Su comportamiento amable lo delató como religioso y lo fusilaron Del 23 de febrero de 1937 hay un mártir: el lasaliano Juan Lucas Manzanares, cuyo comportamiento amable dio pie a que lo denunciaran

Facebooktwitter

Del 23 de febrero de 1937 hay un único mártir: el lasaliano Juan Lucas Manzanares (hermano Braulio Carlos). Su asesinato coincide con el momento más sangriento de la ya estancada batalla del Jarama. Ese día, tan solo en el vértice Pingarrón, tuvieron los nacionales 600 bajas y los republicanos más de mil.

Durante siete meses sirvió en un hospital sin que sospecharan de él
El hermano Braulio Carlos tenía 23 años (nació en 1913 en Campillo, Lorca, Murcia). Había tomado el hábito de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) en 1930. Terminado el escolasticado fue enviado al Puente de Vallecas, donde se reveló como excelente y celoso educador. Durante la guerra, estuvo empleado en el Asilo del Sagrado Corazón convertido en hospital por los revolucionarios. Durante siete meses, gracias a su temperamento jovial, no despertó sospechas, pero el administrador, Jesús Bea Soto, sospechó que era religioso porque advirtió que se llevaba bien con los antiguos moradores de la casa.

El 23 de febrero lo detuvieron. y lo llevaron a la checa de Bravo Murillo. Después de tomarle declaración le trasladaron a la checa de Pacifico (en la foto su estado reciente), entonces en el término de Vallecas. Una vez probado que era religioso, lo fusilaron.

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.