Me dejaría fusilar por salvar la religión, España y la honradez de mis hijas El alcoyano Marino Blanes evitó la quema de la iglesia de San Mauro y dijo que por la religión, España y la honradez de mis hijas ahora mismo me haría matar


Entre las personas asesinadas el martes 8 de septiembre de 1936 hay 11 beatos: la superiora general de las carmelitas de la caridad –Apolonia (del Santísimo Sacramento) Lizárraga y Ochoa de Zabalegui, según algunos, descuartizada y dada a comer a los cerdos en la checa de San Elías-, dos maristas -los hermanos Alipio José y Justo Pastor, de la comunidad de Vic-, un religioso de la Sagrada Familia –Segismundo Sagalés– y un sacerdote tarraconense –Josep Padrell– en Barcelona; dos lasalianos -los hermanos Teodomiro Joaquín y Evencio Ricardo– y un sacerdote diocesano, José Castaño, en la provincia de Almería; dos hermanitas de los ancianos desamparados –Dolores (de Santa Eulalia) Puig y la madre Josefa de San Juan de Dios– en la de Valencia y un laico, Marino Blanes, en la de Alicante.
Continuar leyendoMe dejaría fusilar por salvar la religión, España y la honradez de mis hijas El alcoyano Marino Blanes evitó la quema de la iglesia de San Mauro y dijo que por la religión, España y la honradez de mis hijas ahora mismo me haría matar

Facebooktwitteryoutube