Portada de Rosas y Espinas en septiembre de 1935.

Los de su pueblo fueron hasta Barcelona para darle caza El dominico Jacinto Serrano murió gritando ¡Viva Cristo Rey! en La Puebla de Híjar, después de que sus paisanos fueran hasta Barcelona para darle caza

Facebooktwitter

Un mártir del siglo XX en España terminó su pasión el 25 de noviembre de 1936: Jacinto Ignacio Serrano López, de 35 años, vicario provincial de los dominicos. Sus paisanos habían viajado hasta Barcelona para darle caza.

Hoy se conmemora a san Mercurio de Cesarea (250); en Italia a san Moisés (251) y en Egipto a los obispos Pedro, Hesiquio, Pacomio y Teodoro más sus compañeros (305-311), así como a santa Catalina de Alejandría (antes de 312); en Francia a san Maurino (450); en Corea a san Pedro Yi Ho-yong. En Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado a cinco mártires de 1937: dos arciprestes (Mateo Aloin y Constantino Uspensky, cuyo hijo Boris murió desterrado el 15 de diciembre de 1942) más tres sacerdotes (Alejandro Arkhangelsky, Vladimiro Krasnovsky y Demetrio Rozanov).

Se quedó tras evacuar a otros a Francia
Jacinto Ignacio Serrano López hizo la profesión solemne en 1920 y era sacerdote desde 1924. Estudió la carrera de Física y Química y también estaba dotado para el arte musical. Colaboró en las revistas Rosas y Espinas (donde aparece como redactor ya en 1927 y que dirigió en su último año) y Contemporánea, y en la Biblioteca de Tomistas Españoles, iniciativas impulsadas por el también mártir Luis Urbano Lanaspa.

Portada de Rosas y Espinas en septiembre de 1935.
Portada de Rosas y Espinas en septiembre de 1935.

Durante la guerra, sus estudios le permitieron tener documentación, por lo que el provincial le nombró vicario y se ocupó de evacuar a Francia a los religiosos,pero él se quedó en Barcelona con los que no marcharon. Fue arrestado a mediados de noviembre por paisanos suyos que se desplazaron desde Urrea de Gaén (Teruel) para buscarlo. Encerrado en el castillo de Montjuich, fue trasladado a La Puebla de Híjar (Teruel), donde lo interrogaron y fusilaron, momento en que se volvió y gritó con mucha fuerza: “Viva Cristo Rey”.

Y en el campo de los aniversarios, recuerdo la homilía con que el obispo de Alcalá, monseñor Juan Antonio Reig Pla, clausuró el Año de la Fe el domingo 24 de noviembre de 2013. Expresó su deseo de que el Camposanto de Paracuellos sea un Santuario al que vayan en peregrinación personas de toda España, también niños, para aprender el ejemplo de los “campeones de la fe” que son los mártires.

“La mejor y más humilde catedral de los mártires”
La homilía puede oírse en Youtube:

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Facebooktwitteryoutube

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.