martínez Gil-Leonis.

En Eslovenia, se conmemora en esta fecha al obispo mártir san Victorino de Ptuj; en Italia a san Justo de Trieste (ambos de 303); en Turquía a los santos Carterio y compañeros de Sebaste (320); en Persia (Irán) a san Acindino y sus compañeros (350); en las islas británicas, al beato Juan Bodey (1583). En Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado a 13 mártires, uno de 1918 (el sacerdote Nicolás Liubomudrov) y el resto de 1937: el obispo Germán Kolel, el laico Pablo Bocharov, el arcipreste Juan Rodionov, los diáconos Miguel Isayev y Pedro Kravets, más los sacerdotes Nicolás Figurov, Juan Ganchev, Leónidas Nikolsky, Alejandro Orlov, Zósimo Pepenik, Juan Rechkin y Juan Tayzin.
Continuar leyendoMoribundo de tuberculosis, no lo admitieron en el hospital El sacerdote almeriense Mateo López no fue ejecutado, pero por ser cura no le admitieron en el hospital a pesar de su grave tuberculosis

Facebooktwitteryoutube