El mártir al que Indalecio Prieto dio la razón en defensa de la Iglesia Francisco Martínez Garrido, párroco de Huéscar (Granada) recriminó a un político local sus ataques a la Iglesia e Indalecio Prieto le dio la razón

Facebooktwitter

Un mártir del siglo XX en España murió el 14 de enero de 1938: Francisco Martínez Garrido, jienense de Siles, de 61 años y párroco de Huéscar (diócesis de Guadix) -donde intervino para corregir a un político en presencia de Indalecio Prieto-, martirizado en Vélez Rubio (Almería) y beatificado en Roquetas de Mar el 25 de marzo de 2017.
Otros diez mártires nacieron un 14 de enero; por orden de su martirio: un marista burgalés asesinado en Redueña (Madrid), dos claretianos -uno burgalés y otro valenciano- a los que mataron en Barbastro, un paúl burgalés asesinado en Madrid, un sacerdote claretiano de Vic (Barcelona), un marista barcelonés martirizado en Lleida, un franciscano pontevedrés asesinado en Badajoz, la anciana madre de las cuatro monjas de Algemesí sobre la que escribí el 12 de enero, y en Barcelona un sacerdote capuchino y un minorista.


Indalecio Prieto le dio la razón cuando recriminó los ataques  a la Iglesia

El padre Francisco Martínez GarridoLa biografía diocesana de Francisco Martínez Garrido cuenta que en un ocasión el político socialista Indalecio Prieto fue a Huéscar a dar un mitin y atacó a la Iglesia:

El Siervo de Dios no se contuvo y allí mismo, en público, recriminó enérgicamente al que intervino de ese modo. El Sr. Indalecio Prieto tuvo que intervenir dando la razón al Siervo de Dios y, dice el testigo, que de aquel incidente surgió no sólo una comprensión sino también amistad entre el Siervo de Dios y el Sr. Indalecio Prieto. El pueblo alabó el comportamiento del párroco, aumentando su prestigio.

Estallada la guerra, Huéscar fue cercado por las fuerzas revolucionarias hasta el 4 de agosto, y al rendirse el pueblo fueron también apresados los sacerdotes. Los malos tratos en prisión terminaron con la vida del párroco el 14 de enero de 1938. Fue enterrado de tal modo que no pudo identificarse su cadáver en la posguerra.

Los maristas de Torrelaguna
Pedro Alonso Ortega (hermano Marino, de 35 años y natural de Amaya, Burgos), trabajaba en Torrelaguna (Madrid) con Eugenio Artola Sorolla (hermano Victorico María, de 42) y Trifón Tobar Calzada (hermano Jerónimo, de 60), y, según la biografía colectiva -llamada Positio- que se presentó ante la Congregación para las Causas de los Santos en Roma el 7 de diciembre de 2001, y cuyo estudio conduciría a la beatificación de 68 maristas en 2013, educaban a hijos de labradores y obreros. A 120 padres obreros les daban clases nocturnas. Un marista que visitó la escuela aseguraba respecto al nivel de educación que “mejor no se puede” y que “los hermanos viven perfectamente unidos”.

Un antiguo alumno de Torrelaguna asegurará que “la gente del pueblo quería mucho a los Hermanos y les manifestaba una profunda gratitud. Eran queridos incluso por aquellos que no pensaban como ellos, debido a la buena educación que habían recibido”. Otro expresará la “admiración que tengo por el trabajo de esos religiosos maristas. Me enseñaron a amar, a perdonar y les debo la gracia de haber tenido a mi padre y a mi madre mártires de Cristo; que Dios los tenga en su gloria. He sabido perdonar y encajar este terrible golpe con amor cristiano”.

Durante la revolución de 1934, los tres maristas fueron encarcelados por el comité local, cuyo jefe era el maestro de la escuela pública, quien a su vez pasó después un tiempo en la cárcel. El 20 de julio de 1936, se adueñará de nuevo de la localidad, apoyado por carabineros enviados por el Gobierno, que esa mañana encierran a los maristas “en un sótano debajo del Ayuntamiento del pueblo, donde ya se encuentra un grupo de seglares fieles practicantes, entre ellos algunos antiguos alumnos”.

En la noche del 21 al 22 de julio “llega a Torrelaguna un grupo de milicianos de Asturias. De madrugada, asaltan la prisión con intención de eliminar a los detenidos. Golpean a los presos, y les hacen preguntas vociferando. Una miliciana asestó un golpe a la presidenta de Acción Católica, tan fuerte con la culata del fusil que la presidenta perdió un ojo. A continuación, seleccionan a las víctimas: todos aquellos que no tienen callos en las manos. Los labradores son liberados. Los demás, es decir nueve: los tres Hermanos, dos sacerdotes, el presidente y la presidenta de Acción Católica y otros dos seglares, son maniatados y obligados a subir a un camión. Por la mañana del día 22, el lechero del pequeño pueblo de Redueña, que hacía su servicio diario, descubre nueve cadáveres. Eran las seis de la mañana”.

La información firmada el 10 de mayo de 1939 por el alcalde y el secretario del (solo según el papel timbrado) “Ayuntamiento Constitucional” de Torrelaguna, precisa los nombres de siete responsables de estas muertes, sin mencionar que fueran asturianos, explica que los asesinatos se cometieron “en el kilómetro 4 de la carretera de Torrelaguna a El Escorial” y da los nombres de los fallecidos (legajo 1510, expediente 3, folio 300 de la Causa General).

Uno de los que estuvieron presos con los maristas declaró que “los Hermanos sabían que iban camino del martirio. Aceptaron la prueba con gran firmeza, sin optimismo ligero ni pesimismo estéril. Era más bien un santo realismo el que los llevaba a aceptar el martirio; eran literalmente como corderos llevados al matadero. Su valentía se mantuvo inquebrantable; así los vi marchar hacia la muerte”. Un labrador que presenció la ejecución aseguró que “no hubo escenas de desesperación ni nada por el estilo. De caso, una última petición de perdón, por parte de dos detenidos que ofrecieron dinero para que les salvasen la vida, alegando que tenían hijos pequeños, pero nada más. Hacían la señal de la cruz al recibir la descarga mortal”.

Los otros nueve mártires
Hilario María Llorente Martín, de 25 años y natural de Vadocondes (Burgos), fue ejecutado el 13 de agosto de 1936 en Barbastro y beatificado en 1992, lo mismo que José María Amorós Hernández -de 23 años y natural de La Pobla Llarga (Valencia)-, al que ejecutaron el día 15, por lo que le dio tiempo a escribir en la despedida a su congregación: “Viva el Corazón de Jesús”.

El padre Hilario BarriocanalEl sacerdote paúl Hilario Barriocanal Quintana, burgalés de Quintanavides y de 67 años, fue asesinado en Madrid el 12 de agosto de 1936 y betificado en la misma ciudad el 11 de noviembre de 2017. Murió el mismo día que el obispo Manuel Basulto, víctima de las matanzas del Tren de la Muerte, en cuya consagración episcopal había actuado como maestro de ceremonias de la Basílica de la Milagrosa. Detenido por milicianos que buscaban un fraile, el argumento para detenerle fue que podía viajar a Francia:

Después de un tiempo con el P. Paradela poniendo a salvo los documentos importantes de la comunidad, sobre el 2 o el 3 de agosto, el P. Hilario Barriocanal se refugió en la comunidad de Hijas de la Caridad del consultorio Gota de Leche, sito en el n.º 9 de la calle de la Espada, de donde era capellán. El portero, lo recibió gustoso en su vivienda, simulando ser un pariente suyo e hizo todo lo posible por evitar su muerte. El 11 de agosto de 1936, hacia las 6 y media de la tarde se presentaron en La Gota de Leche siete milicianos armados buscando a un fraile. En el registro le encontraron un pasaporte para Francia, cosa natural, porque el P. Barriocanal como secretario del provincial hacía frecuentes viajes a la casa madre de París. Toman el pasaporte los milicianos y le dicen: “Cuando te quieres fugar, algo temerás. ¡Arrea con nosotros!”. Ese día lo llevaron detenido al palacio del marqués de Perales en la calle Magdalena, pero su muerte se decidió en la iglesia de Santa Cristina, en la carretera de Extremadura, convertida en checa comunista de las milicias voluntarias de Mangada.

El padre Josep PuigdesénsJosé Puigdeséns Pujol, sacerdote claretiano de 59 años y natural de Vic (Barcelona), fue asesinado en esa misma localidad el 17 de agosto de 1936 y beatificado en Barcelona el 21 de octubre de 2017. Calificado como “la primera mente filosófica de Cataluña”. Asesinado a pesar de las gestiones que se hicieron ante el consejero de Cultura de la Generalitat, Ventura Gassol, que era antiguo alumno suyo, al matarle se llevaron también una pesada maleta -de unos 50 kilos- con escritos suyos que también destruyeron.

Juan (hermano Fabián) Pastor Marco, de 60 años y natural de Barcelona, fue uno de los marista enfermos ejecutados en el frontón de Les Avellanes (Lleida) el 3 de septiembre de 1936, y beatificados en 2013.

Francisco (Francisco Jesús) Carlés González, de 42 años y natural de San Julián de Requeijo (Pontevedra), sacerdote franciscano de la provincia de Granada, del convento de Fuente Obejuna, fue asesinado el 22 de septiembre de 1936 en el cementerio de Azuaga (Badajoz) y beatificado en 2007.

María Teresa Ferragud Roig, de casi 84 años, asesinada con sus cuatro hijas monjas en la Cruz Cubierta de Alzira (Valencia) el 25 de octubre de 1936, fue beatificada con ellas en 2001.

El franciscano Jordi Sampé Tarragó (padre Doroteu de Villalba dels Arcs), nacido en 1908 en esa localidad tarraconense (tenía 28 años), fue asesinado el 19 de diciembre de 1936 en  Montcada i Reixac, y beatificado en Barcelona el 21 de noviembre de 2015.

Pedro Ruiz Ortega, religioso minorista del colegio Sagrada Familia de Barcelona, de 25 años y natural de Vilviestre de Muñó (Burgos), fue asesinado en el cementerio de Montcada i Reixac (Barcelona) el 4 de abril de 1937, y beatificado en 2013.

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.