Un seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo


Entre los asesinados en la fiesta de la Asunción de 1936, la Iglesia católica ha beatificado a 39 personas: 20 claretianos de Barbastro; en Madrid dos capuchinos –Alejandro de Sobradillo, superior del convento de El Pardo, y el amigoniano Domingo de Alboraya-, dos dominicos –Maximino Fernández Marinas y José Santonja Pinsach– y una carmelita descalza -la primera farmacéutica mártir: María Sagrario de San Luis Gonzaga-; tres hermanos de las Escuelas Cristianas -los hermanos Alberto Flos en Benicarló y Clemente Vea en San Mateo- en la provincia de Castellón; dos sacerdotes de la diócesis de Tarragona –Agustí Ibarra y Joan Ceró- y un sacerdote claretiano en Barcelona; otros dos de la diócesis de Cartagena –Pedro Gambín Pérez y Cayetano García Martínez-; un sacerdote agustino –Severiano Montes– en Asturias, otro en Motril (Granada) –Vicente Soler, exprior general- y otro –Manuel Formigo– en Málaga; un sacerdote salesiano –Francisco Míguez– al que quemaron vivo, también en Málaga; más un sacerdote diocesano en Ávila y un laico, cuñado del poeta Rafael Alberti, en Almería.

En el Congo es aniversario de la muerte del beato mártir Isidoro Bakanja (1909); en México de los santos mártires Luis Batis Sainz (sacerdote), Manuel Morales (padre de familia), Salvador Lara Puente y David Roldán Lara (1926); en Rusia, la Iglesia ortodoxa ha glorificado al monje y sacerdote Platón Kolegov, martirizado en las purgas de 1937.
Continuar leyendoUn seminarista a su madre en 1931: Qué suerte tener un hijo mártir de Cristo Joan Ceró, sacerdote mártir el 15 de agosto de 1936, había dicho a su madre en 1931 que debía alegrarse si tenía un hijo mártir de Cristo

Facebooktwitteryoutube

El párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa


Entre los 27 mártires que fueron asesinados el viernes 24 de julio de 1936, el grupo más numeroso es el de los siete oblatos de María Inmaculada -y el mártir que fue concejal de Madrid– en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, destacando también las tres carmelitas de Guadalajara. También mataron ese día en Madrid a los dos primeros mártires agustinos, un lasaliano y dos maristas.
Continuar leyendoEl párroco de Cebreros precedió en su martirio a otros 64 masacrados José Moro, párroco de Cebreros, fue asesinado el 24 de julio, otros 64 feligreses lo fueron el 3 de octubre en Pelayos de la Presa

Facebooktwitteryoutube

Volaron la cárcel para matarlos a todos Los paúles Tomás Pallarés y Salustiano González, mártires de la Revolución de 1934, murieron cuando sus captores volaron la cárcel para exterminarlos


Diez mártires del siglo XX en España nacieron un 6 de marzo: un paúl turolense asesinado en Oviedo en 1934 y, ya durante la guerra, una teresiana barcelonesa, una mínima descalza castellonense, un pasionista palentino, una carmelita descalza de Guadalajara, una dominica y un terciario capuchino valencianos, un claretiano navarro, un lasaliano oscense y un hospitalario salmantino. Continuar leyendoVolaron la cárcel para matarlos a todos Los paúles Tomás Pallarés y Salustiano González, mártires de la Revolución de 1934, murieron cuando sus captores volaron la cárcel para exterminarlos

Facebooktwitteryoutube

A tiros no me mataréis, debéis emplear un arma blanca El franciscano Pascual Fortuño dijo a los otros presos que solo él sería asesinado, y cuando le rebotaron las balas dijo que debían matarlo con arma blanca


Siete mártires del siglo XX en España nacieron un 5 de marzo: una de las tres carmelitas descalzas de Guadalajara que fueron las primeras en ser beatificadas, un clérigo dominico zaragozano, un franciscano castellonense, un lasaliano burgalés, un marista guipuzcoano, un claretiano alavés y un oblato de María Inmaculada pacense.
Continuar leyendoA tiros no me mataréis, debéis emplear un arma blanca El franciscano Pascual Fortuño dijo a los otros presos que solo él sería asesinado, y cuando le rebotaron las balas dijo que debían matarlo con arma blanca

Facebooktwitteryoutube