Un mártir que comulgaba a diario desde niño Entre los cinco nacidos un 9 de enero, hay un mártir que comulgaba a diario desde que hizo la Primera Comunión

Facebooktwitter

Cinco mártires de la Revolución Española nacieron un 9 de enero. Por orden de sus fechas de martirio son: un gerundense canónigo en Tarragona; un vallisoletano carmelita en Toledo; un setabense claretiano en Barbastro; un lasaliano palentino en Girona; y un sacerdote agustino zamorano en Santander.
Confesó ser sacerdote “apostólico”
Narcís Feliu Costa, de 60 años, había nacido en Pineda de Mar (Girona), fue ejecutado en Tarragona el 28 de julio de 1936 y beatificado en la misma ciudad el 13 de octubre de 2013. Fue piloto de barco antes de ingresar en el seminario y ordenarse en Roma en 1903. Era confesor de las religiosas del Colegio de la Enseñanza. Al comenzar la guerra, se refugió en casa del sacerdote Mahasub, en el Pla de la Catedral número 1, donde los detuvieron el 22 de julio a ellos y al joven Joan Brugulat. El catedrático Bartolomé Darder, que vivía enfrente, intercedió para que llevaran al hospital al otro sacerdote, enfermo. Feliu y el joven fueron a parar al Ayuntamiento y luego al comité revolucionario con sede en el colegio de las Carmelitas de la Caridad (calle de Augusto). Al preguntar a Feliu si era cura, contestó resueltamente que era “sacerdote católico y apostólico”. A las 22 horas los llevaron hasta el portal del Roser, donde los dejaron en libertad. Pero el día 28 fue detenido de nuevo y asesinado.

Comulgaba casi a diario desde niño Luis (Fray Félix de la Virgen del Carmen) Gómez de Pablo, de 24 años y natural de Valladolid, comulgaba casi siempre a diario y muy temprano, desde que con diez años hizo la primera comunión en la parroquia de Santiago. Era alumno de teología y religioso carmelita descalzo del convento de Toledo, que fue elegido por los sublevados el 21 de julio como uno de sus lugares de defensa. Al día siguiente los guardias civiles que lo ocuparon se retiraron al Alcázar, y los religiosos -han sido beatificados 16 como mártires- trataron de huir. Seis no llegarían al anochecer. Fray Félix aún viviría nueve días. En casa de don Emilio González compartió con los demás refugiados la vida de piedad y de preparación para el martirio. Pasaron de un piso a otro contiguo y fueron sacados de allí para ser fusilados. Caminaba Fray Félix al lugar del suplicio, cogido de la mano de otro compañero, y cayó con otros seis el 31 de julio de 1936, camino de los cobertizos, en la fachada que corre entre el costado de la iglesia y la puerta del huerto del convento. Fue beatificado en 2007.

Eduardo Ripoll Diego, de 24 años y natural de Xàtiva (Valencia), era alumno de teología claretiano; fue fusilado en Barbastro el 15 de agosto de 1936 y beatificado el 25 de octubre de 1992. En la nota de despedida enviada a su congregación escribió: “Vivan Cristo rey y el Corazón de María”.

Juan (Hugo Julián) Delgado Díez, de 31 años y natural de Villarrodrigo de la Vega (Palencia), era hermano de la Doctrina Cristiana y vivía en Girona al estallar la revolución. Se refugio en casa de unos conocidos de Ruidellots de la Creu (término municipal de Palol de Rebardit, Girona), y luego en casa del señor Bach. El 20 de agosto, junto con el hermano Emerio José -José Plana Rebugent, gerundense de La Sellera de Anglés, le faltaron cuatro días para cumplir los 36 años; tomó el hábito en 1916, de 1925 a 1928 estuvo haciendo el servicio militar en Cuba y antes de la guerra era nominalmente el director del colegio La Salle de Girona- pasaron a hospedarse en el hotel Quima, donde estaban registrados como profesores. Alli fueron a buscarlos Los milicianos el 12 de septiembre a las 21 horas. Los asesinaron en un bosquecillo frente a Casa Dorca, en el kilómetro 1,6 del camino de Ruidellots. Ambos fueron beatificados en 2007.

Por último, Claudio Julián García San Román, de 32 años y natural de Puebla de Sanabria (Zamora), sacerdote agustino, fue ejecutado en Santander el 28 de octubre de 1936. A pesar de ver que registraban su casa y del consejo en contra de su superior, entró (y fue detenido y más tarde asesinado) alegando que «no habiendo hecho yo nada a nadie, nadie tiene tampoco nada que hacerme a mí». Fue beatificado en 2007.

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *