Llevan un fraile. ¡Que muera, que lo maten! El primer mártir cubano El padre Luis de Valencina, primer capuchino asesinado en Antequera, compartía cumpleaños con el primer mártir cubano, José López Piteira

Facebooktwitter

Cuatro mártires del siglo XX en España nacieron un 27 de marzo: un marista burgalés, un capuchino sevillano, un franciscano de Valencia (fray Salvador Mollar) y un agustino cubano (el primer beato de esa isla).

Braulio Álvarez Palacín (hermano Camerino), marista de 36 años, nació en Villamedianilla (Burgos), fue asesinado en Madrid el 24 de julio de 1936 y beatificado en 2013 (ver artículo del 24 de marzo).

Linchado al llevarlo al hospital
Gerónimo Limón Márquez (padre Luis de Valencina), sacerdote capuchino de 51 años, oriundo de Valencina de la Concepción (Sevilla), fue asesinado en Antequera (Málaga) el 3 de agosto de 1936 y beatificado en 2013. fue el primero de los seis sacerdotes capuchinos -congregación en la que había hecho profesión solemne en 1905, siendo ordenado en 1908- asesinados en Antequera, donde era director del “Seminario Seráfico”. Con el resto de religiosos, llevaba cercado en su convento desde el 20 de julio. Al ser este asaltado el 3 de agosto, intentó evadirse del convento por una ventana, lesionándose el pie derecho al caer a tierra. Por este motivo fue transportado en una camilla a la Cruz Roja, pero, al salir a la calle, la gente rodeó la camilla gritando: “Llevan un fraile… ¡Que muera! ¡Que muera!… ¡Que lo maten!”. Entre burlas e improperios llegó a la puerta del Centro Sanitario. Arrojado al suelo sólo pudo pronunciar estas palabras: “¡En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu!”, siendo asesinado a balazos en el llamado Callejón de los Avisos, al final de la Carrera de Urbina, en un lugar donde se venera en una hornacina, un cuadro de la Virgen del Carmen. Según la documentación de esta localidad en la Causa General (legajo 1059, expediente 3), el mismo día el sacerdote Miguel Palmero Vallejo, de 50 años, fue “sacado de su domicilio y asesinado por la turba en la calle por disparos de escopeta”.

El primer beato cubano
José López Piteira, diácono y alumno de teología agustino de 23 años, natural de Arroyo Blanco (Jatibonico, Camagüey, Cuba), fue asesinado en Paracuellos el 30 de noviembre de 1936 y beatificado en 2007.

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.
Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Facebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.