Un salesiano de Sevilla, entre los primeros mártires del siglo XX en España El sacerdote salesiano Antonio Tomás Fernández Camacho fue asesinado en Sevilla en la mañana del 20 de julio de 1936, en los primeros momentos de la Revolución y la Guerra

Facebooktwitter

Dos mártires fueron asesinados en Barcelona el 22 de octubre de 1936: el lasaliano barcelonés José Casas Lluch (hermano Ildefonso Luis) y el carmelita descalzo leonés Luis María de la Virgen de la Merced Minguell Ferrer, que cedió a otro sacerdote la documentación para marchar a Francia.

Además, otros cinco mártires beatificados nacieron un 22 de octubre: El dominico Vicente Rodríguez Fernández, asesinado en la primera jornada de sacas hacia Paracuellos en la que hay beatos; el alumno de Filosofía agustino Pedro Simón Ferrero, asesinado en el mismo lugar el día que más mártires se han registrado; el anciano mercedario Antonio Lahoz Gan; un sacerdote granadino; y en Sevilla -donde hubo mártires porque hubo Revolución y, aunque fuera rápidamente sofocada, mostró su talante perseguidor del catolicismo- un salesiano ya citado en este blog.
Antonio García Fernández, natural de Piñar (Granada) y de 69 años, era canónigo arcipreste de la catedral de Almería, fue asesinado en esa capital el 8 de diciembre de 1936 y beatificado en Roquetas de Mar (Almería) el 25 de marzo de 2017. De él dice la biografía diocesana:

Don Manuel Román González contaba que: « Se preocupó siempre de la formación de niños y jóvenes. Vivía en la plaza de Flores, en un bloque de varios vecinos, que le respetaban y le querían. Trataron de salvarle e incluso alguno quiso valerse de su influencia en aquella situación política, para que no fuese detenido. »

Aunque trataron de refugiarlo al inicio de la Persecución Religiosa, fue detenido y pasó por varias prisiones. La noche de la Inmaculada de 1936, junto al siervo de Dios don Rafael Román Donaire, recibió el martirio en la misma prisión del Ingenio.

Antonio Fernández Camacho, de 43 años, natural de Lucena e hijo único que pronto quedó huérfano de padre. Marchó con su madre a Sevilla e ingresó en las Escuelas Salesianas de la Santísima Trinidad, donde hizo profesión religiosa en 1909. En la capital andaluza fue ordenado sacerdote en 1917. En la tarde del 19 de julio tuvo que extinguir el fuego provocado en el taller de carpintería de la escuela de artes y oficios de la Trinidad, y como otros religiosos, buscó refugio en casa de amigos. El estudiante interno Arsenio Ortiz Moreno, que le acompañaba, relatará en 1954 lo sucedido:
A primera hora de la tarde del domingo, 19 de julio, salí del colegio para acompañar a don Antonio que vestía de paisano. Dada la poca seguridad que ofrecía, en especial durante la noche, el barrio de la Trinidad, don Antonio pernoctó en la pensión de la calle Corral del Rey nº 12, propiedad de unos parientes de los hermanos Menacho, antiguos alumnos suyos. A la mañana siguiente, lunes 20 de julio, celebró a las ocho la misa —que yo le ayudé— en la capilla del Protectorado del Niño Jesús de Praga. Tomado el desayuno, lo acompañé a la calle Feria, a hacer una breve visita a los parientes de su antiguo alumno Rodríguez Villar. Desde allí fue a ver a su anciana madre, que residía temporalmente en la casa de Hijas de María Auxiliadora, de calle Castellar nº 44.

Terminada la visita (serían las once de la mañana), nos encaminamos hacia la plaza de San Marcos, para volver al Colegio de la Trinidad. Al desembocar en la plaza, frente a la iglesia [incendiada], nos sorprendió una barricada, custodiada por milicianos rojos. Don Antonio intentó volverse, pero un miliciano armado de mosquetón le obligó a proseguir adelante, pidiéndole la documentación: «La he dejado en casa», haciendo ver la cartera, vacía. «¿No sabes que en estos tiempos no se puede andar indocumentado?», le replicó un miliciano de alta estatura, mientras lo cacheaba. De uno de los bolsillos le sacó un reloj, de cuya cadena pendía un crucifijo. «Entonces, ¿tú crees en esto?».
Don Antonio permaneció con la cabeza baja, sin proferir palabra. El miliciano alto exclamó: «¡Si este es un cura que veo pasar por aquí con frecuencia!». Y sin más un miliciano corpulento, que empuñaba una pistola, a un metro de distancia, disparó tres o cuatro veces contra el acusado, hiriéndole en el costado derecho. Don Antonio cayó a tierra, solicitando ayuda. Aturdido, no pude oír sus precisas palabras. Aproveché la confusión y me escabullí con disimulo. Corrí al Colegio de la Trinidad para referir al Sr. Director y Superiores lo sucedido.

Otro testigo refirió las palabras de Fernández Camacho: «“Por favor, llevadme a la Casa de Urgencias porque me muero”. Pensaron hacerlo, pero uno se opuso por temor a ser descubiertos y optaron por arrastrarlo entre varios hacia la calle San Luis». Según otra testigo, «entre el nº 7 y 9, lo hicieron sentar bajo mis ventanas con el cuerpo encorvado. Al abrirle el cuello de la camisa y ver el crucifijo y el escapulario, uno de los milicianos dijo al otro: “¿No te das cuenta que es un fascista?”. Y a bocajarro, le dispararon. Murió desangrado». Su cuerpo no apareció, y se supone que lo arrojaron a los rescoldos de la iglesia de San Marcos o a los de la de Santa Marina.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *