La primera farmacéutica mártir, sor María Sagrario de San Luis Gonzaga Cuatro mártires del siglo XX en España nacieron un 8 de enero: una dominica, una carmelita -primera farmacéutica mártir-, un capuchino y una adoratriz

Facebooktwitter

Hay tres beatas y un beato mártires de la Revolución Española que nacieron un 8 de enero: una dominica catalana, una carmelita toledana –primera farmacéutica mártir-, un capuchino valenciano de 80 años y una adoratriz asturiana.
Teresa (de San Vicente Ferrer) Prats Martí, de 41 años y natural de Ciutadilla (Lleida), era una de las dominicas del convento de la barcelonesa calle de Trafalgar que fueron asesinadas en Vallvidriera, en la revuelta El Fero (conocida después como de les Monges) el 27 de julio de 1936, sobre las que escribí en Nochevieja.

La primera beata farmacéutica

Elvira (María Sagrario de San Luis Gonzaga) Moragas Cantarero, de 55 años y natural de Lillo (Toledo), era carmelita descalza en el convento de Santa Ana y San José en Madrid. Es desde su beatificación el 10 de mayo de 1998 la primera farmacéutica mártir. Licenciada en Farmacia desde 1904, ingresó en el convento de carmelitas descalzas de Santa Ana y San José de Madrid (Calle Peñalver), lo que no impidió que entre 1911 y 1919 ejerciera su profesión al frente de la farmacia que fue de su padre.

Profesó en 1920 y era priora de su convento al estallar la guerra. Fue conducida a la cárcel, donde pretendieron obtener información sobre el dinero y las propiedades de la orden. La fusilaron en la noche del 14 al 15 de agosto de 1936 en La Pradera de San Isidro.

 

Combatiente (gubernamental) en la última guerra carlista

El capuchino Mariano Climent Sanchis (fray Fidel de Puzol), de 80 años y natural de Puçol (Valencia), hizo el servicio militar durante la tercera guerra carlista y después se hizo religioso, profesando en 1881. Al cerrar la revolución su convento, marchó a casa de unos parientes a su pueblo (Puçol). Por su edad y falta de visión, no salía de casa. Los del Comité local fueron por él, dijeron que lo llevaban al asilo pero lo condujeron a la finca Laval de Jesús (Sagunto) y a la entrada lo mataron, el 27 de septiembre de 1936. Allí quedó insepulto dos días. Fue beatificado en 2001.

María Dolores (de Jesús Sacrificado) Monzón Rosales, de 29 años y natural de Oviedo, fue asesinada con 22 adoratrices en Vicálvaro entre el cementerio y el de la Almudena, el 10 de noviembre de 1936 (ver la entrada del blog de ese día).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *